Inicio » Artículos

Estructura del sector eléctrico español

El sector eléctrico español ha sufrido una gran transformación desde 1998. Hasta entonces, la actividad del sector estaba concentrada en empresas con una importante estructura vertical que ejercían monopolio, pero después se estableció la separación entre las actividades reguladas y no reguladas.

Etiquetas:

Como consecuencia de la Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico, se estableció la separación entre las actividades reguladas (transporte y distribución) y las no reguladas (producción y comercialización), debiendo las empresas eléctricas separar contable y jurídicamente dichas actividades.

Sin embargo, debes saber que aunque las actividades no reguladas se desarrollan en régimen de libre competencia, están sometidas a autorización administrativa.

 

En virtud de la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector eléctrico, son actividades destinadas a garantizar el suministro de energía eléctrica, entre otras, las siguientes: generación, transporte, distribución y comercialización, así como la gestión económica y técnica del sistema eléctrico. Las actividades destinadas al suministro de energía eléctrica serán desarrolladas por los siguientes sujetos:

- Productores de energía eléctrica. Personas físicas o jurídicas que tienen la función de generar energía eléctrica, así como las de construir, operar y mantener las instalaciones de producción. La puesta en funcionamiento, modificación, cierre temporal, transmisión y cierre definitivo de cada instalación de producción de energía eléctrica estará sometida, con carácter previo, al régimen de autorización administrativa. La producción de energía eléctrica se desarrollará en régimen de libre competencia.

- Entidad operadora del mercado. Sociedad mercantil que asume la gestión del sistema de ofertas de compra y venta de energía eléctrica en el mercado diario de energía eléctrica.

- Entidad operadora del sistema. Sociedad mercantil que tendrá como función principal garantizar la continuidad y seguridad del suministro eléctrico y la correcta coordinación del sistema de producción y transporte. Será el gestor de la red de transporte.

- Entidad transportista. Sociedad mercantil que tiene la función de transportar la energía eléctrica, así como construir, mantener y maniobrar las instalaciones de transporte. En todo caso, Red Eléctrica de España S.A., actuará como transportista único desarrollando la actividad en régimen de exclusividad. La red de transporte de energía eléctrica está formada por la red de transporte primario (líneas, parques, transformadores y otros elementos eléctricos con tensiones nominales iguales o superiores a 380 kV y aquellas otras instalaciones de interconexión internacional y, en su caso, las interconexiones con los sistemas eléctricos de los territorios no penisulares), y la red de transporte secundario (líneas, parques, transformadores y otros elementos eléctricos con tensiones nominales iguales o superiores a 220 kV distintas de las de transporte primario, y por aquellas de tensiones nominales inferiores a 220 kV, que cumplan funciones de transporte). Serán asimismo elementos constitutivos de la red de transporte todos aquellos activos de comunicaciones, protecciones, control, servicios auxiliares, terrenos, edificaciones y demás elementos auxiliares, eléctricos o no, necesarios para el adecuado funcionamiento de las instalaciones específicas de la red de transporte. La puesta en funcionamiento, modificación, transmisión y cierre definitivo de las instalaciones de transporte de energía eléctrica estará sometida, con carácter previo, al régimen de autorización administrativa.

- Entidad distribuidora. Sociedad mercantil o sociedad cooperativa de personas consumidoras y usuarias con la función de distribuir energía eléctrica, así como construir, mantener y operar las instalaciones de distribución destinadas a situar la energía en los puntos de consumo. La actividad de distribución es aquélla que tiene por objeto la transmisión de energía eléctrica desde las redes de transporte, o, en su caso, desde otras redes de distribución o desde la generación conectada a la propia red de distribución, hasta los puntos de consumo u otras redes de distribución en las adecuada condiciones de calidad con el fin último de suministrarla a las personas consumidoras. Tendrán la consideración de instalaciones de distribución todas las líneas, parques y elementos de transformación y otros elementos eléctricos de tensión inferior a 220 kV, salvo las que se consideren integradas en la red de transporte (también serán elementos constitutivos de la red de distribución todos aquellos activos de la red de comunicaciones, protecciones, contro, servicios auxiliares, terrenos, edificaciones y demás elementos auxiliares, eléctricos o no, necesarios para el adecuado funcionamiento de las redes de distribución, incluidos los centros de control). No formarán parte de las redes de distribución los transformadores de grupos de generación, los elementos de conexión de dichos grupos a las redes de distribución, las instalaciones de personas consumidoras para su uso exclusivo, ni las líneas directas. La puesta en funcionamiento, modificación, transmisión y cierre definitivo de las instalaciones de distribución de energía eléctrica estará sometida, con carácter previo, al régimen de autorización administrativa.

- Entidades comercializadoras. Sociedades mercantiles o sociedades cooperativas de personas consumidoras y usuarias que, accediendo a las redes de transporte o distribución, adquieren energía para su venta a las personas consumidoras, a otros sujetos del sistema o para realizar operaciones de intercambio internacional.

- Personas Consumidoras. Personas físicas o jurídicas que adquieren la energía para su propio consumo.

 

El mercado de producción de energía eléctrica es el integrado por el conjunto de transacciones comerciales de compra y venta de energía y de otros servicios relacionados con el suministro de energía eléctrica. El mercado de producción de energía eléctrica se estructura en mercados a plazo, mercado diario, mercado intradiario, los servicios de ajuste y de balance y los mercados no organizados.

Las actividades de operación del sistema, operación del mercado, transporte y distribución de la energía eléctrica tienen caracter de actividades reguladas, y su régimen económico y de funcionamiento se ajustará a lo previsto en la Ley 24/2013.  Las actividades de comercialización y los servicios de recarga energética se ejercerán libremente en los términos de la Ley 24/2013, y su régimen económico vendrá determinado por las condiciones que se pacten entre las partes.

 

Hasta julio de 2009 la distribución y comercialización de la energía a los usuarios la realizaba una única empresa. Es decir, era la misma empresa la que distribuía y vendía la electricidad. Sin embargo, con la entrada en el mercado libre estas actividades se han separado, de manera que son empresas distintas las que distribuyen y comercializan la energía eléctrica.

Las empresas comercializadoras (esto es, con las que los usuarios firman el contrato) son las que proporcionan la energía a los clientes, a través de las infraestructuras existentes (redes, plantas transformadoras, etc...), que no son de su propiedad.

Por su parte, las empresas distribuidoras, propietarias de las infraestructuras, son las responsables de asegurar la calidad del servicio, así como de responder ante las posibles averías que se producen.
Fuente: 
Comisión Nacional de la Energía
Valora el artículo: