Inicio » Artículos

El etiquetado del huevo

El marcado y etiquetado de los huevos destinados a consumo humano, además de cumplir con las normas generales de etiquetado de todo producto alimenticio, debe cumplir unas normas específicas, tanto de marcado sobre el propio huevo, como de etiquetado sobre el envase o embalaje.

Características y clasificación de los huevos.

Los denominados huevos de categoría A, definidos como frescos y aptos para consumo humano, presentan una serie de características cualitativas:

  • Cáscara y cutícula: de formas normales, limpias e intactas.
  • Cámara de aire: altura fija no superior a 6 milímetros (los comercializados con la indicación “extra” no podrá ser superior a 4 milímetros).
  • Yema: visible al trasluz sólo como una sombra, sin contorno claramente discernible y que se mueva sólo ligeramente al girar el huevo.
  • Clara: transparente y traslúcida.
  • Germen: desarrollo imperceptible:
  • Materia extraña y olor extraño: no permitidos.
  • No podrán lavarse ni limpiarse antes ni después de su clasificación.

Los huevos de categoría A se clasificarán por peso del siguiente modo:

  • XL, supergrandes: peso mayor o igual a 73 gramos.
  • L, grandes: peso mayor o igual a 63 gramos, pero menor a 73 gramos.
  • M, medianos: peso mayor o igual a 53 gramos, pero menor a 63 gramos.
  • S, pequeños: peso menor a 53 gramos.

El resto de huevos que no cumplan lo anterior, serán denominados huevos de categoría B.

El estuche o embalaje son los envases que contengan huevos de las categorías A o B. La venta a granel de huevos, por lo tanto, supone un tipo de venta al por menor de los mismos, prescindiendo de envases. En los centros de envasado se procede a la selección y la clasificación de los huevos en función de su calidad y peso, procediéndose a continuación al envasado y etiquetado de los mismos.

El marcado del huevo.

Los huevos se clasificarán, marcarán y embalarán en los 10 días siguientes a su puesta. Los huevos que se clasifiquen como “extra” se clasificarán, marcarán y embalarán en los 4 días siguientes a su puesta. Todos los huevos producidos en la Unión Europea llevarán un código impreso obligatorio denominado número distintivo o código de la entidad productora. Dicho código está formado por un grupo de dígitos que deben ser fácilmente visibles, claramente legibles y con altura mínima de 2 milímetros:

  • 1 dígito que indica la forma de cría (0: huevos de producción ecológica; 1: huevos de gallinas camperas; 2: huevos de gallinas criadas en suelo; 3: huevos de gallinas criadas en jaula):
  • Código del Estado miembro de registro (en el caso de España, sería ES).
  • Código de identificación del establecimiento: cada Estado miembro implementa un sistema para atribuir un número único a cada establecimiento que sea registrado (en el caso de España, a través de este código se identifica: la provincia, el municipio y la explotación o granja).

El etiquetado del huevo.

Los estuches de huevos deberán ser resistentes a los golpes, estar secos, limpios y en buen estado de mantenimiento y estar fabricados con materiales que protejan a los huevos de olores extraños y posibles alteraciones de la calidad.

Los estuches (envases que contengan huevos, excluidos los embalajes para transporte y los contenedores de huevos industriales) que contengan huevos de la categoría A, deberán llevar en una de sus caras exteriores, en letras claramente visibles y perfectamente legibles, las indicaciones siguientes:

  • La identificación de la empresa que ha embalado o comercializado los huevos.
  • El código del centro de embalaje.
  • La categoría de calidad (los estuches podrán marcarse con las palabras “Categoría A” o con la letra “A”, combinadas o no con la palabra “frescos”).
  • La categoría de peso (XL, L, M ó S).
  • La fecha de duración mínima.
  • Las palabras “huevos lavados”, para los huevos lavados.
  • Los estuches que contengan huevos de la categoría A deberán llevar en una de sus caras exteriores, en letras claramente visibles y perfectamente legibles, el sistema de cría de las gallinas ponedoras. El significado del código de la entidad productora se explicará en el exterior o en el interior del estuche.
  • En los estuches de huevos de categoría A vendidos a la persona consumidora final, cuando el número de unidades pueda verse claramente y contarse fácilmente desde el exterior o en su defecto pueda verse en el etiquetado, no será obligatorio indicar la cantidad neta mínima contenida en el envase.
  • El número de huevos envasados (no siendo obligatorio si éstos pueden contarse desde el exterior).
  • Como condición especial de almacenamiento, una indicación que recomiende a las personas consumidoras que conserven los huevos en el frigorífico.

La fecha de duración mínima no deberá rebasar un plazo superior a 28 días después de la puesta (cuando se indique el periodo de puesta, la fecha de duración mínima se determinará a partir del primer día de ese periodo).

Los estuches que contengan huevos de la categoría A podrán marcarse con las indicaciones adicionales de calidad “extra” o “extra frescos” hasta el día 9 después de la puesta (la fecha de puesta y el plazo límite de 9 días figurarán de forma claramente visible y perfectamente legible en el estuche).

Si los huevos se venden a granel, deberá facilitarse la información siguiente de manera claramente visible y perfectamente legible para la persona consumidora:

  • Categorías de calidad.
  • Categorías de peso.
  • Indicación del sistema de cría de las gallinas ponedoras.
  • Explicación del significado del código de la entidad productora.
  • La fecha de duración mínima.

Etiquetado facultativo

Se trata de indicaciones adicionales diferentes a las menciones obligatorias, referidas a ciertas características o condiciones de producción de los huevos o de las gallinas de las que procedan. Tales indicaciones deben ser, en todo caso, objetivas y demostrables. Podrán utilizarse como indicaciones adicionales las siguientes:

  • Cuando las gallinas ponedoras se críen en jaulas acondicionadas, que cumplan los oportunos requisitos, la indicación del método de cría se puede completar con la expresión “jaulas acondicionadas”.
  • Cuando se indique la fecha de puesta, que será el primer día del periodo de puesta, la fecha de duración mínima se determinará a partir de ese día y no deberá rebasar un plazo superior a 28 días después de la puesta.
  • Los estuches que contengan huevos de la categoría A podrán llevar la indicación adicional de calidad “extra” o “extra frescos” hasta el día 9 después de la puesta.
  • En su caso, las indicaciones relativas al sistema de alimentación de las gallinas ponedoras se expresarán como “alimentación basada en cereales” o “alimentación basada en…”, seguida de la indicación del cereal concreto.

¿Cómo reconocer huevos frescos?

Un huevo se considera fresco hasta los 28 días tras su puesta si ha estado bien conservado. En el caso de que se rompa, debe cocinarse o consumirse en el plazo más breve posible. En los huevos frescos:

  • Se diferencian dos zonas en la clara (una más densa y otra más densa sin llegar a ser líquida). Con el tiempo, la clara pierde consistencia y es más líquida.
  • La yema está centrada y tiene altura. Con el tiempo, la yema estará cada vez más baja.
  • La cámara de aire que existe entre la clara del huevo y la cáscara es muy pequeña.
  • No se presentan olores extraños.
  • Si se sumergen en una disolución de agua con sal al 10%, se hundirán. Al perder frescura, flotarán en dicha disolución.

Recomendaciones de manejo y conservación de los huevos.

A la hora del manejo y la conservación de los huevos, debemos tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Cuando compremos huevos y vayamos de la tienda a casa es fundamental evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Los huevos hay que conservarlos refrigerados en el frigorífico, evitando mantenerlos a temperatura ambiente, cerca de las fuentes de calor o en lugares expuestos a la luz del sol. Se aconseja sacarlos del frigorífico justo antes de su uso.
  • Es aconsejable mantener los huevos en su estuche.
  • Deseche huevos que presenten olores o sabores extraños o que tengan un aspecto anormal.
  • Si observa en la yema del huevo una manchita de sangre no hay que preocuparse. Retirándola con algún instrumento limpio se podrá consumir el huevo con total tranquilidad.
  • Si en la clara se observa la presencia de nubes, esto se relaciona con la frescura del huevo.
  • No hay que lavar los huevos antes de su almacenamiento, aunque sí es conveniente hacerlo antes de su utilización.
  • No es recomendable separar las claras de las yemas con la propia cáscara (se puede utilizar para ello separadores de clara y yema).
  • Evite cascar el huevo sobre los bordes de recipientes donde se vaya a batir o que contengan alimentos.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través de número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

 

Valora el artículo: