Inicio » Artículos

Guía del Arbitraje de Consumo para las empresas

Esta Guía Arbitraje de Consumo para las empresas reúne diez consejos básicos que tú, como empresario o profesional, has de tener en cuenta a la hora de solicitar un arbitraje de consumo.

Etiquetas:

  • Adhiérase al Sistema Arbitral de Consumo

Si usted, como persona empresaria o profesional, se adhiere al Sistema Arbitral de Consumo, podrá exhibir el distintivo oficial, debidamente registrado por la administración, que indicará a su clientela que le ofrece una garantía añadida a los servicios que le presta habitualmente. De esta manera, tendrá la seguridad de que los conflictos podrán ser resueltos de manera eficaz y gratuita a través de un Arbitraje de Consumo, dando además una imagen de seriedad, credibilidad y profesionalidad. Recuerda que estar adherido al Sistema Arbitral de Consumo es un distintivo de calidad y un medio eficaz para evitar los gastos innecesarios derivados de un proceso judicial, además de una ventaja competitiva. Podrá solicitarse la adhesión al Sistema Arbitral de Consumo a través del oportuno formulario de solicitud. Además, también puede hacer la solicitud vía telemática en la oficina virtual.

  • Acepte el arbitraje que se le propone

Aunque su empresa no esté adherida al Sistema Arbitral de Consumo siempre tendrá la oportunidad de resolver las controversias que plantee su clientela por este medio, generando así confianza y calidad en su organización. Bastará con que acepte el arbitraje propuesto cuando reciba una notificación de la Junta Arbitral de Consumo informándole sobre una solicitud de arbitraje de una persona consumidora. Cuando esto ocurre, dispondrá de 15 días para devolver rellena y firmada la solicitud que le adjuntan. Si no lo hace o si se opone expresamente se procederá al archivo de la solicitud de arbitraje dando por terminadas las actuaciones. Si su empresa ya está adherida al Sistema Arbitral de Consumo no procede realizar ninguna aceptación de arbitraje.

  • Intente llegar a un acuerdo

Un arbitraje de consumo es un medio muy eficaz para alcanzar una solución a los conflictos entre personas consumidoras y empresas. Pero un arbitraje no deja de ser una manera de confiar a una entidad tercera la resolución del problema, ya que alguien decide quién lleva la razón y quién no la lleva. A través de la Junta Arbitral de Consumo tienesla posibilidad de alcanzar un acuerdo que ponga fin al conflicto y evitar la celebración del arbitraje mediante la mediación previa. Por este motivo, no lo dude y ofrezca un acuerdo a la otra parte, ya que muchas veces se ahorrará tiempo y dinero, y logrará una solución aceptada por ambas partes.

  • Realice alegaciones a la solicitud

Un arbitraje es muy parecido a un juicio, ya que existen dos partes (persona consumidora y empresa) con opiniones contradictorias sobre un asunto y una entidad tercera que examina la cuestión y decide quién lleva la razón. Dicha entidad, el órgano arbitral, es imparcial, por lo que decidirá el asunto en función de las pruebas de las que disponga. De nada le servirá decir en sus alegaciones que su empresa actuó correctamente si no lo fundamenta y lo prueba. Y todavía servirá menos no realizar alegaciones pues en este caso sólo se contará con la opinión de la parte reclamante. Recuerde: debe presentar alegaciones. Y para ello dispones de 15 días desde que se le notifique la solicitud de arbitraje.

  • Las empresas no pueden solicitar el arbitraje

Si forma usted parte de una empresa o es profesional no podrá solicitar el arbitraje de consumo para resolver los conflictos que mantengas con su clientela o con otras empresas. La normativa al respecto establece que sólo las personas consumidoras finales pueden solicitarlo.

  • Pregunte siempre las dudas que tenga

Nunca se quede sin preguntar las dudas que tenga acerca del Sistema Arbitral de Consumo. Le ayudaremos en el teléfono gratuito 900 21 50 80 o en el correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es. También puede obtener información en las organizaciones empresariales de Andalucía donde personal experto en la materia sabrán cómo resolver sus cuestiones.

  • No realice requerimientos de pago mientras dure el arbitraje

Es frecuente que las empresas que creen que la clientela les debe una determinada cantidad recurran a otros métodos para conseguir cobrarse esas deudas. Son las empresas de cobros de morosidad o recobros, que utilizan prácticas diversas para presionar a la persona consumidora y lograr que pague. Debesrecordar que, una vez iniciado un arbitraje de consumo, las partes en conflicto han aceptado voluntariamente someter sus controversias a este mecanismo de resolución y no a otro. Por ello, hasta que no concluya el procedimiento arbitral, es improcedente reclamar lo mismo por otras vías, ya sean judiciales o extrajudiciales.

  • Asista al acto de audiencia

Aunque no es obligatorio sí es muy recomendable que acuda al acto de audiencia porque el órgano arbitral decidirá el asunto después de examinar la documentación aportada y las manifestaciones efectuadas en dicho acto. Recuerde que es necesario acreditar la representación que ostenta la persona que asiste por parte de su empresa por cualquier medio admitido en derecho.

  • Recuerde que es un sistema imparcial

Muchas personas creen erróneamente que la Junta Arbitral de Consumo existe para dar la razón a las personas consumidoras pero eso no es así. El órgano arbitral analiza la cuestión con imparcialidad y unas veces decide aceptar las pretensiones del la parte consumidora y otras las de la empresa. Esta es una razón más para adherirse al Sistema Arbitral de Consumo: es un sistema imparcial.

  • Cumpla voluntariamente el laudo arbitral

Un laudo arbitral es un título ejecutivo y su cumplimiento es obligatorio para ambas partes. Esto significa que si le dieron la razón la persona consumidora deberá cumplir lo que el órgano arbitral haya decidido y, si no lo hace, podrá reclamar su cumplimiento ante los tribunales mediante un sencillo procedimiento. De la misma manera, si se aceptaron las pretensiones de la parte consumidora será la empresa quien deba cumplir el laudo. Si no lo hace voluntariamente la persona consumidora podrá, de la misma manera, ejecutarlo ante los tribunales de justicia. Recuerde que no cabe recurso ante un laudo arbitral salvo por los motivos tasados de la Ley de Arbitraje.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

 

 

Valora el artículo: