Inicio » Artículos

Limitaciones de acceso y permanencia en los establecimientos públicos y condiciones específicas de admisión

Las entidades titulares de los establecimientos públicos, las empresas organizadoras de espectáculos públicos y actividades recreativas y su personal, podrán impedir el acceso de personas al establecimiento y, en su caso, la permanencia en el mismo, en una serie de supuestos.

Se podrá impedir el acceso de personas a un establecimiento y, en su caso, la permanencia en el mismo:

  • Cuando el aforo establecido se haya completado con las personas usuarias que se encuentren en el interior del local, recinto o establecimiento.
  • Cuando se haya superado el horario de cierre del establecimiento.
  • Cuando se carezca de la edad mínima establecida para acceder al local.
  • Cuando la persona que pretenda acceder al establecimiento no haya abonado la entrada o localidad en los casos de que ésta sea exigible.
  • Cuando la persona que quiera acceder al establecimiento no reúna las condiciones específicas de admisión establecidas por su titular siempre que éstas hayan sido aprobadas previamente por la Administración que corresponda.
  • Cuando la persona que pretenda acceder al establecimiento, o se encuentre en su interior, manifieste actitudes violentas, en especial, cuando se comporte de modo agresivo o provoque altercados.
  • Cuando la persona que pretenda acceder porte armas u objetos susceptibles de ser utilizados como tales salvo que, se trata de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o de escoltas privados integrados en empresas de seguridad privada y accedan al establecimiento en el ejercicio de sus funciones.
  • Cuando las personas asistentes lleven ropa o símbolos que inciten a la violencia, el racismo o la xenofobia.
  • Cuando la persona que quiera acceder origine situaciones de peligro o molestias a otras personas que asistan o no reúna las condiciones de higiene. Especialmente, se impedirá el acceso o, en su caso, permanencia en el establecimiento, a las personas que estén consumiendo drogas, sustancias estupefacientes o psicotrópicas, o que muestren síntomas de haberlas consumido, y las que muestren signos o comportamientos evidentes de estar embriagadas.

Queda prohibido establecer, entre otras, las siguientes condiciones específicas de admisión:

  • Las que puedan suponer discriminación o trato desigual de acceso al establecimiento en función de la edad, sexo, nacionalidad o raza de las personas asistentes, así como el establecimiento de precios diferenciados en función de tales circunstancias. No obstante, se podrán establecer precios diferenciados, en función de la edad de las personas que asistan, sólo para: cines; teatros; circos; auditorios; plazas de toros; establecimientos de espectáculos deportivos, recreativos, de atracciones recreativas, de actividades deportivas, de actividades culturales y sociales, de actividades zoológicas, botánicas y geológicas.
  • Por regla general, las que establezcan una edad de admisión superior a la permitida para cada tipo de establecimiento público.
  • Las que discriminatoriamente establezcan condiciones de admisión basadas en la obtención previa de invitaciones o carnés expedidos por la persona titular del establecimiento público.
  • Las que supongan discriminación o trato desigual de las personas que pretendan acceder al establecimiento público basadas en juicios de valor sobre la apariencia estética de las personas asistentes que, en su caso, cumplan con las condiciones específicas de admisión autorizadas basadas en la etiqueta de ropa y calzado.
  • Las que supongan discriminación o trato desigual de personas con discapacidad física, psíquica o sensorial.

Condiciones específicas de admisión.

Son aquéllas que, previa la aprobación expresa del oportuno Ayuntamiento, se establezcan por la persona titular u organizadora para acceder de forma específica al mismo.

La entidad organizadora del espectáculo público o actividad recreativa y, en su caso, la persona titular del establecimiento público, podrán establecer condiciones específicas de admisión y de permanencia en el mismo, exigibles sin distinción a todas las personas usuarias, basadas exclusivamente en los siguientes motivos tasados:

  • Las que establezcan una determinada etiqueta indumentaria y de calzado, siempre que no suponga la exigencia de marcas comerciales.
  • Las que impidan el acceso de personas acompañadas de animales, a excepción de las personas acompañadas de perros guías.
  • Las que impidan el acceso de personas que lleven comidas o bebidas para ser consumidas en el interior de establecimientos de hostelería y esparcimiento.
  • Las que establezcan la prohibición de fumar en el interior del establecimiento.
  • Las que establezcan la prohibición de consumir bebidas o comidas en el interior del establecimiento.
  • Las que impidan el uso de cámaras fotográficas, videograbadoras o grabadoras de sonido en establecimientos autorizados para la celebración de espectáculos públicos o el desarrollo de actividades culturales y sociales.
  • Las establecidas por las personas titulares de los establecimientos de hostelería y esparcimiento que exijan la consumición de los bienes o servicios prestados por el propio establecimiento para utilizar sus instalaciones o elementos del mobiliario.
  • Las que impidan el acceso a personas menores de 18 años en discotecas, salas de fiesta, pubs y bares con música.

Cuando las condiciones específicas de admisión sean autorizadas por el oportuno Ayuntamiento, aquéllas deberán figurar (junto con la fecha de la Resolución e identificación del órgano autorizante) en un cartel con formato mínimo de 30 cm. de ancho por 20 cm. de alto, que deberá ser colocado en sus accesos y en las taquillas de venta de localidades y que resulte claramente visible y legible desde el exterior.

Se podrán colocar carteles recordatorios de lo anterior (con las mismas dimensiones y contenidos) en el interior del local, recinto o establecimiento.

Asimismo, estas condiciones específicas de admisión autorizadas deberán figurar, de forma fácilmente legible, en la publicidad o propaganda del espectáculo público o actividad recreativa, así como en las entradas o localidades.

Personas menores de edad.

Con respecto a las personas menores de edad, quedan establecidas una serie de limitaciones de acceso y permanencia en los establecimientos públicos y actividades recreativas, y, por lo tanto, que da prohibida:

  • La entrada y permanencia de menores de 18 años en casinos de juego, salas de bingo y salones de juego.
  • La entrada y permanencia de menores de 16 años en los pubs y bares con música, en las salas de fiesta y en las discotecas. Quedan excluidas las discotecas de juventud en las que se permite la entrada y permanencia de personas menores de 16 años.

A las personas menores de 18 años que accedan a establecimientos públicos o actividades recreativas no se les podrá vender ni suministrar bebidas alcohólicas o tabaco.

Hojas de quejas y reclamaciones oficiales de la Junta de Andalucía.

Deberán estar disponibles:

  • De manera obligatoria, y en suficientes ejemplares, en el interior de los establecimientos públicos.
  • En su caso, en manos de los servicios de admisión que tendrán suficientes ejemplares que deberán ser puestos a disposición de las personas a las que, por el motivo que sea, se les deniegue el acceso al interior del mismo.

Servicio de admisión.

Es el prestado por el personal dependiente de la entidad titular del local u organizador del espectáculo público o actividad recreativa, al objeto de llevar el control de acceso de las personas usuarias.

El servicio de admisión será obligatorio en aquellos establecimientos públicos para cuyo acceso se exija a las personas usuarias el abono de un precio para acceder o para ocupar una localidad en el interior de los mismos. Este servicio de admisión tendrá como cometidos:

  • Asegurar el normal desarrollo de la entrada de personas.
  • Controlar la adquisición de la entrada o localidad.
  • Colaborar en inspecciones o controles establecidos.
  • Comprobar la edad de las personas que pretendan acceder al recinto cuando sea procedente.
  • Comprobar el buen funcionamiento de los servicios que garanticen la comodidad y salubridad de las personas usuarias (guardarropa, aseos, correcto funcionamiento de máquinas expendedoras y dispensadoras).
  • Asegurar y facilitar el acceso de las personas asistentes discapacitadas.

 

Valora el artículo: