Inicio » Artículos

Recomendaciones en materia de gas butano

A continuación se ofrece una serie de recomendaciones relativas a gas butano, tanto en materia de seguridad en su manejo y buena utilización, como en materia de revisiones.

Recomendaciones de seguridad en el manejo y utilización del gas butano.

El gas butano es un gas incoloro y sin olor, razón por la que se le añade un aditivo provisto de olor para poder detectarlo en caso de que se produzca alguna fuga. Las personas usuarias de gas butano en sus viviendas deben seguir una serie de pautas de seguridad:

  • Manipule de manera correcta y adecuada la bombona. Las bombonas (tanto llenas como vacías) deben estar en posición vertical, no debiéndose golpear sino tratándolas con cuidado, y sin volcarla para extraer más gas.
  • Mantenga la bombona, tanto la que se está utilizando, como la que tenga en reserva, fuera de los focos de calor.
  • Coloque la bombona de reserva en una habitación independiente de la bombona que esté utilizando y con su tapón puesto.
  • La habitación donde tenga las bombonas debe contar con una ventilación suficiente y adecuada, por medio de las oportunas rejillas, tanto cerca del suelo, como cerca del techo que deben estar limpias y sin obstruir o tapar.
  • Preste atención al tubo flexible o goma que conecta la bombona con los aparatos a gas. Dichas gomas presentan fecha de caducidad que está impresa en la misma. Si la goma está próxima a caducar debe ser cambiada con la revisión que se haga. La sustitución debe ser realizada por empresa oportunamente autorizada y habilitada. Estas gomas no deben estar expuestas a focos de calor, utilizarse para fines diferentes para los que fue proyectada, ni doblarse ni tirar de ellas.
  • Recuerde que las gomas o tubos flexibles de las bombonas tienen fecha de caducidad, mientras que los reguladores no caducan (aunque pueden estropearse, en cuyo caso habría que cambiarlos).
  • A la hora de cambiar la bombona de butano cierre la llave del regulador de modo que el escape de gas sea mínimo.
  • Vigile el aspecto de la llama que debe ser recta y de color azul. Un color amarillento o que oscile puede ser indicio de una mala combustión.
  • Si se ausenta varios días de su vivienda proceda a cerrar la llave de la bombona.
  • Haga las revisiones periódicas de la instalación del gas butano.
  • Si detectara olor a gas, cierre la llave de paso del gas, abra las ventanas y puertas para favorecer una correcta evacuación de los gases, no conecte aparatos eléctricos, no encienda luces ni encienda fuentes de calor (cerillas, mecheros, cigarrillos). Si aun así, siguiera el olor a gas, o bien siente inseguridad sobre la procedencia del olor a gas, puede ponerse en contacto con una empresa instaladora de gas que esté autorizada y habilitada por el organismo de industria de la Comunidad Autónoma (en el caso de Andalucía, la Dirección de Industria, Energía y Minas).

Recomendaciones a la hora de someterse a la revisión del gas butano.

  • Si utiliza en su vivienda gas butano, tiene obligación de pasar una revisión de la instalación cada 5 años. Mediante esta revisión, una empresa instaladora autorizada y habilitada visita el domicilio y certifica que la instalación funciona de manera correcta. Es la persona usuaria la que debe concertar la visita con dicha empresa. Por lo tanto, desconfíe de empresas que se pasan por las viviendas diciendo ser revisoras del gas, sin haber sido previamente avisados, y es que no existen revisiones sorpresa, sino que deben haber sido contratadas previamente.
  • La elección de la empresa que realice la revisión del gas es libre, no tiene por qué ser la misma que ofrece el suministro.
  • Si aún no han pasado los 5 años desde la última revisión, no hay obligación de pasar la próxima revisión si se le presenta una empresa en su vivienda. Es recomendable que próximo al cumplimiento del plazo de 5 años desde la última revisión se ponga en contacto con una empresa autorizada que le haga la mencionada revisión.
  • Las empresas que realizan la revisión del gas deben estar autorizadas por el organismo competente de industria de la Comunidad Autónoma, y las personas que pasan a revisar el gas deben estar oportunamente habilitadas.
  • Los precios de las revisiones son libres. Por ello, se recomienda comparar varios precios de distintas empresas oficiales para decidirse por la que más se adapte a las necesidades de cada persona.
  • Cuando haya escogido la empresa autorizada para realizar la revisión, se debe exigir que realice un presupuesto previo de la misma.
  • Tiene derecho a solicitar la oportuna identificación y documentación del personal de la empresa que se presente en su domicilio para efectuar la revisión.
  • Al realizar la revisión, es aconsejable que se fije en la fecha de caducidad de la goma o el tubo flexible (tal fecha se indica en la misma goma). Si no ha caducado, no será necesario cambiarla. Si ha caducado, entonces será necesario su cambio, por lo que sería bueno exigir con el presupuesto de la revisión que se tuviera también en cuenta el coste de sustituir la goma.
  • Debe saber que el regulador de la bombona de butano no caduca, aunque puede estropearse, en cuyo caso, sería preciso su cambio.
  • Para resolver las posibles incidencias que sean observadas durante la revisión, se podrá optar por la misma empresa que nos la ha hecho, o contratar con otra empresa instaladora autorizada los trabajos necesarios para la corrección de las mencionadas incidencias.
  • Si la revisión arroja un resultado favorable, la empresa instaladora deberá facilitar el oportuno Certificado de la Revisión. Es recomendable conservar dicho certificado hasta la próxima revisión.
  • Al finalizar la revisión tiene derecho a solicitar, en su caso, las piezas que han sido sustituidas (por caducadas o defectuosas) como consecuencia de la misma, así como de que se le facilite la correspondiente factura de las tareas que han sido realizadas.
  • En ciertas ocasiones las empresas suministradoras de gas proponen contratos de mantenimiento de las instalaciones. Debe saber que no es obligatoria su contratación ya que, con independencia de contratar dicho servicio, va a tener que pasar la revisión cada 5 años de todas formas.
  • Recuerde que las empresas que pasen por las viviendas para realizar la revisión del gas butano han de poseer hojas de quejas y reclamaciones oficiales de la Junta de Andalucía a disposición de las personas consumidoras y usuarias que las soliciten. Asimismo, es una garantía adicional contratar con empresas instaladoras adheridas al Sistema Arbitral de Consumo.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

 

Valora el artículo: