Inicio » Artículos

Concepto de mediación de seguros y reaseguros

A continuación, se ofrecen ideas básicas sobre el concepto de mediación de seguros y reaseguros, así como sus exclusiones.

De acuerdo con la Ley 26/2006, de 17 de julio, de mediación de seguros y reaseguros privados, se entenderá por mediación de seguros y reaseguros privados aquellas actividades consistentes en la presentación, propuesta o realización de trabajos previos a la celebración de un contrato de seguro o de reaseguro, o de celebración de estos contratos, así como la asistencia en la gestión y ejecución de dichos contratos, en particular en caso de siniestro. Se entenderá la mediación entre: tomadores de seguros o de reaseguros y asegurados; y las entidades aseguradoras o reaseguradotas autorizadas para ejercer la actividad aseguradora o reaseguradota privadas.

Registro

Existe un Registro Administrativo Especial de Mediadores de Seguros, Corredores de Reaseguros y de sus altos cargos, en el que deberán inscribirse, con carácter previo al inicio de sus actividades, los mediadores de seguros, sus auxiliares-asesores y los corredores de reaseguros residentes o domiciliados en España que queden sometidos a la Ley 26/2006. Este Registro será llevado por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, del Ministerio de Economía y Competitividad. Con respecto a este Registro:

  • En el caso de personas jurídicas, además se inscribirá a los administradores y a las personas que formen parte de la dirección, responsables de las actividades de mediación.
  • Se tomará razón de los mediadores de seguros y de reaseguros domiciliados en otros Estados miembros  del Espacio Económico Europeo que actúen en régimen de derecho de establecimiento o en régimen de libre prestación de servicios.
  • El acceso a su contenido será general y gratuito.

En virtud del Decreto 322/2011, de 18 de octubre, por el que se crea y regula el Registro Administrativo Especial de Mediadores de Seguros, Corredores de Reaseguros y de sus altos cargos de la Comunidad Autónoma de Andalucía, así como sus obligaciones contables y el deber de información de las perssonas y entidades mediadoras de seguros y corredoras de reaseguros inscritas, en dicho Registro se inscribirán las personas y entidades mediadoras de seguros y corredoras de reaseguros sujetas a la competencia de la Comunidad Autónoma de Andalucía y de los altos cargos de las entidades citadas; siendo de aplicación para:

  • Las personas y entidades corredoras de seguros, corredoras de reaseguros, agentes de seguros vinculados y operadores de banca-seguros vinculados, cuyo domicilio y ámbito de operaciones se limiten al territorio de Andalucía.
  • Las personas y entidades agentes de seguros exclusivos y operadores de banca-seguros exclusivos, siempre que la entidad aseguradora para la que prestan sus servicios este sometida al control y supervisión de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

En el Registro regulado en el Decreto 322/2011, se inscribirán las siguientes personas y entidades mediadoras de seguros y corredoras de reaseguros:

- Sección I: Agentes de seguros exclusivos, tanto personas físicas como jurídicas.

- Sección II: Operadores de banca-seguros exclusivos.

- Sección III: Agentes de seguros vinculados, tanto personas físicas como jurídicas.

- Sección IV: Operadores de banca-seguros vinculados.

- Sección V: Corredores de seguros, tanto personas físicas como jurídicas.

- Sección VI: Corredores de reaseguros, tanto personas físicas como jurídicas.

Respecto de las personas jurídicas, se inscribirán además los siguientes altos cargos:

  • Las personas que ocupen cargos de administración, considerándose como tales a las personas administradoras o miembros de los órganos colegiados de administración.
  • Las personas que ocupen cargos de dirección, considerándose como tales a las personas que ejerzan la dirección general, técnica o cargos asimilados, responsables de las actividades de mediación, se entenderán como asimilados aquellas personas que desarrollen en la entidad mediadora de seguros funciones de alta dirección bajo la dependencia directa de su órgano de administración, de comisiones ejecutivas o de consejeros delegados de aquél.

Exclusiones

No se considerarán actividades de mediación de seguros o reaseguros privados:

  • La actuación de las entidades aseguradoras como abridoras en las operaciones de coaseguro.
  • Cuando las actividades expresadas en el primer párrafo las lleve a cabo una entidad aseguradora o reaseguradora, o un empleado de éstas que actúe bajo la responsabilidad de esa entidad.
  • La información prestada con carácter accesorio en el contexto de otra actividad profesional, siempre que esta actividad no tenga como objetivo ni ayudar al cliente a celebrar o a suscribir un contrato de seguro o de reaseguro, ni tenga como finalidad la gestión de siniestros de una entidad aseguradora o reaseguradora a título profesional, o la realización de actividades de peritaje y liquidación de siniestros.

La Ley 26/2006 no se aplicará a las personas que realicen la actividad de mediación de seguros cuando concurra todo lo siguiente:

  1. La actividad profesional principal de la persona en cuestión sea distinta de la mediación de seguros.
  2. El contrato de seguro sólo exija que se conozca la cobertura del seguro que se ofrece.
  3. El contrato de seguro no sea un contrato de seguro de vida, no cubra ningún riesgo de responsabilidad civil y que el seguro sea complementario del bien o del servicio prestado por algún proveedor, cuando dicho seguro cubra: el riesgo de avería, pérdida o daño a las mercancías suministradas por dicho proveedor; los daños al equipaje o pérdida de éste y demás riesgos relacionados con un viaje contratado con dicho proveedor, incluso cuando el seguro cubra los riesgos de accidentes o enfermedad, o de los de responsabilidad civil, siempre que dicha cobertura sea accesoria a la cobertura principal relativa a los riesgos relacionados con dicho viaje.
  4. El importe de la prima anual no sea superior a 500 euros y la duración total del contrato de seguro, incluidas las posibles prórrogas, no sea superior a 5 años.

Están fuera del ámbito de la Ley 26/2006:

Los servicios de mediación en seguros y reaseguros y de distribución de seguros suministrados en relación con riesgos y compromisos localizados fuera del Espacio Económico Europeo.

Las actividades de mediación en seguros o reaseguros ejercidas en países terceros y las ejercidas por las entidades aseguradoras o reaseguradotas a través de mediadores establecidos en países terceros.

Prohibiciones

No podrán ejercer actividad de persona mediadora de seguros y de reaseguros privados:

  • Las personas que no figuren inscritas en el Registro.
  • Las personas que, por sí ni por medio de persona interpuesta, por disposición general o especial tengan prohibido el ejercicio del comercio
  • Las personas que, por si ni por medio de persona interpuesta, en relación con las personas o entidades que se encuentren sujetas por vínculos de dependencia o sujeción especial con el mediador, por razón de las específicas competencias o facultades de dirección de este último, que puedan poner en concreto peligro la libertad de los interesados en la contratación de los seguros o en la elección de la entidad aseguradora.

Las personas mediadoras de seguros y de reaseguros privados no podrán:

  • Asumir directa o indirectamente la cobertura de ninguna clase de riesgos ni tomar a su cargo, en todo o en parte, la siniestralidad objeto del seguro, siendo nulo todo pacto en contrario.
  • Realizar actividades de mediación para las sociedades, mutuas y cooperativas a prima variable.
  • Realizar la actividad de mediación a favor de entidades que no cumplan los requisitos legalmente exigidos para operar en España, o que actúen transgrediendo los límites de la autorización concedida.
  • Utilizar en la denominación social y en la publicidad e identificación de sus operaciones mercantiles expresiones que estén reservadas a las entidades aseguradoras o reaseguradotas que puedan inducir a confusión con ellas.
  • Imponer directa o indirectamente la celebración de un contrato de seguro.
  • Añadir recargos a los recibos de prima emitidos por las entidades aseguradoras, siendo nulo cualquier pacto en contrario.
  • Celebrar en nombre de su cliente un contrato de seguro sin el consentimiento de éste.
Valora el artículo: