Inicio » Actualidad » Noticias

Noticias

Consumo recuerda a los usuarios de gas ciudad y envasado los derechos que les asisten ante la revisión o inspección de sus instalaciones

 

En el caso del gas ciudad, la empresa está obligada a avisar de la visita con al menos cinco días de antelación y el cobro de los trabajos se realizará generalmentecon cargo a la factura del mes siguiente, y no en el domicilio

Los usuarios de gas ciudad o canalizado y de gas envasado o bombona tienen una serie de derechos ante las revisiones o inspecciones en su domicilio que la Delegación de Salud y Consumo de la Junta en Cádiz desea recordar, sobre todo el hecho de que sólo una empresa contratada realiza estos trabajos y que cualquier otro operario cuyos servicios no se hayan contratado no está autorizado para ello.

En este sentido, es importante que los consumidores sepan que ante una revisión o inspección de gas ciudad, la empresa con la que tengan firmado el contrato será la que les avise, con una antelación mínima de cinco días, informando del día concreto de la visita y de la firma que va a realizar el trabajo, en caso de que lo delegue.  Si no ha habido previo aviso, el usuario podría encontrarse ante un fraude. Asimismo, hay que tener en cuenta, que el coste de esta inspección periódica es asumido por el usuario y el pago se hace normalmente en la factura del mes siguiente, no en efectivo.

En cuanto a los usuarios de gas envasado o bombona tienen que recordar que es necesaria una revisión periódica de la instalación, para la que deben ponerse en contacto con la empresa instaladora antes de que cumplan los cinco años desde la última. Es aconsejable, una vez que decida contratar los servicios para la inspección, consultar las tarifas de varias compañías y los presupuestos previos y así poder elegir la que más convenga.

Si en algún momento son los operarios de las empresas instaladoras las que se acercan por el domicilio ofreciendo sus servicios, Consumo recomienda realizar una serie de comprobaciones antes y después de contratar la prestación, tales como que el operario posee algún documento acreditativo de trabajar para la firma que representa y que presente copia de la declaración responsable que la empresa ha remitido a la Administración competente. En este sentido, la Junta de Andalucía informa de que no ha contratado ninguna empresa específica para realizar este tipo de revisiones.

Asimismo, el consumidor debe pedir un presupuesto (y una tarifa en caso de que se cobre por la elaboración del mismo); en el mismo deben estar detallados, al menos, los trabajos a realizar y su importe (mano de obra y piezas, aportando albarán y factura de adquisición de las mismas) y datos de la empresa (razón social, domicilio y CIF). Este documento se debe leer detenidamente y firmar si se de acuerdo con él, antes de que el técnico intervenga. La Junta recuerda que en ningún caso es obligatoria la contratación de un seguro de mantenimiento para obtener el certificado de revisión.

Una vez realizado los trabajos necesarios para pasar la inspección, el instalador debe entregar una factura debidamente cumplimentada de los trabajos realizados, dado que en caso de no contar con ningún documento no se podrá realizar una posible reclamación.

No obstante, si por cualquier circunstancia el usuario tuviera cualquier duda, la Delegación de Salud y Consumo aconseja quedarse con copia de la información que facilite el supuesto instalador y, antes de contratar los servicios ofrecidos, llamar al servicio de la Junta de Andalucía Consumo Responde al 902215080 o acudir a la oficina del consumidor más cercana para obtener asesoramiento de los técnicos sobre cuáles son los derechos del usuario en este sentido. 

Valora la noticia: