Inicio » Artículos

Facturación de los servicios de internet

Los servicios de acceso a Internet de banda ancha ofrecidos a los usuarios finales no cuentan con una regulación específica, y por tanto, se ofrecen en régimen de libre competencia entre los operadores, quienes establecen sus precios y áreas de cobertura libremente.

En la actualidad, son los propios operadores los que establecen sus precios, pero si la situación en que se encontrase el mercado lo justificara, la Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones tendría potestad para establecer los precios del operador dominante. Sin embargo, tras los análisis de mercados llevados a cabo hasta la fecha, se considera que dicha intervención no es necesaria.

Los servicios de acceso a Internet de banda ancha se comercializan habitualmente a través de tarifas planas, con o sin limitaciones. En el caso de existir limitaciones, éstas suelen referirse bien al tiempo de conexión o a bandas horarias determinadas, o bien al volumen de información descargada. Al existir limitaciones, se combina una cuota fija con otra variable en función del consumo realizado en exceso de las limitaciones fijadas.

En este enlace puedes consultar los precios de banda ancha de los principales operadores.

Las facturas deben contener de forma obligatoria y debidamente diferenciados los conceptos de precios que se tarifican por los servicios que se prestan. Es decir, deben diferenciar los cargos que correspondan al servicio telefónico de los de cualquier otro servicio.

Ten en cuenta que muchas veces, para acceder a determinadas temáticas (premios, concursos, casinos, pornografía, erótica, etc…) en las páginas web hay que marcar números de teléfono de tarificación adicional (907). Entonces, en lugar de conectar a Internet por nuestro número de nodo de tarifa metropolitana, accedemos a través de este teléfono, cuyo coste es mucho más caro, ya que pagamos el servicio que nos están ofreciendo a través la página web.

Los usuarios tienen derecho, previa solicitud, a que les presenten facturas independientes para los servicios de tarificación adicional y a solicitar de su compañía telefónica la desconexión a los teléfonos que empiezan por estos prefijos 907. Igualmente, los abonados pueden ejercer su derecho a no recibir facturas desglosadas.

Cuando una factura sea objeto de reclamación, el operador deberá facilitar gratuitamente, previa solicitud del abonado, el nivel básico de detalle de la factura o cuenta reclamada.

El usuario que pague la parte de la factura que corresponda al servicio de comunicaciones electrónicas no podrá ser suspendido en el mismo, sin perjuicio de la deuda que pueda subsistir por el importe impagado en otros conceptos. Es decir, el impago de los cargos en concepto de acceso a Internet o cualquier otro servicio disponible al público, sólo dará lugar a la suspensión de tales servicios.

En este sentido, en caso de disconformidad con la factura, si el operador no facilita facturas independientes para cada servicio, podrás plantear que la totalidad de la factura se debe a servicios que no tienen la consideración de comunicaciones electrónicas, por lo que su impago no podrá acarrearte su suspensión.

Información obligatoria

La información que debe llevar cada factura periódicamente es:

- El número telefónico de atención al cliente del operador, el precio de las llamadas telefónicas a dicho número y el nombre de su página de Internet.

- El número telefónico de atención al usuario de la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el precio de las llamadas telefónicas a dicho número y el nombre de su página de Internet.

- Los operadores adheridos al Sistema Arbitral del Consumo deberán indicar, además, el nombre de la página Web de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición en la que se puede acceder a las direcciones de las distintas Juntas Arbitrales de Consumo y el número de teléfono de la Oficina de información y atención al ciudadano del Ministerio de Sanidad y Consumo, así como el precio de las llamadas al mismo.

Y semestralmente deben informar sobre los derechos de los usuarios a:

- La existencia de un departamento de atención al cliente.

- Disponer de contrato, en el que figuren las condiciones que se aplican si se ha producido el alta de forma telefónica.

- Darse baja en cualquier momento de los servicios contratados, a través de la vía telefónica, fax, correo o en la página Web.

- Que se comunique con un mes de antelación cualquier modificación del contrato que tenga su causa en algunos de los motivos válidos que constan en él, como los precios, pudiendo resolver el mismo si no se está de acuerdo con las nuevas condiciones sin penalización.

- Solicitar la restricción de las llamadas internacionales y a servicios de tarificación adicional.

- En relación con los servicios de tarificación adicional, saber que si no está de acuerdo con su facturación, si no paga la parte de la factura correspondiente a estos servicios no se le cortará el servicio telefónico, aunque sí el acceso a esos prefijos.

- En caso de interrupción temporal del servicio, ser compensado por el operador.

Valora el artículo: