Inicio » Artículos

Las necesidades de una tienda on line

Una tienda on line tiene que tener una serie de elementos para que el servicio que presta a su clientela sea el adecuado. Contar con estos elementos es una forma de mantener una imagen, que debe ser cierta, sobre la seguridad que ofrece a la hora de prestar un servicio.

Si hay una información imprescindible en una web comercial es la que presenta a la empresa o profesional titular de la misma. Esta información general debe contener los siguientes datos:

  • Titular: nombre, denominación o razón social.
  • C.I.F.
  • Dirección postal.
  • Contacto vía mail.
  • Teléfono/fax.
  • Si tiene, sello de garantía al que esté adherida.

Además, una web destinada a la venta o prestación de un servicio tiene la obligación de contar con un protocolo en materia de protección de datos:

1. Notificar a la Agencia Española de Protección de Datos cuando en la web se recojan datos de carácter personal. La notificación es gratuita y se hace de forma telemática.

2. Incluir un aviso legal en materia de protección de datos en el formulario donde recoja la información personal.

3. Respetar una serie de medidas de seguridad para garantizar la protección de datos a nivel técnico y, por supuesto, no ceder esos datos a terceros.

En cuanto a la publicidad o el uso del correo o de los sms publicitarios, la empresa no puede enviar comunicaciones con fines publicitarios. Sin embargo, si ya hay una relación comercial con la persona destinataria, sí se le pueden enviar mensajes comerciales, siempre y cuando se especifique cómo poder renunciar a esta posibilidad.

Si la web utiliza "cookies" (dispositivos de almacenamiento que se instala en el ordenador del cliente) también debe ofrecer información sobre la finalidad de esta herramienta.

Por otro lado, la empresa está obligada a indicar las condiciones en las que presta el servicio o las de la venta de los productos que ofrece. En este sentido, debe informar sobre:

  • Las características del bien o servicio.
  • Los gastos.
  • Plazo de ofertas y del derecho a desistimiento.
  • Duración del contrato, si se trata de un suministro de bienes o servicios.
  • Forma de pago y modalidades.
  • Plazos de entrega y fórmulas.
  • Si está adherida a algún procedimiento de resolución de conflictos y a la hoja de reclamaciones electrónica.

Asimismo, existen otra serie de consideraciones legales que una empresa que venda por Internet debe tener en cuenta.

Plazo de entrega: a menos que se haya pactado otra cosa con la parte compradora, existe un tiempo máximo de treinta días para hacer llegar el pedido. Si por alguna razón el producto estuviese agotado, la empresa tiene que informar del retraso en los plazos.

Derecho de desistimiento: en general, la persona tiene derecho a devolver el producto en un plazo de 14 días naturales desde su recepción. Cuando la parte compradora haya ejercido el derecho de desistimiento, la empresa estará obligada a devolver las sumas abonadas por la persona consumidora sin retención de gastos. Esta devolución se hará sin demora indebida y, en cualquier caso, antes de que hayan pasado 14 días naturales desde la fecha en que la empresa haya sido informada de la decisión de desistimiento (pasado el plazo sin el abono, la persona consumidora tendrá derecho a reclamar la suma adeudada duplicada, con independencia de poderse reclamar indemnización por daños y perjuicios). Hay productos y servicios que no se pueden devolver, como los contratos de suministro de bienes con precios fluctuantes; los contratos de suministros hechos según las indicaciones de la parte compradora, personalizados o que tengan un periodo de vida corta; los programas informáticos, discos y películas que hayan sido desprecintados.

Existe un tiempo máximo de treinta días para hacer llegar el pedido al comprador

Deterioro del producto: la empresa vendedora tiene la obligación de repararlo o sustituirlo sin coste para la persona consumidora, ni siquiera de los gastos de envío. Si la compra es sobre un producto que se agota con el uso o de un producto de segunda mano, el comprador o compradora no podrá exigir la devolución.

IVA: el que se aplica para los compras por Internet es el mismo del país donde se establece la empresa. En España, el tipo de IVA general vigente es del 21%. Así, si el comprador o compradora se encuentra fuera del país se le facturará con esta carga impositiva, a no ser que el volumen de negocio general en su país exceda de un determinado límite (entre 35.000 y 100.000 euros según el Estado). Sin embargo, hay una serie de servicios prestados por Internet que tienen un régimen especial de IVA, como los alojamientos informáticos, el mantenimiento de programas informáticos on line, las bases de datos, los suministros de música y películas o el suministro de enseñanza a distancia.

Aduanas: no hay que olvidar hacer referencia a los costes adicionales a los que la parte compradora tendrá que hacer frente por la política de aduanas.

Documentos adjuntos: 
Valora el artículo: