Inicio » Artículos

El comercio electrónico: en qué consiste y qué ventajas ofrece

En los últimos años es indudable el aumento exponencial que ha experimentado la modalidad de compra o prestación de servicios a través de medios electrónicos con la utilización de internet, cada vez más extendida entre la ciudadanía.

Se entiende por comercio electrónico la modalidad de contratación a distancia consistente en la adquisición o venta de productos, así como la prestación de servicios, realizada a través de medios electrónicos, como internet.

De acuerdo con la Guía Práctica de Compra Segura en Internet publicada de manera conjunta por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Policía Nacional, la facturación por comercio electrónico alcanzó durante el primer trimestre del año 2017 casi un 25% más que el año anterior, y el porcentaje de personas que realizan pedidos de bienes y servicios online es del 50%, cuatro puntos por encima de la media de la Unión Europea, lo que indica la magnitud que alcanza esta modalidad de transacciones a distancia en nuestro país y las previsiones de crecimiento futuro.

El crecimiento del comercio electrónico precisa de forma paralela de una mayor información y protección de las personas consumidoras y un fomento de los derechos que asisten a las mismas en sus relaciones con las empresas que admiten el comercio a través de internet.

Como se ha dicho con anterioridad, las transacciones realizadas a través de internet consisten en uno de los tipos de contratación a distancia, es decir, realizada sin la presencia física simultánea de la persona consumidora y la empresa, utilizando para ello una o más técnicas de comunicación a distancia (en este caso, internet) hasta el momento de la celebración del contrato y en la propia celebración del mismo.

Utilizar la vía del comercio electrónico para la realización de transacciones a través de internet (tanto compra de bienes, como solicitud de prestación de servicios), conlleva una serie de ventajas, tanto para la persona consumidora, como para la empresa vendedora o prestadora:

Ventajas para la persona consumidora:

  • Comodidad en la compra del producto o en la solicitud de la prestación de un servicio. Se evita así que la persona tenga que desplazarse a un establecimiento físico a realizar la contratación.
  • Normalmente los productos que se ofrecen a través del cauce de comercio electrónico son más económicos.
  • Mayor facilidad a la hora de poder comparar entre varios establecimientos en la red de internet.

Ventajas para la empresa:

  • Puede tener acceso a un mayor clientela potencial, ya que internet permite llegar a personas geográficamente muy dispersas.
  • La venta por internet ahorra el mantenimiento de las tiendas físicas, además la puesta en marcha de una tienda virtual no tiene un impacto económico destacable (por regla general, es más económico mantener una tienda virtual, que abre las 24 horas del día y que tiene un mercado global y costes mucho menores).
  • Se facilita la extensión del negocio y la entrada a nuevos mercados.
  • Contacto directo con la clientela evitando o reduciendo de esta forma la presencia de agentes intermediarios que encarezcan el producto.
  • La no necesidad o reducción de agentes intermediarios permite adaptar la estrategia de marketing y ofrecer un servicio personalizado acorde con el perfil de la persona compradora o que visite la web en cuestión.
  • Se trata de un tipo de mercado que es accesible a pequeñas empresas en igualdad de condiciones.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

 

Fuente: 
Guía Práctica de Compra Segura en Internet publicada por: la Agencia Española de Protección de Datos, el Instituto Nacional de Ciberseguridad, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición y la Policía Nacional.
Valora el artículo: