Inicio » Artículos

Se dicta sentencia que declara nulas por falta de transparencia las cláusulas suelo de las hipotecas

El día 7 de abril de 2016 fue dictada sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid por la cual se declaran nulas las cláusulas suelo de las condiciones generales de las hipotecas suscritos con personas consumidoras cuando exista falta de transparencia.

El Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid ha dictado sentencia relativa a la demanda que presentó en su día la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE). A grandes rasgos, por medio de esta sentencia, se declara la nulidad, cuando exista falta de transparencia, de las cláusulas suelo aplicadas por, en la práctica, todas las entidades bancarias de España.

 

¿Qué son las cláusulas suelo de las hipotecas?

Cuando se acude a una entidad bancaria para solicitar un préstamo hipotecario, se tiende a analizar qué tipo de interés (fijo o variable) es el que puede convenir más a la hora de proceder al pago al banco de las diferentes cuotas. En el tipo fijo, se pagará siempre la misma cuota (se paga la misma cantidad mes a mes). En el tipo variable las cuotas a pagar suelen consistir en la aplicación de un índice de referencia fijado por el Banco Central Europeo (normalmente EURIBOR) más un porcentaje relativo (el interés que se aplicará será la suma de ambos).

La denominada “cláusula suelo” es un tipo de interés mínimo incorporado por las entidades financieras en muchos de sus préstamos hipotecarios que se aplicará con independencia del nivel real del índice. Por debajo de ese nivel mínimo ya no bajarán los intereses a pagar, incluso si así lo hace el EURIBOR o si la suma del índice más el porcentaje resulte inferior al límite mínimo (lo que hace la entidad bancaria al incluir “cláusulas suelo” en los préstamos hipotecarios es fijar un interés mínimo a partir del cual no se bajarán los intereses a pagar, aunque se reduzca el EURIBOR, ni aunque la suma del índice más el porcentaje resulte inferior al límite mínimo).

 

¿A qué entidades bancarias afecta la sentencia?

Junto a una sentencia anterior (sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla), que afectaba a BBVA, Cajamar y Novagalicia Banco (actual Abanca), quedan afectadas ahora en torno a 40 entidades bancarias, por lo que esto ya supone la práctica totalidad de entidades existentes en nuestro país: Banca March, Banco Caminos, Banco Ceiss, Banco Etcheverría, Banco Popular, Banco Pueyo, Banco Sabadell, Banco Santander, Bankia, BMN, Caixa Ontinyent, Caixabank, Caja Almendralejo, Caja de Arquitectos, Caja Rural Central, Caja Rural de Albacete, Caja Rural de Asturias, Caja Rural de Betxi, Caja Rural de Burgos, Caja Rural de Castilla La Mancha, Caja Rural de Extremadura, Caja Rural de Granada, Caja Rural de Jaén, Caja Rural de Teruel, Caja Rural de Torrent, Caja Rural de Zamora, Caja Rural del Sur, Caja Rural Gallega, Caja Rural Navarra, Caja San Vicente Ferrer, Caja Soria, Cajasur, Catalunya Banc, Celeris, Credifimo, Ibercaja Banco, Ipar Kutxa, Kutxabank, Liberbank, Nueva Caja Rural de Aragón, Unicaja.

 

¿Cuál es el fallo de la sentencia?

Para las entidades anteriores:

- Se declara la nulidad de las cláusulas suelo contenidas en las condiciones generales de los contratos de préstamo hipotecario suscritos con personas consumidoras, que sean idénticas a las condiciones que se transcriben a lo largo de la sentencia en el epígrafe 1.3 del primer fundamento jurídico, es decir, desde la página 12 de la sentencia adjunta (se anexa la sentencia en formato pdf).

Aunque, si bien, la sentencia, en su fallo, se refiere a las cláusulas idénticas a las mencionadas, habría que interpretar, en virtud de lo dispuesto en el apartado decimosegundo de la sentencia (Efectos de la sentencia estimatoria), epígrafe 12.3, que se aplica también a las cláusulas que, a pesar de no utilizar el mismo texto ni las mismas palabras, sean sustancialmente iguales en cuanto a su contenido por producir el mismo efecto en cuanto a la limitación de la variabilidad de los tipos de interés.

- Se condena a las entidades bancarias demandadas a eliminar las citadas cláusulas de los contratos en que se insertan y a cesar en la utilización de forma no transparente.

- Se declara la subsistencia de los contratos de préstamo hipotecario en vigor suscritos por las entidades bancarias demandadas en los que se haya incluido las cláusulas cuya utilización se ordena cesar.

- Se condena a las entidades bancarias demandadas a devolver a las personas consumidoras perjudicadas las cantidades indebidamente abonadas en aplicación de las cláusulas declaradas nulas a partir de la fecha de publicación de la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, con los intereses que legalmente correspondan.

Asimismo, se incluye en el fallo que se desestima íntegramente la demanda presentada por ADICAE y otros contra las mercantiles BBVA, ABanca y Cajas Rurales Unidas.

 

¿Cómo se definen las cláusulas afectadas por la sentencia?

Las cláusulas afectadas por la sentencia son declaradas nulas por abusivas pero siguen siendo legales. Por lo tanto, a partir de ahora la banca podrá seguirlas aplicando en futuros contratos hipotecarios, aunque deberá informar a las personas consumidoras de su presencia, ventajas y desventajas, es decir, deberán ser transparentes.

En esta sentencia, al igual que en la anterior, se declara la irretroactividad de las mismas, es decir, se podrá reclamar, a la espera del futuro pronunciamiento del Tribunal de Justicia Europeo, los importes indebidamente abonados (más los oportunos intereses) a partir del la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013 (pronunciamiento iniciado con la sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla). En definitiva, no se reconoce la devolución del dinero desde la fecha de firma del contrato, sino desde la fecha del pronunciamiento del Tribunal Supremo (9 de mayo de 2013).

Teniendo en cuenta las dos sentencias, se condena a la práctica totalidad del sector financiero.

 

¿Es la sentencia del Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid firme?

No. Es recurrible en apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid, dentro del plazo de 20 días desde su notificación. Por lo tanto, si alguna de las entidades afectadas recurriera, y el órgano de apelación llegara a tumbar la sentencia del Juzgado de lo Mercantil, se podría llegar de nuevo a un recurso ante el Tribunal Supremo, lo cual supondría una dilatación del proceso.

En el supuesto de que no hubiera recursos (cuestión poco probable), los bancos quedarán obligados de manera automática a devolver a las personas consumidoras lo cobrado en virtud de aplicación de la cláusula suelo desde el 9 de mayo de 2013 y deberán dejar de aplicarla en los contratos. Si los bancos recurrieran, habría que esperar a que la sentencia fuese firme.

 

¿A quién afecta la sentencia?

En principio, aunque este proceso fue promovido por ADICAE para una colectividad de personas afectadas que se sumaron a la demanda, la sentencia establece que, de conformidad con el artículo 221.1.1º de la Ley de Enjuiciamiento Civil, se ha de precisar que se verán beneficiados por los pronunciamientos de condena de la presente resolución (y por lo tanto, podrán exigir la supresión de la cláusula suelo y la restitución de las cantidades indebidamente abonadas) todas aquellas personas consumidoras que hayan suscrito un contrato de préstamo hipotecario con las entidades bancarias demandadas y en cuyas condiciones generales de la contratación se haya incluido una cláusula de limitación a la variabilidad de los tipos de interés idéntica a las transcritas en la presente resolución y no transparente.

 

¿Qué hacer si se está afectado por cláusula suelo en las hipotecas firmadas?

  • Por si es de su interés, ADICAE abrió, en su momento, una Plataforma de afectados por las cláusulas suelo de hipotecas.
  • De manera simultánea, puede dirigirse a su banco para exigir la eliminación de la cláusula suelo de su contrato y la restitución del dinero pagado de más.
  • Ante una modificación del contrato hipotecario, es recomendable la lectura detenida de las nuevas condiciones del mismo (debe conocer que toda modificación contractual por parte de la entidad faculta a la persona consumidora a rescindir el contrato sin penalización alguna). Asimismo, es bueno saber que, como persona consumidora, no le pueden obligar a renunciar a su derecho a reclamar.
  • Es recomendable que compruebe en su contrato hipotecario la existencia de estas cláusulas suelo.
  • Si va a firmar una hipoteca, asegúrese que en el condicionado del contrato no se le incluya una cláusula suelo, y si así fuera, exija su eliminación a la entidad bancaria.
  • Para cualquier información, puede llamar al teléfono gratuito 900 21 50 80, o acceder a la página Web www.consumoresponde.es. Puede acudir asimismo a las Asociaciones de Consumidores constituidas al efecto, especialmente a ADICAE que es la que planteó la demanda judicial.

 

 

Valora el artículo: