Inicio » Artículos

Desarrollo de la actividad y facultades de la inspección de consumo

La Inspección de Consumo de la Junta desarrollará la actividad de inspección en la forma y momento que crea que mejor pueda permitir conocer la realidad y por los medios que, en cada caso, considere más adecuados. Os explicamos sus funciones.

Etiquetas:

Los medios que utiliza la inspección de consumo son:

 

- La observación de las ofertas o la publicidad en cualquier medio de comunicación o servicio de la sociedad de la información.

 

- La demanda de bienes o servicios, incluso los ofrecidos a distancia.

 

- La indagación entre los consumidores o los empresarios que puedan suministrar datos de interés.

 

- La consulta de registros y archivos públicos.

 

- El examen de documentos o de otro material escrito.

 

- Las visitas a los establecimientos en que se oferten bienes o servicios.

 

- La toma de muestras o comprobación de aparatos.

 

- Cualquier otro medio que permita la averiguación de hechos relevantes para la defensa de los consumidores.

 

Además de la labor de vigilancia, control general, inspección y de investigación ante indicios de irregularidad, la Inspección de Consumo tiene las siguientes funciones:

 

a) Informar a los inspeccionados sobre sus deberes y la forma de cumplimiento de las normas.

 

b) Advertir al inspeccionado de la situación irregular en la que se encuentra e indicar un plazo prudencial para que realice las modificaciones necesarias.

 

c) Proponer a los órganos competentes las medidas que consideren adecuadas a las irregularidades que hayan detectado y colaborar en su ejecución. Los inspectores de Consumo, además, podrán adoptarlas provisionalmente en casos de urgencia.

 

d) Realizar las actuaciones previas a un eventual procedimiento sancionador o de otro tipo que juzgue necesarias el órgano competente para la incoación.

 

e) Colaborar en los procedimientos administrativos sancionadores o de otro tipo practicando las diligencias que ordene el instructor.

 

f) Colaborar en la toma o suministro de datos con finalidad estadística o de estudios de mercado.

 

En el ejercicio de sus funciones, el personal de los Servicios de Inspección de Consumo estará facultado para:

 

a) Acceder sin previo aviso a los locales en los que se realicen actividades que afecten a los consumidores. En el caso de apreciar indicios de irregularidad, los inspectores podrán acceder a los lugares en que pudieran encontrarse pruebas relevantes, aunque no estén abiertos al público en general, y ello sin perjuicio de la necesidad de contar, en su caso, con el consentimiento del afectado o con autorización judicial.

 

b) Exigir la exhibición de los documentos que sean obligatorios según las normas cuyo cumplimiento vigilan, así como obtener copias y reproducciones. En el caso de apreciar indicios de irregularidad, los inspectores podrán examinar toda la documentación mercantil, industrial o contable de la empresa inspeccionada y sacar notas o copias, así como solicitar de terceros datos o antecedentes. En particular, podrán requerir información de los datos transmitidos, las actividades realizadas y la identificación de los destinatarios de sus servicios a los intermediarios de servicios de la sociedad de la información. Dichas actuaciones tendrán, en todo caso, carácter confidencial.

 

c) Requerir por escrito u oralmente la remisión a las oficinas administrativas de la documentación necesaria.

 

d) Requerir la presencia de los inspeccionados o sus representantes en las dependencias administrativas, a fin de comprobar las diligencias de inspección.

 

e) Proceder a las pruebas, investigaciones o exámenes necesarios para comprobar el cumplimiento de las normas que protegen los derechos de los consumidores, así como tomar muestras para la realización de análisis y comprobaciones en la forma y condiciones que, en su caso, se determinen reglamentariamente.

Valora el artículo: