Inicio » Artículos

Recomendaciones sobre el control de la información y la calidad de los alimentos

Os damos una serie de recomendaciones a tener en cuenta sobre la información y la calidad de los alimentos.

1. Comprueba la fecha de duración mínima o la fecha de caducidad que deben llevar casi todos los productos alimenticios. La primera será la que deba especificarse en los productos alimenticios en general, y la segunda en los productos microbiológicamente muy perecederos.

2. Sólo están exceptuados de indicar estas fechas: frutas y hortalizas frescas, vinos y productos similares, bebidas con graduación de 10% de alcohol o superior, bebidas refrescantes en envases de más de 5 litros, productos de panadería o repostería que normalmente se consumen en las 24 horas siguientes a su fabricación, vinagres, sal de cocina, azúcares en estado sólido, gomas de mascar y similares, y los productos de confitería consistentes casi exclusivamente en azúcares aromatizados o coloreados.

3. Verifica que aparece el lote del producto. La indicación del lote sirve para identificar a todo el conjunto de unidades de venta del producto que ha sido producido, fabricado o envasado en circunstancias prácticamente idénticas, y tiene mucha importancia para poder eliminar el resto de los productos de esa partida que se encuentre en mal estado.

4. Comprueba la lista de ingredientes, que debe estar constituida por la mención de todos los ingredientes en orden decreciente de sus pesos.

5. Todos los productos deben contener información que te permita identificar claramente el operador de empresa alimentaria responsable de la información alimentaria.

6. Las indicaciones obligatorias del etiquetado de los productos alimenticios que se comercialicen en España se expresarán, al menos, en la lengua española oficial del Estado.

7. Los productos cárnicos irán provistos de marca sanitaria. El marcado se realizará en un lugar claramente visible, de forma perfectamente legible, indeleble y en caracteres fácilmente identificables. Podrá imprimirse en el producto mismo o en el envase, si está envasado individualmente. En el caso de que envase y embalaje constituyan una unidad de venta, bastará con que la marca se coloque en el embalaje.

8. Aquellos productos alimenticios en los que en la etiqueta, la presentación o la publicidad, excluidas las campañas publicitarias relativas a productos genéricos, figure la mención de que poseen propiedades nutritivas, están obligados a llevar un etiquetado sobre dichas propiedades.
Valora el artículo: