Inicio » Artículos

Medios de pago que se pueden ofrecer en el comercio electrónico

A continuación se ofrecen una serie de consejos a tener en cuenta si está realizando una compra de algún producto, o está solicitando la prestación de algún servicio utilizando para ello medios electrónicos.

Teniendo en cuenta la Guía Práctica de Compra Segura en Internet publicada de manera conjunta por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Policía Nacional, si va a realizar una compra a través de internet es importante conocer los diversos medios de pago que se pueden presentar a la hora de realizar la transacción económica: pago en efectivo, pago contra reembolso, pago por transferencia bancaria, pago con tarjeta o pagos a través de entidades intermediarias de confianza.

El pago en efectivo.

  • Se trata de un sistema de pago no recomendable de utilizar, ya que se envía a la empresa online el dinero de manera anónima (no supone intercambio de datos bancarios entre las partes, ni se sabe quién compra ni quién vende).
  • Será difícil recuperar el dinero a posteriori en el caso de que surja algún problema con la transacción.
  • Por lo tanto, si alguna empresa online le exigiera dinero en efectivo, es aconsejable no seguir con la operación, no siendo un método seguro para realizar compras por internet.

El pago contra reembolso.

  • Se realiza el pago cuando se recibe la mercancía, por lo que supone un sistema de pago fiable para la parte compradora.
  • No obstante, la entidad vendedora puede pensarse si implementar este tipo de ventas debido a la inseguridad que puede generar el envío de un producto todavía no pagado.
  • En este tipo de pagos es recomendable visualizar el producto cuando se recibe para comprobar el estado de la mercancía.

El pago por transferencia bancaria.

  • En este tipo de pago no se precisa introducir datos bancarios en la web de la empresa vendedora.
  • Se trata de ingresar la cantidad de dinero que cuesta el producto en la cuenta bancaria propiedad de la entidad vendedora.
  • Es un sistema de pago que no siempre está disponible en las empresas que operan por internet. Hay que prestar especial cuidado en las denominadas transferencias internacionales, ya que si surge algún problema podría ser complicado recuperar el dinero transferido.

El pago con tarjeta bancaria (crédito/débito).

  • Se trata de la modalidad de pago más utilizada para comprar a través de internet.
  • Si un importe pagado con tarjeta ha sido cargado de manera fraudulenta, se podrá exigir de manera inmediata la anulación del cargo.
  • Puede tratarse de un sistema muy seguro si la empresa que opera a través de internet emplea una pasarela de pago que ofrezca el banco que se encargará de verificar la autenticidad de la tarjeta y la protección de datos de la clientela. En este caso la tienda que opera por internet en ningún momento dispondrá de los datos bancarios de la clientela.
  • Si no hay disponible una pasarela de pago, la protección de los datos será por parte de la propia empresa online, por lo que si en este supuesto se generan dudas sobre la confianza de la página de internet será mejor no facilitar datos a la misma.
  • No es recomendable facilitar datos de la tarjeta bancaria en páginas web que no dispongan de certificado digital y que no sean seguras (su dirección no empieza por “https”).
  • Si realizamos compras de manera periódica, quizás sea mejor tener domiciliados los pagos que facilitar los datos de una tarjeta de crédito/débito. Los pagos domiciliados ofrecen la posibilidad de rechazar algún recibo, mientras que la reclamación de cantidades a recuperar de importes pagados con tarjeta puede ser más complicada.
  • Es recomendable tener una tarjeta específica para las operaciones por internet en la que se vaya incorporando dinero a medida que sea necesario para realizar los pagos por internet.

El pago a través de empresas intermediarias de confianza.

  • Se utiliza la intervención de una tercera empresa de confianza (como PayPal). Esta empresa gestionará los datos bancarios de las partes que intervienen y se encargará de formalizar los pagos.
  • No se necesitará que la entidad vendedora conozca los datos bancarios de la persona que compra.
  • Se trata de un sistema de pago seguro siempre que la persona usuaria del mismo utilice una clave de acceso al servicio que sea fuerte. La persona usuaria sólo precisará disponer de una cuenta y configurar en ella la tarjeta de crédito que vaya a utilizar.
  • No obstante, siempre es recomendable leer las condiciones de utilización del servicio de pago a través de entidades intermediarias.

Además de conocer los distintos sistemas de pago en las operaciones a través de internet, debe saber que hay muchas tiendas online que obligan a registrarse (abrir una cuenta) si se desea realizar alguna transacción a través de ellas. En este caso, es importante seguir una serie de recomendaciones a la hora de crear estas cuentas:

  • Utilice siempre contraseñas que sean seguras: longitud mínima de 8 caracteres; que combine letras, mayúsculas, minúsculas, números y símbolos; no utilizar palabras sencillas; no elegir contraseñas con sus nombres, nombres de mascota, fechas de nacimiento,…; no utilizar este tipo de contraseñas ni similares: 12345678, 111111, 0000000, 123123, 987654; no utilizar las mismas contraseñas para lugares diferentes; etc.
  • Si el establecimiento que opera por internet le ofrece la posibilidad de contar con un sistema de doble verificación, es recomendable aceptarla. En este caso, el comercio solicitará un código o clave adicional que, de modo previo, habrá enviado al dispositivo indicado (por ejemplo, un teléfono móvil). La compra no se hará hasta que se introduzca el código enviado.
  • Una vez finalice el proceso de compra, es posible que se hayan memorizado en la página distintos datos personales (incluidos los datos de pago). Si le proponen guardar esos datos para tenerlos disponibles para futuras compras valore la necesidad de que esto deba ser así. Siempre es más recomendable borrarlos y volverlos a introducir de nuevo. Asimismo, siempre es recomendable cerrar la sesión de la página cuando finalice la compra.
  • Si va a descargar aplicaciones, tanto gratuitas, como de pago, es bueno que el dispositivo electrónico le solicite un código antes de realizar dicha descarga. De este modo se evitará la instalación o utilización de aplicaciones sin consentimiento de la persona propietaria del dispositivo.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

 

Fuente: 
Guía Práctica de Compra Segura en Internet publicada por: la Agencia Española de Protección de Datos, el Instituto Nacional de Ciberseguridad, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición y la Policía Nacional.
Valora el artículo: