Inicio » Artículos

Los yogures ya no tendrán la obligación de indicar la fecha de caducidad

El 28 de abril de 2013 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Norma de Calidad del yogur. En este Norma destaca la eliminación de la obligatoriedad de disponer la fecha de caducidad de los yogures en los envases de los mismos.

El día 28 de abril de 2013 se publicó en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 271/2014, de 11 de abril, por el que se aprueba la Norma de Calidad para el yogur o yoghourt. A día siguiente, es decir, el 29 de abril se produjo la entrada en vigor de la Norma. Por medio de este Real Decreto, se deroga la anterior norma de calidad aprobada, en su momento, por Real Decreto 179/2003, de 14 de febrero.

 

Hay que decir que el Real Decreto 179/2003, de 14 de febrero, fue ya parcialmente derogado en 2013 por el Real Decreto 176/2013, de 8 de marzo. Las derogaciones más destacadas consistieron en lo siguiente:

 

- La alusión a que el yogur deberá ser vendido a la persona consumidora, como máximo, dentro de los 28 días siguientes, contados a partir de su fabricación.

 

- La obligatoriedad de indicar la fecha de duración mínima mediante la leyenda 'Fecha de Caducidad', seguida del día, mes y, eventualmente, el año, en este orden o bien de una indicación clara del etiquetado donde figura.

 

Como consecuencia de tales derogaciones, ya no se exige ni la especificidad del etiquetado de la fecha de caducidad, ni el límite de venta de 28 días desde la fecha de fabricación del yogur. Es por ello, que serán las empresas o industrias alimentarias las que deban determinar el tipo de fecha apropiada a cada producto, así como su límite temporal.

 

 

Otros aspectos recogidos en la Norma de Calidad del yogur, aprobada por Real Decreto 271/2014, de 11 de abril, son los siguientes:

 

Se establecen 6 tipos distintos de yogur:

 

  • Natural. Producto de leche coagulada obtenido por fermentación láctica mediante la acción de Lactobacillus delbrueckii Subs.. bulgaricus y Streptococcus thermophilus a partir de keche o de leche concentrada, desnatadas o no, o de nata, o de mezcla de 2 o más de dichos productos, con o sin adición de otros ingredientes lácteos, que previamente hayan sufrido un tratamiento térmico u otro tipo de tratamiento, equivalente, al menos, a la pasterización (el conjunto de microorganismos productores de la fermentación láctica deber ser viables y estar presentes en la parte láctea del producto terminado en cantidad mínima de 1x107 unidades formadoras de colonias por gramo o mililitro).

  • Natural azucarado. Yogur natural al que se han añadido azúcar o azúcares comestibles.

  • Edulcorado. Yogur natural al que se han añadido edulcorantes autorizados.

  • Con fruta, zumos y/u otros alimentos. Yogur natural al que se han añadido frutas, zum os y/u otros alimentos.

  • Aromatizado. Yogur natural al que se han añadido aromas y otros ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes autorizados.

  • Pasterizado después de la fermentación. Producto obtenido a partir del yogur que, como consecuencia de la aplicación de un tratamiento térmico posterior a la fermentación equivalente a una pasterización, ha perdido la viabilidad de las bacterias lácticas específicas y cumple todos los requisitos establecidos para el yogur en la norma de calidad del yogur.

Valora el artículo: