Inicio » Artículos

¿Es usted persona afectada por el cártel de los concesionarios?

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a un gran número de concesionarios por aplicar prácticas contrarias a la libre competencia. Si es usted persona afectada por esta conducta, puede plantear la oportuna reclamación o, en su caso, demanda judicial

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha sancionado a los concesionarios de las principales marcas de automóviles por la aplicación de prácticas contrarias a la libre competencia. En este caso, las empresas actuaron como cártel pactando o fijando los precios entre ellas, de forma que se habría impedido que las personas consumidoras se pudieran beneficiar de descuentos y de la capacidad de negociación.

Esta conducta está prohibida expresamente por Ley 15/2007, de 13 de julio, de Defensa de la Competencia que, en su artículo 1, establece la prohibición de todo acuerdo, decisión o recomendación colectiva, o práctica concertada o conscientemente paralela, que tenga por objeto, produzca o pueda producir el efecto de impedir, restringir o falsear la competencia en todo o parte del mercado nacional y, en particular, los que consistan en, entre otros aspectos, la fijación, de forma directa o indirecta, de precios o de otras condiciones comerciales o de servicio.

En virtud de la CNMC, la Ley entiende que un cártel es todo acuerdo secreto entre dos o más competidores cuyo objeto sea la fijación de precios, de cuotas de producción o de venta, el reparto de mercados, incluidas las pujas fraudulentas, o la restricción de las importaciones o las exportaciones. Formar parte de un cártel está considerado una infracción muy grave en la Ley de Defensa de la Competencia.

Según la CNMC, estas acciones de cártel de los concesionarios fueron realizadas por los mismos entre febrero de 2006 y junio de 2013, y afecta un buen número de marcas de automóviles, entre las que se encuentran: Opel, Toyota, Hyunday, Land Rover, Grupo Volkswagen (Audi, Volkswagen, Seat), BMW, Ford, Peugeot, Mercedes, Nissan, Peugeot, Citroën, Mazda, Kia, Honda, Lancia, Alfa Romero, Chrysler, Volvo, Lexus, Chevrolet, Jeep, Mitsubishi, Dodge.

 

¿Qué debe hacer como persona consumidora si piensas que estás afectada?

- Se debe verificar que, efectivamente, el vehículo fue adquirido en las fechas indicadas, y que pertenece a las marcas afectadas.

- Es importante conocer el importe que se está reclamando, así como contar con toda la documentación inherente a la operación que, en su día, cerró con el concesionario, con relación a la compra del vehículo, donde venga claramente el importe cobrado de manera efectiva.

- Una vez hecho lo anterior, puede acudir a la vía judicial, bien de manera individual, o de manera colectiva para para poder reclamar los daños y perjuicios causados, es decir, reclamar los importes que usted sepa que le fueron indebidamente cobrados por el concesionario (ha de saber que si la cantidad que reclama no supera los 2.000 euros puede acudir a los Juzgados sin necesidad de ir acompañado por abogado ni procurador). Asimismo, si la empresa estuviera adherida al Sistema Arbitral de Consumo, podrá solicitar arbitraje de consumo (para ampliar información sobre este sistema, pique aquí). De la misma forma, y como siempre, podrá presentar la oportuna reclamación de consumo contra el concesionario donde usted adquirió el vehículo (picando aquí puede conocer los pormenores del procedimiento).

 

Podría interesarle que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) va a promover una acción judicial colectiva a la que las personas interesadas, y que estén afectadas, podrán unirse. Para ello, en su página Web, se ha desarrollado una aplicación en la que se puede comprobar si se es o no persona afectada cumplimentando una serie de datos. Para ampliar esta información, puede acceder a su página de Internet (http://www.ocu.org/coches/nc/calculadora/concesionarios). Recordar que el plazo límite de inscripción para esta acción colectiva está establecido en el 31 de octubre de 2015.

Valora el artículo: