Inicio » Artículos

Seguridad en internet: servicios de navegación, correo, mensajería y "Peer to Peer"

Tras haber analizado los problemas de seguridad que pueden existir en internet relacionados con la protección a menores y el software "malware", en este artículo nos centramos en otras problemáticas referidas a servicios de navegación, correo electrónico, mensajería y "Peer to Peer".

Servicios de navegación

Las ventanas emergentes o "pop-up" son ventanas adicionales que se abren cuando se visitan algunas web. Éstas pueden contener anuncios o presentar ofertas especiales tras las cuales se puede ocultar la instalación de un software malicioso.

Las galletas o cookies son un conjunto de datos que el servidor de una página web graba en forma de archivo en la memoria del ordenador del usuario. Estos datos son información relativa a las visitas que el usuario hace a una web, y permite a su autor saber qué secciones han sido consultadas, conocer las preferencias y personalizar sus servicios en función de los gustos del usuario.

También las operaciones de descarga de archivos pueden entrañar el riesgo de instalar este tipo de software malicioso con diferentes finalidades: borrado de datos, ralentización del sistema, robo de datos de contraseñas o datos personales, seguimiento de sitios webs visitados...

Para evitar esto es conveniente la utilización de software antivirus y de seguridad específicos, actualizándolos periódicamente, así como proteger el equipo mediante una contraseña. Además, debes asegurarte de la confianza o acreditación de los sitios web antes de proceder a la descarga de archivos y/o al intercambio y la entrega de datos de carácter personal.

Con el objeto de evitar que se pueda realizar un seguimiento de las visitas efectuadas a otros sitios, recuerda borrar del equipo periódicamente los archivos temporales y las "cookies", teniendo en cuenta que, en este último caso, el usuario puede configurar el navegador para evitar la grabación de las "cookies" en el equipo.

Correo electrónico

El éxito y nivel de utilización del correo electrónico lo ha convertido en uno de los medios más utilizados de difusión de software malicioso y de contenidos no solicitados que pretenden tener una difusión masiva a muy bajo coste.

En este sentido, existen programas especialmente diseñados para recopilar direcciones de correo electrónico, práctica que se conoce como "harvesting", que posteriormente son utilizadas para el envío masivo de comunicaciones no solicitadas, spam o correo basura, habitualmente de tipo publicitario y que perjudican de alguna o varias maneras al receptor.

Idéntica consecuencia puede suponer la participación por parte de los usuarios en cadenas de mensajes, sin adoptar precauciones como eliminar direcciones de destinatarios que han ido siendo incluidas en las sucesivas retransmisiones del mensaje, práctica conocida como "hoax" y que se ha generalizado todavía más en las redes sociales.

Para acceder a tu correo electrónico, además de tu código de usuario utiliza una contraseña, y cámbiala al menos una vez al año. No utilices la opción "Guardar contraseña" para evitar reintroducirla en cada conexión, y configura tu ordenador para que no facilite su dirección de correo a los servidores web a los que accede.

Cuando envíes un mensaje, incluye a los destinatarios del mismo en el campo "Con Copia Oculta", de tal forma que ninguno de los receptores podrá acceder a la dirección de correo electrónico del resto de los destinatarios.

Servicios de mensajería electrónica y chats

La mensajería instantánea es un método de comunicación en línea similar al correo electrónico, aunque suele resultar más rápido. Normalmente, se refiere a una conversación entre dos personas.

Por otro lado, las salas de chat en las que se sostienen conversaciones son lugares virtuales de internet, en los que unos participantes escriben mensajes que aparecen en los equipos del resto de manera casi inmediata. Sería parecido a una conversación en grupo.

Cualquier programa de mensajería instantánea te pedirá que crees un "nick", que equivale a una dirección de correo electrónico. Este "nick" no debe proporcionar información personal, directa ni indirectamente. En una conversación de mensajería instantánea o en una sala de chat nunca debe facilitarse información personal confidencial. Cuando facilites datos personales en una sala de chat, deberás tener en cuenta que todos los usuarios que se encuentren conectados en ese momento tendrán acceso a dichos datos.

Consulta las condiciones, el código de conducta y las declaraciones de privacidad del sitio de chat antes de iniciar la conversación en línea. No abras ficheros ni ejecutes programas adjuntos a un mensaje no solicitado o procedentes de remitentes desconocidos.

Los servicios "Peer to Peer"

Las redes entre iguales, también conocidas como "Peer to Peer" o "P2P" son un medio de intercambio de ficheros en el que se establece una comunicación en los dos sentidos, de tal forma que, a la vez que se descargan, se ponen a disposición del resto de la red la parte descargada, sin tener que esperar a completar el fichero.

Esto permite que la información viaje a gran velocidad y que se pueda compartir una enorme cantidad de ficheros sin tener que disponer de un único ordenador que almacene toda la información, pues la carga tanto de ancho de banda como de espacio en disco se reparte entre todos los participantes.

Estas redes se basan en un pequeño programa que se instala en el ordenador que quiera participar en dicha red. Establece unos directorios en los que almacena los ficheros descargados, que son puestos a su vez a disposición del resto de los componentes de la red. También necesitan servidores que indexen los contenidos y permitan encontrar la información que se encuentra distribuida entre todos los participantes de dicha red.

Extrema las cautelas para no descargar programas ejecutables o ficheros sobre los que no se tenga la completa seguridad de que no contienen software malicioso.

Al instalar un programa "P2P" estás compartiendo una parte de tu disco duro, de manera que toda la información que allí resida será también accesible por terceros. Elige con cuidado el directorio que vas a compartir, y procura que esté en una partición distinta de la del Sistema Operativo. Es preferible que se instale en un disco distinto, aunque lo ideal es utilizar un sistema informático en exclusiva para este propósito.

Valora el artículo: