Inicio » Artículos

La Junta Arbitral de Consumo de la Comunidad Autónoma de Andalucía

La Junta Arbitral de Consumo de Andalucía es el órgano administrativo de la Junta de Andalucía encargado de la gestión del arbitraje de consumo en nuestra Comunidad Autónoma.

Etiquetas:

La Junta Arbitral de Consumo de Andalucía se constituyó mediante Acuerdo firmado el 3 de diciembre de 1993 entre la Consejería de Salud (actual Consejería de Salud y Familias) y el entonces Instituto Nacional de Consumo (actual Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición). Constituye una pieza central en las políticas públicas de defensa y protección de las personas consumidoras y usuarias de nuestra Comunidad Autónoma. Tiene su sede física en Plaza Nueva, 4, 1ª planta (Sevilla), y su registro se encuentra en la Consejería de Salud y Familias sita en Avenida de la Innovación, s/n. Edificio Arena 1, C.P. 41020 Sevilla. Su correo electrónico de contacto es juntaarbitralconsumo.csalud@juntadeandalucia.es.

La Junta Arbitral de Consumo de Andalucía también posee una Sección de Arbitraje Turístico, creada mediante Orden de 12 de febrero de 2003, con sede en la Delegación Territorial de la Consejería de Salud y Familias en Málaga.

Las personas encargadas de la resolución de los conflictos son las designadas y acreditadas por la presidencia de la Junta Arbitral de Consumo para desempeñar la función arbitral, de conformidad con el Real Decreto 231/2008, de 15 de febrero, por el que se regula el Sistema Arbitral de Consumo.

Los litigios de los que conoce la Junta Arbitral son aquellos conflictos de consumo en los que las partes (persona consumidora y empresa o profesional) aceptan someterse voluntariamente a la decisión del órgano arbitral. Los litigios se inician siempre a solicitud de la persona consumidora.

Todo el procedimiento se regula en el citado Real Decreto 231/2008, de 15 de febrero, y, de manera supletoria, en la Ley 60/2003, de 23 de diciembre, de Arbitraje

Las solicitudes de arbitraje pueden presentarse utilizando el formulario habilitado al efecto y se redactarán en castellano, lengua en la que se desarrollará todo el procedimiento. Las causas de inadmisión son las establecidas en la normativa citada anteriormente. Las solicitudes se acompañarán de todos aquellos documentos (contrato, facturas, publicidad…) que sirvan de fundamento a la pretensión. Los litigios se resuelven en equidad, salvo que las partes acuerden que sea en derecho.

La persona que solicite un arbitraje podrá presentar nueva documentación o desistirse hasta el momento de celebración de la audiencia.

Un procedimiento arbitral tiene una duración media de 90 días, desde que se presenta la solicitud hasta que se notifica el laudo arbitral, en su caso. Esta es la duración máxima establecida por el ordenamiento jurídico. El laudo arbitral es ejecutivo y vinculante para ambas partes. El procedimiento arbitral es gratuito, salvo los gastos de las pruebas a instancia de parte.

Las personas usuarias de los servicios administrativos de la Junta Arbitral de Consumo de la Comunidad Autónoma de Andalucía, podrán presentar una sugerencia o reclamación si consideran que han sido objeto de desatención, tardanza o cualquier otra anomalía, consecuencia de supuesto mal funcionamiento de los servicios. Para ello podrá utilizar el Libro de Sugerencias y Reclamaciones, de conformidad con el Decreto 262/1988, de 2 de agosto, que establece el Libro de Sugerencias y Reclamaciones.

En las Memorias anuales de actividad de la Junta Arbitral de Consumo de la Comunidad Autónoma de Andalucía se puede obtener más información, entre otros aspectos, sobre el número de litigios recibidos cada año, con indicación de sus causas y del sector económico al que corresponden; o las prácticas empresariales reiteradas que originan los litigios tratados, así como los problemas sistemáticos o significativos que son recurrentes e inciden en la conflictividad entre personas consumidoras y empresarias.

Juntas Arbitrales existentes en Andalucía y sus funciones.

Además de la Junta Arbitral de Consumo de la Comunidad Autónoma de Andalucía, con sede en Sevilla, concretamente en la Dirección General de Consumo, y de su Sección de Arbitraje Turístico, con sede en Málaga, en el Servicio Provincial de Consumo, existen en nuestra comunidad otras 19 Juntas Arbitrales. De estas, 8 son provinciales y dependen de las respectivas Diputaciones Provinciales, y otras 11 son municipales y dependen de los Ayuntamientos (1 en cada capital de provincia y otras 3 en: Jerez de la Frontera, San Fernando y El Ejido). Todas ellas son órganos independientes unos de otros gestionados por las respectivas administraciones.

Las Juntas Arbitrales están integradas por la presidencia y la secretaría (cargos que deberán recaer en personal al servicio  de las Administraciones Públicas), y por personal de apoyo adscrito a dicho órganos. En cuanto a las funciones de las Juntas Arbitrales destacan:

  • Fomentar el arbitraje de consumo entre empresas y personas consumidoras, procurando la adhesión de las empresas al Sistema Arbitral de Consumo mediante la realización de ofertas públicas de adhesión.
  • Resolver las ofertas públicas de adhesión y conceder o retirar el distintivo de adhesión al Sistema, así como gestionar y mantener actualizados los datos de las empresas que estén adheridas al mismo.
  • Comunicar al Registro Público de Empresas adheridas al Sistema los datos actualizados de las empresas que hayan realizado ofertas públicas de adhesión.
  • Dar publicidad de las empresas adheridas al Sistema mediante ofertas públicas de adhesión, en particular en su ámbito territorial.
  • Elaborar y actualizar la lista de personas acreditadas para ejercer el arbitraje ante la Junta Arbitral de Consumo.
  • Asegurar el recurso a la mediación previa antes de informar a los órganos arbitrales del conflicto existente, salvo que no proceda.
  • Gestionar el archivo arbitral, en el que se conservarán y custodiarán los expedientes arbitrales.
  • Llevar los libros de registro relativos a los procedimientos arbitrales a través de las aplicaciones informáticas correspondientes y, en su defecto, manualmente.
  • Gestionar, custodiar o depositar ante la institución que se acuerde los bienes y objetos incluidos en los expedientes arbitrales, cuando lo acuerde el órgano arbitral que se encargue del conflicto o la presidencia de la Junta Arbitral, a solicitud de las partes antes de la designación del órgano arbitral.
  • Impulsar y gestionar los procedimientos arbitrales de consumo.
  • Proveer de medios y realizar las actuaciones necesarias para el mejor ejercicio de las funciones de los órganos arbitrales y, en su caso, de los mediadores y las mediadoras.
  • Gestionar un registro de laudos emitidos, cuyo contenido, respetando la privacidad de las partes, será público.
  • Poner a disposición de las personas consumidoras y de las empresas formularios de solicitud de arbitraje, contestación y aceptación, así como de ofertas públicas de adhesión al Sistema Arbitral de Consumo.
  • Cualquier actividad relacionada con el apoyo y soporte a los órganos arbitrales para la resolución de los conflictos que se sometan a la Junta Arbitral de Consumo.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

 

Valora el artículo: