Inicio » Artículos

La mediación en el arbitraje de consumo

Cuando una solicitud de arbitraje es admitida a trámite la Junta Arbitral de Consumo intenta mediar entre las partes para que alcancen un acuerdo que ponga fin al conflicto y evite la celebración del arbitraje.

Es lo que se conoce como mediación, y que consiste en un proceso en el que un tercero imparcial ayuda a las partes enfrentadas a que logren un acuerdo. Sólo si alguna de las partes se opone a la mediación o ésta ha sido intentada sin efecto se llevará a cabo el arbitraje, en el que órgano arbitral decidirá qué parte lleva razón.

La mediación presenta una serie de ventajas frente al arbitraje:

  • El proceso y el resultado lo controlan las partes.
  • Las partes colaboran y no se enfrentan. Esto permite que asuman como propia la solución obtenida.
  • El acuerdo puede basarse en criterios diversos, por lo que son posibles las soluciones creativas.
  • Presenta escasos problemas de incumplimiento del acuerdo.
  • Es más rápida que un arbitraje.
  • Genera empatía y menos tensión.  
  •  

Si el acuerdo entre las partes se logra durante las actuaciones arbitrales, una vez que se ha designado el órgano arbitral y se ha convocado la audiencia, se dan por terminadas las actuaciones y se incorpora el acuerdo a un Laudo Conciliatorio, que tendrá la misma eficacia que el laudo arbitral.

Valora el artículo: