Inicio » Artículos

Recomendaciones a la hora de alquilar un vehículo.

A continuación se ofrecen una serie de recomendaciones que se pueden tener en cuenta a la hora de alquilar un vehículo.
Llave

Alquilar un vehículo se ha convertido en una práctica habitual entre las personas que deciden tomarse vacaciones en un país distinto al de su residencia (o incluso en su propio país). Siguiendo unas sencillas recomendaciones o pautas de conducta, las personas consumidoras podrán evitar engaños, abusos y otras desagradables sorpresas a la hora de contratar con una determinada empresa el alquiler de un vehículo.

A continuación se ofrecen una serie de consejos para que, en el caso de que vaya a alquilar un vehículo, pueda gozar de la oportuna información al respecto:

  • Cuando vaya a alquilar un vehículo compare diferentes ofertas de distintas empresas de alquiler (tanto precios, como condiciones del contrato).
  • Una vez que disponga de contrato, y antes de proceder a la firma, leer con detenimiento, y sin prisas, el clausulado del mismo, especialmente la conocida como “letra pequeña”, comprobando, en particular, que los precios son totales (incluyendo impuestos, y otros servicios adicionales como: seguros contratados, entrega del vehículo en lugar distinto al de recogida, precio por combustible cuando el vehículo se entregue con menos combustible del que se entregó, posibles suplementos por kilometraje recorrido,…).
  • La empresa de alquiler debe facilitarle una copia del contrato por escrito. En este contrato deberá venir reflejado, entre otros aspectos: el plazo del alquiler, el modelo de vehículo con su matrícula y el precio total.
  • Es también muy importante saber con qué tipo de seguro se cuenta. Los más recomendables son los seguros “a todo riesgo”, aunque hay que prestar atención a las franquicias (importe que deberemos pagar comprensivo de una parte de la reparación del siniestro). Todo esto debe venir claramente especificado en el contrato.
  • Plantee a la persona de la empresa que le esté atendiendo todas aquellas dudas sobre aspectos que no tenga claros.
  • Es práctica habitual que la empresa de alquiler de vehículos le solicite datos de su tarjeta de crédito. Es por ello que si se observa algún cargo por concepto diferente a lo realmente contratado, o bien si nos cobran por alguna circunstancia no justificada, se puede devolver el recibo comprensivo de lo cobrado, a nuestro juicio, de manera injustificada, en el banco, así como bloquear futuros cargos por parte de la empresa en cuestión.
  • Verifique los precios del alquiler que deberían estar expuestos al público en el establecimiento de manera visible y legible.
  • Si existieran cobros adicionales por kilómetro recorrido, es importante conocer de manera clara la cantidad exacta que cobrarían por cada kilómetro de exceso.
  • Antes de firmar contrato alguno, es de vital importancia conocer el estado en que se encuentra el vehículo que nos van a alquilar. En el contrato debe venir detallado los desperfectos (arañazos, manchas en la tapicería o carrocería, abolladuras,…) que pueda tener el vehículo para que en el momento en que lo entreguemos no puedan achacarnos a nosotros los mencionados desperfectos. Una buena idea es fotografiar el vehículo desde distintos ángulos y cada desperfecto que observemos. Asimismo, podremos fotografiarlo una vez que lo entreguemos, ya que, habitualmente, se tiene que dejar en el aparcamiento de la empresa, sin que haya nadie con nosotros para verificar la devolución.
  • Cuando disponga del vehículo habrá que asegurarse que dispone de los elementos de seguridad oportunos: chalecos reflectantes, triángulos de emergencia, rueda de repuesto,…
  • Si se sufre algún percance, accidente o avería con el vehículo de alquiler, habrá que ponerlo en conocimiento de la empresa de alquiler.
  • En caso de controversia con la empresa de alquiler sobre cualquier aspecto relacionado con el contrato, o de otra índole, puede solicitarle la Hoja de Quejas y Reclamaciones oficial de la Junta de Andalucía. Además, siempre que sea posible, escoja una empresa de alquiler de vehículos que esté adherida al Sistema Arbitral de Consumo, ya que esto supone una garantía adicional en la resolución de posibles conflictos.

¿Qué cláusulas contractuales pueden considerarse típicamente abusivas?

En virtud de Informes de la Comisión de Cooperación de Consumo de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (antiguo Instituto Nacional del Consumo), se tienen una serie de cláusulas abusivas y desleales en los contratos de compañías españolas de alquiler de vehículos:

  • Cláusula abusiva relacionada con la política de combustible.

En este caso, se obliga a la persona consumidora, en el momento de recogida del vehículo, a pagar un importe por el tanque lleno de combustible ya a devolverlo con el depósito vacío (si la persona consumidora entrega el vehículo con el depósito lleno, la compañía no le devuelve el importe de combustible no consumido). Se prevé el cobro por productos no utilizados o consumidos.

  • Cláusula abusiva relacionada con el precio final de la reserva online.

En este supuesto el precio final ofrecido no se ajusta con el precio real del servicio en los casos de devolución del vehículo en un establecimiento distinto al que tuvo lugar la entrega, así como en los casos de devolución del vehículo fuera de horario de oficina.

  • Cláusula abusiva por pago por la prestación de servicios tras la devolución del vehículo.

Se producen cargos posteriores en la tarjeta de crédito de la persona consumidora en concepto de entrega del vehículo en no buen estado de limpieza y por daños menores. Esto permite a la compañía efectuar revisiones del vehículo sin la presencia de la persona consumidora, la cual queda obligada a asumir el cargo sin haber tenido conocimiento expreso ni disponer de la copia del contrato en el que se recoja la cuestión de manera expresa.

  • Cláusula abusiva relacionada con las condiciones de pago.

Por aceptar la compañía de alquiler sólo tarjetas de crédito, no admitiendo y rechazando las tarjetas de débito y el pago en efectivo.

  • Cláusula abusiva relacionada con el retraso en la devolución del vehículo.

Según esta cláusula, se permitiría a la empresa de alquiler facturar por un día completo de servicio en el caso de que la entrega del vehículo se retrase un determinado lapso de tiempo, así como facturar por una hora completa por un determinado retraso, en lugar de facturar por el retraso efectivamente consumido. Esto implica, por un lado, el cobro por un servicio que no se ha prestado y, por otro lado, redondear a unidades de tiempo que no se consumieron de manera efectiva.

 

Valora el artículo: