Inicio » Artículos

Recomendaciones sobre establecimientos de restauración

En las líneas siguientes, se ofrecen una serie de recomendaciones a tener en cuenta en los establecimientos de restauración.

A continuación, se ofrecen una serie de recomendaciones en materia de establecimientos de restauración:

  • Infórmese de forma precisa, veraz y útil, con carácter previo, sobre todas y cada una de las condiciones de prestación de los servicios. De esta forma se evitarán malos entendidos y posteriores reclamaciones.
  • Infórmese, especialmente, de los precios, que deberán encontrarse en lugares que permitan su lectura sin dificultad e indicarse para cada servicio claramente y por separado, incluso el de aquellos cuyo valor esté sometido a fluctuaciones. Por ejemplo, no es válida la expresión "Precios según mercado".  
  • Asegúrese de que los precios sean finales y completos, incluyendo el IVA, pues ésta es una obligación de que han de cumplir los prestadores de servicios conforme a lo previsto en la normativa en vigor.
  • En toda información a la persona consumidora sobre el precio de los bienes o servicios, incluida la publicidad, se informará del precio final completo, desglosando, en su caso, el importe de los incrementos o descuentos que sean de aplicación, de los gastos que se repercutan a la persona que consuma y de los gastos adicionales por servicios accesorios, financiación u otras condiciones de pago similares. Por este motivo no se puede cobrar el cubierto, la carta, la reserva de plaza o cualquier otro concepto similar.  
  • Tenga en cuenta que no son válidas las expresiones "XX% más por servir en el exterior", por el hecho de anunciar el precio mediante porcentaje general, y no incluirlo en el precio final.
  • Verifique que se indica si existe diferencia en función de si el consumo se realiza en la mesa, en la barra o en el exterior, o si existen restricciones en las ofertas, como por ejemplo "en las mesas sólo se sirven raciones", puesto que la falta de información no está permitida.
  • Observe que los menús llevan su precio, incluyendo, en todo caso, los servicios de pan, vino y postre. Y recuerde que la elección del menú obliga a su pago íntegro.  
  • Si no le pueden servir algún componente de la oferta deberán indicarle esta circunstancia antes de la prestación del servicio, siendo necesario para proceder a su sustitución que de su conformidad, sin que ello suponga un incremento de precio, ni disminuya la calidad del producto.
  • Si los productos ofertados son de charcutería, quesos u otros productos susceptibles de ser cortados de una pieza principal, la información del precio se debe realizar por unidades de peso.  
  • Tenga presente que si se ofertan moluscos o crustáceos, la oferta deberá realizarse por peso o por unidades, indicándose en este último caso el número.
  • Deben facilitarnos los bienes y servicios en las condiciones ofertadas o contratadas.  
  • Exija cuantos documentos acrediten los términos de la contratación y, en cualquier caso, las correspondientes facturas legalmente emitidas, en la que figuren los distintos conceptos con sus precios, además de la identificación de la empresa.  
  • Asegúrese de que se facturan los servicios de acuerdo con los precios establecidos.  
  • Respecto a las condiciones higiénico-sanitarias, tenga en cuenta que las personas manipuladoras de alimentos deben cumplir una serie de requisitos fijados por la normativa en vigor:
  1. El personal que manipule alimentos deberá mantener un grado elevado de aseo personal, llevar una vestimenta limpia y de uso exclusivo y utilizar, cuando proceda, ropa protectora cubrecabeza y calzado apropiado.
  2. No podrán fumar, masticar goma de mascar, comer en el puesto de trabajo, estornudar o toser sobre los alimentos, ni realizar cualquier actividad que pueda ser causa de contaminación de los mismos.
  3. Las comidas preparadas deberán encontrarse protegidas de toda contaminación susceptible de convertirlas en alimentos impropios o peligrosos (protegidos adecuadamente del polvo, tos, manipulaciones por la clientela,...).
  4. Los envases y recipientes utilizados para comidas preparadas se almacenarán protegidos de toda contaminación (polvo, tos, manipulaciones por la clientela,...).
  5. Las comidas especialmente susceptibles de contaminación (mahonesas, salsas, etc...) se elaborarán con los productos adecuados y habrán de encontrarse en espacios refrigerados, o a su adecuada temperatura.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: