Inicio » Actualidad » Noticias

Noticias

Consumo recuerda que los servicios de paquetería son susceptibles de reclamación, devolución, desistimiento e indemnización

Ante el aumento exponencial de las compras online de los envíos a distancia, la Dirección General de Consumo recuerda los derechos que asisten a las personas consumidoras y usuarias, y recomienda leer detenidamente las condiciones del contrato, plazos de entrega y políticas de devolución
mensajeria-paqueteria-pedido-online

El auge, cada vez más efervescente, de las compras online ha llevado aparejada la proliferación de los servicios postales, mensajería o de paquetería, de forma directa o indirecta. Una tendencia que, especialmente desde la irrupción de la pandemia del coronavirus, se ha asentado de forma plena en España. Este modo de consumo, con el que se recibe el producto en el mismo domicilio, aunque no es nuevo, sí que es novedoso por el gran número de personas consumidoras y usuarias que han comenzado a adquirir productos telemáticamente.

Por este motivo, desde la Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud y Familias se quiere lanzar una serie de recomendaciones con vistas a realizar compras telemáticas y recibir los productos adquiridos con las mayores garantías. Entre las preocupaciones más comunes de las personas consumidoras y usuarias a la hora de requerir un servicio postal, mensajería o paquetería, se encuentra la duda respecto a si el producto llegará correctamente a su destino y sin extraviarse, o si el mismo llega con algún tipo de deterioro, en qué circunstancias se puede reclamar o denunciar, y cuando hay opción de ejercer el desistimiento.

Ante todo, hay que tener en cuenta en este tipo de servicios que toda persona consumidora está protegida por normativa por una serie de derechos, a saber: el secreto a la inviolabilidad de las comunicaciones postales; a la protección de datos; derecho de información sobre los servicios postales; el derecho a reclamar, denunciar y a recibir, en su caso, indemnización; el derecho a la identificación de la empresa encargada del envío; o el derecho a la protección de los envíos no entregados.

Podría, asimismo, darse el caso de que la mercancía se hubiera deteriorado en el envío o, incluso, la pérdida del producto. En ambos casos, se puede poner en conocimiento y, en su caso, interponer la oportuna reclamación ante la empresa con la que se haya contratado la adquisión de la mencionada mercancía.

Consumo Responde incide en que se preste atención a la información, por lo que se aconseja leer con detenimiento las condiciones relativas a la contratación, los plazos de entrega, las políticas de envío y devolución, que tendrían que figurar en la web de la empresa con la que se ha formalizado el contrato. Por supuesto, debe conservarse toda la documentación que acredite dicha contratación.

Cabe destacar que, al tratarse de una compra a distancia, la persona consumidora goza del derecho de desistimiento, que establece, salvo excepciones, un plazo de 14 días naturales, sin que sea necesario indicar el motivo, y sin que suponga coste alguno para la persona destinataria.

La Dirección General de Consumo recuerda el decálogo esencial para adquirir productos o contratar servicios con seguridad y garantías a través de internet, que pasan por: comprar en web seguras, que son aquellas que comienzan por ‘https’, en lugar de ‘http’, y con el icono del candado cerrado; comprobar que la web identifica a la empresa responsable y ofrece sus datos de contacto; utilizar dispositivos correctamente, con sistemas operativos y antivirus actualizados; usar conexiones seguras, descartando las Wi-Fi públicas; revisar las condiciones de compra, como plazos de entrega, gastos de envío, devoluciones, etc.; leer con atención las condiciones del contrato; desconfiar de páginas con productos a precios excesivamente atractivos; repasar el resumen de la compra; priorizar, por ser más seguras, las opciones de pago contra reembolso, con tarjeta de crédito o con intermediarios de confianza; y conservar copia de la operación realizada.

También existe la opción de que la persona consumidora y usuaria utilice el servicio postal o paquetería, en los casos de que se necesite enviar algún producto. En este caso, ante cualquier incidencia, se podría exigir la oportuna responsabilidad, en su caso, a la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos, S.A. o a la empresa de mensajería o paquetería privada.

Consumo Responde

Ante cualquier duda o consulta en materia de consumo, la ciudadanía puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página www.consumoresponde.es, del correo consumoresponde@juntadeandalucia.es; y de los perfiles de Twitter (@consumoresponde) y Facebook (www.facebook.com/consumoresponde).

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Familias presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Valora la noticia: