Inicio » Actualidad » Noticias

Noticias

Consumo comprobará la veracidad del etiquetado y la composición de alimentos destinados a personas diabéticas

El objetivo es comprobar la veracidad del etiquetado, el contenido neto y la composición de alimentos destinados a personas diabéticas como bebidas, refrescos y dulces sin azúcar o con bajo contenido

Etiquetas:

En la dirección http://www.youtube.com/watch?v=uiSQYA5o9a4, un microespacio didáctico elaborado por la Junta, se facilita información a las personas consumidoras para leer e interpretar correctamente las etiquetas

Los servicios provinciales de Consumo de la Junta van a realizar una campaña para comprobar la veracidad del etiquetado, el contenido neto y la composición de alimentos destinados a personas diabéticas como bebidas, refrescos y dulces sin azúcar o con bajo contenido de ésta. Con estos controles se pretende sensibilizar a fabricantes, distribuidores y a todas las personas que intervienen en la cadena de comercialización de la importancia y obligatoriedad de cumplir la normativa en vigor para estos productos.

Asimismo, la información y los resultados obtenidos de los análisis permitirán conocer mejor estos alimentos con vistas a adoptar las medidas necesarias para garantizar los derechos de las personas consumidoras.

La campaña, de ámbito nacional, se desarrollará en los meses de septiembre y octubre próximos, periodo en el que, por parte de Andalucía, se prevé realizar 20 controles y tomar 30 muestras de diferentes productos que estén a la venta en supermercados, hipermercados, así como en tiendas especializadas en productos refrigerados y congelados. Se inspeccionarán tanto productos elaborados en España y en Estados Miembros de la Unión Europea como en terceros países.

A efectos de las inspecciones, se consideran alimentos para personas diabéticas aquellos que contengan en el etiquetado las inscripciones 'Apto para diabéticos', 'Tolerado por diabéticos', 'Sin azúcar', 'Libre de azúcar' y 'Bajo contenido en azúcares'. No se incluyen en esta campaña los productos que indican sólo 'Sin azúcar/s añadido/s', salvo que lleven además alguna de las indicaciones mencionadas, porque se desconoce la cantidad de azúcar del producto original, circunstancia que puede resultar perjudicial para las personas diabéticas. En los controles se examinarán las informaciones que debe mostrar el etiquetado, como nombre y domicilio del fabricante o distribuidor, país de origen o procedencia, lista de ingredientes y fecha de duración mínima o de caducidad. Asimismo, se confirmará que las declaraciones incluidas en el producto no inducen a error o engaño con respecto a las ventajas nutritivas, así como otros datos relativos a valores nutricionales y contenido de determinados ingredientes como edulcorantes autorizados o azúcares añadidos. Además, debe indicarse si contiene polioles en una proporción superior al 10%, en cuyo caso debe indicarse que un consumo excesivo del mismo puede tener efectos laxantes.

No incluir alguna de las informaciones enunciadas más arriba constituye una infracción leve sancionada con multa de entere 200 y 5.000 euros, según la Ley 13/2003 de Defensa y protección de los Consumidores y usuarios de Andalucía.

Recomendaciones

Desde la Secretaria General de Consumo de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales se advierte de la necesidad de comprobar el etiquetado antes de comprar el producto, para conocer las menciones e indicaciones que impone la norma, además de las cualidades y condiciones que debe cumplir.

Con la finalidad de ayudar a leer e interpretar correctamente el etiquetado, las personas consumidoras cuentan con un microespacio de carácter didáctico realizado por la Secretaría General a través de la plataforma multicanal de Consumo Responde, que puede consultarse en la dirección: http://www.youtube.com/watch?v=uiSQYA5o9a4

En este sentido, se recuerda que las etiquetas deben indicar la denominación de venta del producto, nombre que no puede sustituirse por una marca comercial o de fábrica o denominación de fantasía. Esta información debe ir acompañada del estado físico del producto alimenticio o del tratamiento específico a que ha sido sometido (en polvo, liofilizado, congelado, concentrado, ahumado y otros). Igualmente, debe aportar la lista de ingredientes en orden decreciente al peso de los mismos, la cantidad neta del producto y la fecha de duración mínima o de caducidad. Por último, la información del etiquetado debe ser visible, legible, comprensible, e imborrable, además de figurar en castellano. Debe aparecer en un lugar destacado y fácilmente visible, la denominación de venta, la cantidad neta y el marcado de fechas.

Valora la noticia: