Inicio » Artículos

¿Qué son las ventas promocionales?

Son ventas promocionales todas aquellas que ofrezcan a las personas consumidoras productos en condiciones más ventajosas que las habituales en el comercio, mediante descuentos, regalos, premios o cualquier otro tipo de incentivos.

Etiquetas:

Las ventas promocionales pueden ser muy interesantes para la persona consumidora, ya que se puede obtener lo deseado a precios más bajos o en unas condiciones muy ventajosas. No obstante, se debe tener cuidado y no dejarse engañar, ya que en muchas ocasiones para poder beneficiarse de las ventajas de la promoción hay que cumplir una serie de requisitos, los productos puede que no sean de la calidad habitual o simplemente puede tratarse de estrategias de captación de la persona consumidora mediante una agresiva presentación de ofertas utilizando publicidad engañosa. Ante esto, conviene que la persona consumidora esté correctamente informada y que sepa actuar frente a las distintas formas de ventas promocionales.

De acuerdo con el Decreto Legislativo 1/2012, de 20 de marzo, que aprueba el texto refundido de la Ley de Comercio Interior de Andalucía, se consideran ventas promocionales, especialmente, las ventas con prima, las ventas en rebaja, las ventas de saldos, ventas el liquidación y las ventas realizadas en Ferias de Oportunidades.

Teniéndose en cuenta lo establecido en la Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista:

  • Las denominaciones de ventas promocionales solo podrán emplearse para anunciar las ventas que se ajusten a la regulación, quedando expresamente prohibida la utilización de las diferentes denominaciones de ventas u otras similares que no respondan al oportuno concepto legal.
  • La utilización de las denominaciones no ajustada a la regulación normativa se catalogará como práctica desleal.
  • En los anuncios de las ventas promocionales deberá especificarse la duración y, en su caso, las reglas especiales aplicables a las mismas.
  • Cuando las ofertas especiales no comprendan, al menos, la mitad de los artículos puestos a la venta, la práctica de promoción de que se trate no se podrá anunciar como una medida general, sino referida exclusivamente a los artículos a los que realmente afecte.
  • Se considerará engañosa la oferta de productos con premio o regalo, cuando la persona consumidora no reciba real y efectivamente lo que cabría esperar de acuerdo con la oferta.
  • Siempre que se oferten artículos con reducción de precio, deberá figurar con claridad, en cada uno de ellos, el precio anterior junto con el precio reducido (salvo que se trate de artículos puestos a la venta por primera vez). Se entiende como precio anterior el menor que hubiera sido aplicado sobre productos idénticos en los 30 días precedentes.
  • En ningún caso, la utilización de las actividades de promoción de ventas podrá condicionarse a la existencia de una reducción porcentual mínima o máxima.
  • En los casos de que se oferten artículos a precio normal y a precio reducido, unos y otros deberán estar suficientemente separados, de modo que no pueda haber error entre los que son objeto de una u otra oferta, distinguiendo, en su caso, la existencia de rebajas, saldos, liquidaciones, promociones u obsequios.
  • Quedan prohibidas las ventas en cadena o en pirámide. Las prácticas de venta piramidal se consideran desleales por engañosas. En estos casos, la persona consumidora o usuaria realiza una contraprestación a cambio de la oportunidad de recibir una compensación derivada, no de la venta o suministro de bienes o servicios, sino, fundamentalmente, de la entrada de otras personas consumidoras o usuarias en el plan.

En virtud de lo establecido en el Decreto Legislativo 1/2012:

  • Las personas consumidoras podrán utilizar para sus compras los mismos medios de pago que admita habitualmente el comercio, así como exigir la contraprestación promocional, de acuerdo con las condiciones de la oferta y de la publicidad realizada.
  • Las personas consumidoras podrán ejercitar el derecho de desistimiento reconocido.
  • La publicidad de las ventas promocionales deberá ir acompañada de información suficiente y clara sobre las condiciones y características de las ofertas, de los productos que se incluyen y del periodo de vigencia de la promoción.
  • La duración de la publicidad no excederá de la disponibilidad de la existencia de los productos ofertados.
  • La venta en cadena o pirámide queda prohibida. Esta práctica consiste en ofrecer a las personas consumidoras productos a precios reducidos e, incluso, gratuitos, condicionando la oferta a que la persona consiga, directa o indirectamente, para la persona vendedora o para tercero, otra clientela o un determinado volumen de venta.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.  

Valora el artículo: