Inicio » Artículos

¿Cómo contrato un nuevo suministro de agua?

Con la compra de una nueva vivienda son muchos los trámites que hay que realizar, y uno de los principales es el contrato del suministro del agua. Para iniciar el proceso deberemos dirigirnos a una entidad suministradora, que es quien se dedica a la distribución domiciliaria del agua potable.

Etiquetas:

foto_agua

La documentación que deberemos presentar ante una entidad suministradora de agua será una solicitud de suministro en el impreso que nos dará la propia entidad, y en ella se deberá incluir el nombre del solicitante, el uso y destino que va a dar al agua y la finca a la que se destina.

 

En este impreso se incluirá también la dirección a la que deben dirigirse las comunicaciones, cuando no sea la misma que la del suministro, y junto a él se deberá presentar el boletín de instalador; la escritura de propiedad, el contrato de arrendamiento o documento que acredite el derecho sobre el inmueble; y aquella otra documentación que se pida en cada municipio.

 

También tendremos que presentar el documento que acredite la personalidad del contratante (DNI, pasaporte...) y el documento de constitución de la servidumbre que, en su caso, pudiera necesitarse.

 

El contrato deberá llevar:

 
  • Identificación de la entidad.
  • Identificación del abonado.
  • Datos de la finca abastecida.
  • Características de la instalación.
  • Características del suministro.
  • Equipo de medida.
  • Condiciones económicas.
  • Lugar de pago.
  • Duración del contrato.
  • Condiciones especiales.
  • Jurisdicción competente.
  • Lugar y fecha del contrato.
  • Firmas de las partes.

Una vez solicitado el suministro, la entidad comunicará por escrito el estudio de las condiciones técnico-económicas para realizar el mismo en el plazo máximo de quince días hábiles. A partir de ahí, tendremos treinta días más para la formalización del contrato. Después, la entidad suministradora estará obligada a poner en marcha la instalación y suministro en un plazo de quince días hábiles a partir de la fecha de contratación y abono.

 

El siguiente paso es la firma de un contrato o póliza de abono entre el cliente y la entidad suministradora, que se formalizará por escrito y por duplicado, y será firmado por ambas partes (entidad suministradora y titular de la finca).

 

Los contratos se establecerán para cada tipo de suministro, por lo que habrá que extender contratos separados para todos aquellos que exijan la aplicación de tarifas diferentes. Cada suministro se dedicará a los fines para los que se concedió, por lo que está prohibido dedicarlo a otros fines diferentes.

Valora el artículo: