Inicio » Artículos

Mantenimiento e inspección de calderas y otros aparatos térmicos

El mantenimiento y la inspección de las instalaciones térmicas de los edificios consiste en verificar el funcionamiento correcto de estos equipos, asegurando su eficiencia, durabilidad y seguridad.

Etiquetas:

El mantenimiento y la inspección de las calderas y otros aparatos térmicos queda regulado en el Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), y sus sucesivas modificaciones. Estas instalaciones térmicas son identificadas como las instalaciones fijas de climatización (calefacción, refrigeración y ventilación) y de producción de agua caliente sanitaria, destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene de las personas.

Mantenimiento de los equipos.

La persona titular o usuaria de las instalaciones térmicas será responsable del cumplimiento del RITE y, por tanto, de su adecuado mantenimiento. Es importante utilizar estas instalaciones de manera adecuada, de acuerdo con el Manual de Uso y Mantenimiento de la instalación térmica. La persona titular de estas instalaciones será responsable del mantenimiento de las mismas por una empresa habilitada y de las oportunas revisiones.

El mantenimiento de los equipos será realizado por empresas mantenedoras habilitadas que cumplirán, para ello, con las instrucciones del RITE.

Las empresas mantenedoras e instaladoras deberán estar inscritas en el oportuno Registro de la Comunidad Autónoma.

Las periodicidades de mantenimiento preventivo serán, al menos, y para uso de viviendas, las indicadas a continuación:

  • Calentadores de agua caliente sanitaria a gas con potencia nominal de hasta 24,4 kW: 5 años.
  • Calentadores de agua caliente sanitaria a gas con potencia nominal de más de 24,4 kW y hasta 70 kW: 2 años.
  • Calderas murales a gas de potencia nominal de hasta 70 kW: 2 años (el caso de la mayoría de las calderas domésticas).
  • Resto de instalaciones de calefacción (que funcionan con gasóleo, electricidad, etc.) de potencia nominal de hasta 70 kW: 1 año.
  • Aire acondicionado de potencia nominal de hasta 12 kW: 4 años.
  • Aire acondicionado de potencia nominal de más de 12 kW y hasta 70 kW: 2 años.
  • Instalaciones de potencia superior a 70 kW (como, por ejemplo: locales comerciales, instalaciones comunitarias, viviendas que cuenten con piscina térmica o spa): mensual.

Los precios del mantenimiento de las calderas son libres, por esto siempre se recomienda solicitar información sobre las tarifas aplicadas y solicitar presupuesto previo.

La persona consumidora puede contratar la revisión de su caldera con cualquier empresa o profesional que cuente con autorización (servicios técnicos autorizados de la entidad fabricante o una empresa instaladora de gas autorizada).

Muchas compañías de gas incluyen este servicio de mantenimiento junto al suministro. Asimismo, empresas mantenedoras de instalaciones térmicas y los servicios técnicos del fabricante suelen incluir la revisión como parte del contrato de mantenimiento de la caldera.

Como persona usuaria, debe saber que la contratación de ese servicio de mantenimiento puede realizarse de manera independiente.

Inspección de los equipos

Las instalaciones térmicas se inspeccionan para verificar su correcto funcionamiento, realizándose por personal de los servicios de la Administración Autonómica de Industria, organismos de control habilitados, o bien por entidades o agentes cualificados o acreditados por la Comunidad Autónoma.

Por lo tanto, se trata la inspección, como un servicio independiente del de mantenimiento de la caldera.

En las inspecciones de este tipo de calderas a gas natural, es la empresa distribuidora de gas la que se pone en contacto con la persona consumidora y se encarga de inspeccionarlas efectuándose el cobro de las mismas en la siguiente factura. Por el contrario, el mantenimiento debe ser contratado por la persona consumidora con cualquier empresa autorizada y debidamente habilitada para tal fin, procediéndose, en este caso, al cobro directo a la persona consumidora por parte de la empresa contratada (siendo los precios libres).

Pueden realizarse dos tipos de inspecciones:

  • Iniciales. Con el fin de comprobar el cumplimiento del RITE, una vez ejecutadas las instalaciones térmicas y le haya sido presentada la documentación necesaria para su puesta en servicio. Como resultado de la inspección, se emitirá un certificado de inspección.
  • Periódicas de eficiencia energética. A lo largo de su vida útil, para verificar el cumplimiento de la exigencia de eficiencia energética del RITE. Las inspecciones de eficiencia energética se harán de manera independiente por las entidades acreditadas por el órgano de industria de la Comunidad Autónoma elegidas libremente por la persona titular de la instalación entre las habilitadas para ejercer estas funciones.

A los efectos de su inspección de eficiencia energética, la calificación de la instalación podrá ser:

  • Aceptable. No se determina la existencia de algún defecto grave o muy grave. Se podría observar algún defecto leve, para lo cual se indicará que debe ser subsanado antes de 3 meses.
  • Condicionada. Se detecta la existencia de, al menos, un defecto grave o un defecto leve ya detectado en una inspección anterior y que no se ha corregido. En este caso:
  1. Las instalaciones nuevas objeto de esta calificación, no podrán entrar en servicio y ser suministradas de energía hasta que no se hayan corregido los defectos indicados y obtengan la calificación de aceptable.
  2. A las instalaciones ya en servicio se les fijará un plazo para su corrección, acreditando su subsanación antes de 15 días. Pasado este plazo sin haberse subsanado los defectos, se podrá disponer la suspensión del suministro de energía hasta la obtención de la calificación de aceptable.
  • Negativa. Se detecta, al menos, un defecto muy grave. En este caso:
  1. Las instalaciones nuevas objeto de esta calificación no podrán entrar en servicio hasta que no se hayan corregido los defectos indicados y obtengan la calificación de aceptable.
  2. A las instalaciones ya en servicio se les emitirá un certificado de calificación negativa, remitido al órgano competente de industria de la Comunidad Autónoma, quien deberá disponer la suspensión del suministro de energía hasta la obtención de la calificación de aceptable.

Tipos de defectos en las inspecciones.

Los defectos de las instalaciones térmicas se clasificarán en: muy graves, graves y leves.

  • Defecto muy grave: cuando supone un peligro inmediato para la seguridad de las personas, bienes o medio ambiente.
  • Defecto grave: cuando no supone peligro inmediato para la seguridad de las personas, bienes o medio ambiente, pero puede reducir de modo sustancial la capacidad de utilización de la instalación térmica o su eficiencia energética, así como la sucesiva reiteración o acumulación de defectos leves.
  • Defecto leve: cuando no perturba el funcionamiento de la instalación y la desviación respecto de lo reglamentado no tiene valor significativo para el uso efectivo o funcionamiento de la instalación.

Periodicidad de las inspecciones de las instalaciones de eficiencia energética.

Los sistemas de calefacción y agua caliente sanitaria con potencia útil nominal instalada igual o mayor a 20 kW, se inspeccionarán con la siguiente periodicidad:

  • Cuando la potencia útil nominal sea hasta 70kW, y para cualquier tipo de energía: cada 5 años.
  • Cuando la potencia útil nominal sea mayor a 70 kW, para gases y renovables: cada 4 años.
  • Cuando la potencia útil nominal sea mayor a 70 kW, para otras energías: cada 2 años.

Los sistemas de aire acondicionado cuyo generador de frío posea potencia útil nominal instalada igual o mayor a 12 kW, se inspeccionarán cada 5 años.

La inspección de la instalación térmica completa se realizará cada 15 años.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

 

Valora el artículo: