Inicio » Artículos

Consejos para evitar fraudes o estafas utilizando Internet

A continuación se dan una serie de recomendaciones para minimizar los fraudes o estafas que, sobre todo en época vacacional, puedan producirse a través de Internet

En los últimos tiempos estamos asistiendo a un auge innegable de Internet, como plataforma desde la que se pueden realizar trámites muy diversos: desde pagar una entrada de cine, hasta sacar un billete de avión o reservar una habitación de hotel, pasando por realizar operaciones con nuestro banco. Si bien la utilización de Internet en estos trámites tiene la ventaja de la rapidez, comodidad, versatilidad, economía, etc., esta circunstancia puede ser aprovechada por los denominados “ciber delincuentes” para cometer estafas y fraudes que podremos evitar o, al menos minimizar, siguiendo una serie de consejos a la hora de operar por Internet.

Un ejemplo de estafa muy extendida por Internet es el denominado “phishing” o suplantación de identidad. Se trata de una técnica fraudulenta muy extendida a través de la cual se remiten correos fraudulentos que, en apariencia, proceden de fuentes de confianza (bancos, organizaciones, organismos públicos). En ese correo suelen aparecer: Webs iguales a las reales; logotipos símbolos e imagen corporativa idénticos a los oficiales y links o enlaces que llevan a la Web fraudulenta.

El modus operandi utilizado consiste en que se envían a direcciones de correo electrónico correos no solicitados en los que se nos pide que comprobemos la cuenta bancaria, picando en un link o enlace facilitado y donde se nos solicitan datos como: usuario, clave o contraseña, DNI, nº de la Seguridad Social,…

Asimismo, nos pueden llegar correos electrónicos no solicitados en los que se alerta a las personas usuarias de que su cuenta está siendo utilizada de modo fraudulento y que si no se contesta, facilitando los datos de acceso a la misma, inmediatamente, será cancelada.

¿Cómo podemos, al menos, minimizar los efectos del phishing?

- Eliminar cualquier correo que pueda parecer sospechoso o del que no se tenga constancia del origen, sin abrirlo. Borrar cualquier correo spam o basura (no abrir sus adjuntos, ni acceder a sus enlaces).

- Evitar las cadenas de mensajes, ya que éstas son fuente de correo basura (spam) y un modo de recopilación de direcciones de correo electrónico fuentes potenciales de phishing. Para ello, lo mejor es enviar los correos con destinatarios ocultos.

- Tener instalado en el ordenador un antivirus actualizado, además de contar con las últimas versiones del software de los programas del ordenador. Esto es extensible a smartphones y tablets. Si se instala un producto antivirus, éste se actualiza de forma periódica. Estos antivirus pueden contener distintas operatividades como por ejemplo funciónes anti-phishing que analizan las páginas de acceso para verificar que son seguras y no se roba la identidad. Además de antivirus hay que protegerse con programas anti-spyware, malware y adware.

- Si se instala un producto antivirus, éste se actualiza de forma periódica. Estos antivirus pueden contener distintas operatividades como por ejemplo funciónes anti-phishing que analizan las páginas de acceso para verificar que son seguras y no se roba la identidad. Además de antivirus hay que protegerse con programas anti-spyware, malware y adware.

- No picar en los enlaces que vengan en correos supuestamente fraudulentos o dudosos, ya que con esto se puede derivar a las hipotéticas páginas fraudulentas (siempre es más seguro teclear la dirección directamente en la barra de direcciones del ordenador).

- Recuerde que un banco nunca va a solicitarle información de usuario, claves y datos personales a través de un correo electrónico.

- Antes de introducir datos personales en una determinada página Web, asegurarse que se trata de un servidor seguro (la dirección de la página empieza por https, presencia de un candado en la barra de direcciones).

- Si se ha recibido alguno de estos correos o si se es víctima de un engaño de este tipo, no dude en comunicarlo a la entidad a la que se le ha suplantado la identidad y denunciarlo a la Policía o a la Guardia Civil. Para más información, puede hacer clic en los siguientes enlaces:

http://www.policia.es/consejos/internet.html

http://www.guardiacivil.es/es/servicios/consejos/index.html

Hacer compras por Internet es seguro si se siguen una serie de consejos o unas mínimas normas de seguridad.

- Realizar un examen de la tienda online o comercio electrónico antes de hacer una compra, y comparar precios.

- Hay que informarse lo máximo posible de los datos de la parte vendedora (dirección, teléfono,…). Los conocidos buscadores de Internet pueden ser una buena opción de cotejo de datos.

- Hacer las compras en comercios electrónicos o páginas de subastas que ofrezcan confianza (por haberse utilizado antes o bien por contarse con opiniones favorables de otras personas). 

comprobar la información que existe sobre la empresa responsable de la página Web. Se puede comprobar, en el apartado "Quiénes somos" se deberían incluir los sellos de seguridad electrónica como los certificados VeriSign, Trust-e o Confianza Online, que permiten confirmar la autenticidad de la página. Es recomendable, aunque puede ser tedioso, leer con detenimiento los datos de contacto y también el apartado del "Área Legal" o los "Términos y Condiciones". También puede ser de utilidad leer las preguntas frecuentes, y verificar que dispongan de un servicio de atención a la clientela para supuestos de que se tenga que reclamar. Habría que evitar a toda costa páginas Web que no ofrezcan ningún dato identificativo que permita su localización.

- Desconfiar de anuncios con precios desmesuradamente bajos (pueden esconder un fraude o bien una falta manifiesta de calidad).

- A igualdad de precios, comprar siempre en Webs de sitios españoles o de la Unión Europea, ya que la normativa española y europea son una garantía para la resolución de posibles reclamaciones. Desconfiar de anuncios de ofertas cuando el anuncio esté en un lenguaje con incorrecciones o mal redactado.

- No comprar cuando un anuncio u oferta llegue de un sitio desconocido o no solicitado (pueden ser fuente de spam o de phishing).

- Comprobar que los precios ofertados incluyen impuestos y no presentan gastos adicionales ocultos, como pueden ser gastos de gestión o tasas  Leer la letra pequeña

- Desconfiar de propuestas de negocios que suenan demasiado bien para ser ciertas (solución inmediata de problemas económicos, oportunidades laborales inmejorables, inversiones sin ningún riesgo, ofrecimiento de regalos,…).

- Si se realiza una transacción con un terminal móvil o tablet, es recomendable que se haga dicha transacción por medio de una aplicación móvil, si existe, en lugar de la página de Internet propiamente dicha. Muchas empresas cuentan con aplicaciones para móviles y tabletas que permiten realizar el proceso de compra de manera segura. Por ello, se recomienda su descarga e instalación en el dispositivo móvil para proceder desde la propia aplicación y no desde el navegador móvil.

- Hay que tratar de evitar las redes de conexión que sean públicas o sin proteger con contraseña de acceso, así como realizar estas operaciones en locutorios y similares. En estas condiciones los ciberdelincuentes pueden acceder con mayor facilidad ya que existen menos medidas de seguridad.

- Desconfiar de anuncios en los que solicitan hacer uso de un teléfono de tarificación adicional (éstos empiezan por 803, 806, 807, etc.).

- Utilizar en las transacciones por Internet comercio siempre seguro  la página empieza por https, candado en la barra de direcciones.

- Intentar siempre que el pago sea contra reembolso, desechando los envíos de remesas de dinero a determinada dirección y sin facilitar datos de cuentas bancarias. Acudir a métodos seguros de pago. Si no se cuenta con tarjeta de crédito, Pay Pal ofrece una forma rápida y segura de realizar compras o transferir dinero. Si se utiliza una tarjeta, hay que verificar que tenga el oportuno CVV en la parte trasera. Muchos bancos ofrecen la opción de remisión de mensajes cuando se hace una determinada operación con la tarjeta. Es recomendable utilizar como forma de pago las transferencias bancarias ya que permite seguir el rastro del dinero. Huir de las compañías de envío de dinero como Western Union, Money Gram,..., ya que son utilizadas frecuentemente por los delincuentes al no dejar rastro. Si se le solicita pagos por adelantado en una página online, no hacerlo. Asimismo, hay que huir de los precios desorbitadamente bajos con relación a los precios de mercado ya que pueden esconder una estafa o fraude.

- Es de vital importancia, sobre todo de cara a posibles reclamaciones, descargar y guardar en lugar seguro todas las facturas y recibos que la empresa remita. Estos documentos sirven de garantía en caso de problemas, así como para tener un control preciso de los gastos que se van realizando.

Valora el artículo: 
5