Inicio » Artículos

¿Qué debe saberse acerca de las piezas de repuesto?

Son piezas de repuesto aquéllas que garantizan en el vehículo el mantenimiento de las características técnicas y de seguridad que se establecieron para su homologación.
Tornillos

 Estas piezas de repuesto se clasifican por su procedencia en:

  • Originales de marca: Las que forman parte de los repuestos suministrados por el fabricante del vehículo.
  • De marca: Piezas fabricadas por empresas especializadas que garantizan que, por sus características técnicas, cumplen las condiciones de garantía.
  • Elementos, equipos o conjuntos reconstruidos: Son los recambios originales de marca o de marca que han sido reparados. Por la procedencia de la reparación se puede distinguir:

- Reconstruidos por el mismo fabricante.

- Reconstruidos por servicios autorizados de los fabricantes.

Efectuada la reparación de un vehículo, las piezas sustituidas deben ser entregadas por el taller a la persona usuaria, salvo que ésta renuncie expresamente a ello por escrito
  • Elementos, equipos o conjuntos usados o no específicos del modelo del vehículo a reparar.

Serán obligaciones de los talleres en cuanto al uso de las piezas a utilizar en las reparaciones:

  • Con carácter general, todos los elementos, piezas o conjuntos que los talleres utilicen en sus reparaciones deberán ser originales de marca (repuestos suministrados por el fabricante del vehículo)  o de marca (repuestos suministrados por empresas especializadas)..
  • Podrán utilizarse los elementos, equipos o conjuntos reconstruidos, siempre que exista conformidad escrita del cliente, y siempre que el taller se responsabilice, también por escrito, de que los citados conjuntos están en buen estado y ofrecen suficiente garantía.
  • Solamente podrán utilizarse elementos, equipos o conjuntos usados o no específicos del modelo del vehículo a reparar en los casos siguientes y siempre que no afecte a elementos activos o conjuntos de los sistemas de frenos, suspensión y dirección del vehículo:

- Por razón de urgencia justificada.

- Por tratarse de elementos de modelos que se han dejado de fabricar y de figurar en las existencias normales de los almacenes de repuestos.

- Por cualquier otra razón aceptada por el usuario.

Para su utilización, será requisito indispensable que exista conformidad escrita de la persona usuaria, siempre que el taller se responsabilice, por escrito, de que las piezas usadas se encuentran en buen estado y ofrecen suficiente garantía, y que las piezas no específicas permiten una adaptación con garantía suficiente en el modelo de vehículo que se repara.

Las piezas, elementos o conjuntos que los talleres utilicen en sus reparaciones deberán llevar fijada, legible e indeleble, la marca de la entidad fabricante, si este requisito es exigido por la normativa específica. Asimismo, deberán llevar además la contraseña de homologación en el caso de que sea obligatoria.

El pequeño material (arandelas, pasadores, etc.) que por su configuración o tamaño no permita fijar sobre él la marca de la entidad fabricante deberá poder identificarse por la marca del mismo fijada en etiquetas, marchamos o en el estuche o paquete que lo contenga.

Otras prescripciones acerca de las piezas de repuesto son:

  • El taller que efectúe la reparación está obligado a presentar a la persona usuaria y entregarle al término de la misma, salvo renuncia expresa y por escrito de ésta, las piezas, elementos o conjuntos que hayan sido sustituidos.
  • Todos los talleres están obligados a tener a disposición del público para su consulta dentro del establecimiento justificación documental que acredite el origen y precio de los repuestos utilizados en las reparaciones.
  • Queda prohibida toda sustitución innecesaria de piezas, cuando ello suponga un incremento de costo para la persona usuaria o una posible degradación del vehículo.
  • Queda prohibida, asimismo, la utilización de piezas, elementos o conjuntos usados sin autorización, inadecuados o no marcados y/u homologados cuando estos últimos requisitos sean preceptivos.
  • Los talleres sólo excepcionalmente podrán cobrar el desplazamiento para la adquisición de nuevas piezas, siempre que conste previa autorización expresa de la persona usuaria y se acrediten debidamente los gastos producidos.

En las reparaciones no podrán cobrarse cantidades superiores a las que corresponderían si, en lugar de proceder al arreglo de la pieza, caso de que esto fuera posible, se hubiera realizado su sustitución.

Valora el artículo: