Inicio » Artículos

¿Qué es la toma de muestras?

Los órganos de defensa del consumidor realizan periódicamente una serie de toma de muestras de diferentes productos para evitar fraudes o riesgos para la salud del consumidor. Esta práctica pretende servir como una forma de control del mercado.

Etiquetas:

La normativa actual impone, además de una forma determinada de realizar las tomas de muestras, una serie de infracciones y sanciones en materia de defensa del consumidor y de la producción agroalimentaria.

En este sentido, las tomas de muestras se realizarán mediante acta formalizada, al menos por triplicado, ante el titular de la empresa o establecimiento sujeto a inspección, o ante su representante legal o persona responsable, y en ausencia de estos, ante cualquier dependiente.

Si estas personas se niegan a intervenir en el acta, ésta será autorizada con la firma de un testigo, si fuese posible, sin perjuicio de exigir las responsabilidades contraídas por tal negativa. En todo caso, el acta será autorizada por el Inspector.

Respecto al contenido de la misma, se transcribirán íntegramente todos los datos y circunstancias que sean necesarios para la identificación de las muestras.

¿Cómo se hace la toma de muestras?

Cada muestra constará de tres ejemplares homogéneos, que serán acondicionados, precintados, lacrados y etiquetados de manera que, con estas formalidades y con las firmas de los intervinientes estampadas sobre cada ejemplar, se garantice la identidad de las muestras con su contenido durante el tiempo de la conservación de las mismas.

En cuanto al depósito de los ejemplares, se hará de la siguiente forma:

- Si la empresa o titular del establecimiento donde se levanta el acta son fabricantes, envasadores o marquistas de las muestras recogidas, uno de los ejemplares quedará en su poder, bajo depósito en unión de una copia del acta, con la obligación de conservarla en perfecto estado para su posterior utilización en prueba contradictoria, si fuese necesario. Por este motivo, la desaparición, destrucción o deterioro de dicho ejemplar se entenderá que se ha hecho de forma maliciosa, salvo prueba de lo contrario. Los otros dos ejemplares quedarán en poder de la inspección, y uno se enviará al laboratorio en el que se hará el análisis inicial.

- Por el contrario, si el dueño del establecimiento o la empresa inspeccionada actúan como meros distribuidores del producto, quedará en su poder una copia del acta, pero los tres ejemplares de la muestra serán retirados por la inspección. En este caso, uno de los ejemplares se pondrá a disposición del fabricante, envasador o marquista para que la retire si desea practicar la prueba contradictoria, remitiéndose otro ejemplar al laboratorio que realizará el análisis inicial.

Las cantidades que habrán de ser retiradas de cada ejemplar de la muestra serán suficientes en función de las determinaciones analíticas que se pretendan realizar y, en todo caso, se ajustarán a las normas reglamentarias que se establezcan y, en su defecto, a las instrucciones dictadas por los Órganos competentes.
Valora el artículo: