Inicio » Artículos

Lesiones en el transporte aéreo

Cuando subimos a un avión siempre escuchamos mensajes de la tripulación para que mantengamos las adecuadas medidas de seguridad y protección en vuelo. Sin embargo, a veces pueden producirse lesiones. En este artículo te explicamos la responsabilidad de las compañías aéreas en estos casos.

Según la legislación vigente, el transportista es responsable del daño causado en caso de muerte o de lesión corporal de un pasajero por la sola razón de que el accidente que causa el daño se produce a bordo de la aeronave o durante cualquiera de las operaciones de embarque o desembarque.

Sin embargo, la compañía podrá quedar total o parcialmente exonerada de su responsabilidad si prueba que la negligencia u otra acción u omisión indebida del pasajero causó el daño o contribuyó a él.

Respecto a las indemnizaciones relacionadas con estos casos, no existe límite económico fijado para la responsabilidad en caso de lesiones o muerte del pasajero.

El Derecho Especial de Giro (DEG) es una unidad definida por el Fondo Monetario Internacional, cuyo valor es la suma de los de determinadas cantidades de varias monedas: Dólar USA, Euro, Yen japonés y Libra esterlina.

En este sentido, y volviendo al tema del transporte aéreo, para los daños de hasta un máximo de 113.100 DEG, el transportista no podrá impugnar las reclamaciones de indemnización. Por encima de esta cantidad, la compañía aérea sólo podrá impugnar una reclamación en caso de que pueda probar que no hubo de su parte negligencia ni falta de otro tipo o que el daño se debió únicamente a la negligencia o a otra acción u omisión indebida de un tercero.

Para más información sobre el valor actualizado de los Derechos Especiales de Giro (DEG) puede consultar la página del Fondo Monetario Internacional donde encontrará su equivalencia en dólares USA. La equivalencia en euros se encuentra en la página del Banco de España.

Las cuantías establecidas en el Convenio de Montreal y/o en el Reglamento (CE) 2027/97 del Consejo, de 9 de octubre de 1997, sobre la responsabilidad de las compañías aéreas en caso de accidente, no implican una compensación automática.

Valora el artículo: 

Contenidos relacionados