Inicio » Artículos

Duración y finalización del contrato de agua y denegación del suministro

El contrato de suministro de agua se firmará por tiempo indefinido, salvo que se indique otra cosa. Sin embargo, el cliente podrá darlo por terminado en cualquier momento, siempre que comunique esta decisión con un mes de antelación.

Etiquetas:

Además de los contratos indefinidos, existen otros que son a tiempo fijo y que podrán prorrogarse si lo desea el titular del suministro, por causa justificada y con consentimiento de la entidad.

 

También debemos saber que existen una serie de motivos por los que la entidad podrá denegar el suministro a un cliente. Algunos de ellos son que el cliente se niegue a firmar el contrato; que la instalación no cumpla las condiciones pertinentes (en este caso se señalarán los defectos para que se corrijan); que no se disponga de acometida para el suministro de agua, o que no se cuente con autorización de vertido para las aguas residuales y pluviales.

Otros motivos son que el cliente haya dejado de pagar el importe del suministro de agua anteriormente; que exista otro contrato de suministro anterior y en vigencia para la misma finca; o que el cliente no haya acreditado la obtención de las autorizaciones de terceros que correspondan o, en su caso, el establecimiento de las servidumbres que sean necesarias para llevar a cabo las obras para la prestación de los servicios solicitados.

 

Cuando se de una suspensión temporal por impago y pasen tres meses sin que el cliente abone las facturas, la empresa podrá dar por finalizado el contrato; pero también cuando se cumpla el fin del mismo o se utilice el agua sin ser el titular.

 

El cliente, por su parte, también podrá suspender el contrato cuando lo desee. Y una tercera posibilidad es que sea la Delegación provincial de la Consejería competente en materia de Industria la que lo haga a petición de la entidad suministradora, pero esto sólo ocurrirá en los siguientes casos

- Cuando por uso de los ocupantes de la finca o por las condiciones de sus instalaciones interiores peligre la seguridad de la red, la potabilidad del agua o se dañe a terceros, siempre que no se pueda solucionar.

- Cuando el cliente incumpla el contrato de suministro.

 

- Cuando se cambie el uso de las instalaciones para las que se contrató el servicio.

 

- Cuando se produzca una demolición, ampliación o reforma de la finca para la que se contrató el suministro.

 

Para reanudar el contrato habrá que hacer una nueva solicitud, firmar un nuevo contrato y pagar el importe correspondiente.

Valora el artículo: 
1