Inicio » Artículos

¿Conoces los riesgos del uso de las pilas de botón?

En la actualidad son múltiples aparatos los que, para funcionar, precisan pilas de botón. A continuación se marcan una serie de pautas que pueden minimizar los riesgos que supone la utilización de este tipo de pilas.

Etiquetas:

¿Qué son las pilas de botón?

      Son pequeñas baterías de forma redondeada que se utilizan en un número bastante elevado de aparatos de nuestra vida cotidiana: calculadoras, linternas de bolsillo, mandos a distancia, relojes, cámaras fotográficas, y, sobre todo, algunos juguetes.

      Estas pilas contienen una serie de sustancias químicas, en muchas ocasiones de naturaleza cáustica, lo cual las hace peligrosas.

      Debido a su pequeño tamaño, presentan alto riesgo de ingestión, sobre todo en el caso de los niños y las niñas de corta edad.

¿Qué peligros pueden conllevar este tipo de pilas?

      Al ser tan pequeñas, este tipo de baterías o pilas tienen un gran riesgo de ser ingeridas, sobre todo por niños y niñas de corta edad, lo cual puede implicar riesgo de asfixia y otras lesiones como quemaduras internas, ya que, una vez ingeridas, podrían desencadenarse reacciones químicas entre la saliva y los jugos gástricos, por un lado, y las sustancias químicas de las pilas, por otro lado. También pueden producirse perforaciones. En los casos más extremos, puede producirse hasta la muerte.

¿Cuáles son las recomendaciones en relación al manejo de estas pilas?

  1. Mantener fuera del alcance de los niños y las niñas, tanto las pilas de botón, como los aparatos que las contengan, vigilando que la tapa que cubre las mencionadas pilas esté debidamente cerrada (en caso de que esté estropeada, disponer algún sistema para repararla como puede ser con cinta adhesiva resistente).
  2. No abandonar las pilas de botón sueltas en cualquier sitio.
  3. Vigilar lo que los niños y las niñas se lleven a la boca, en este caso, las pilas de botón, ya que éstas, por su forma y tamaño, pueden ser ingeridas con mucha facilidad.
  4. Hay que recordar que las pilas usadas, hay que reciclarlas inmediatamente, ya que éstas son consideradas como residuos peligrosos. Las pilas “gastadas” todavía suponen un peligro real.
  5. Prestar siempre atención al etiquetado y advertencias presente en las pilas, los cuales describen el peligro que supone su utilización cotidiana.
  6. Hay que poner especial cuidado con la toma de medicamentos, ya que la forma de las pilas de botón puede confundirlas con pastillas o píldoras.
  7. Si se ha ingerido por accidente una de estas pilas, o se sospecha que un niño o una niña la ha ingerido, hay que acudir de manera inmediata al servicio de urgencias, sin comer o beber, ni provocar vómito. En estos casos, siempre será importante facilitar: el tipo y nombre de la pila (si se dispone del envase, mejor que mejor); sus componentes, si se conocen; hora de la ingesta y número de pilas ingeridas.

¿Qué recomendaciones fundamentales puede hacerse a las empresas fabricantes de productos que lleven pilas de botón y, en particular, de juguetes?

      Es conveniente que las empresas fabricantes de aparatos que lleven pilas de botón y, en particular, de juguetes, tengan en cuenta que las tapas contenedoras de las pilas cuenten con un mecanismo de apertura tal que haga falta la utilización de una herramienta (como un destornillador) o un mecanismo de empuje y giro para que los niños y las niñas de corta edad no los pueda abrir.

Documentos adjuntos: 
Valora el artículo: