Inicio » Articulos

Los árbitros de la Junta Arbitral de Consumo de la Comunidad Autónoma de Andalucía

Las personas encargadas de resolver un conflicto sometido a un proceso de arbitraje de consumo son los árbitros, que cuentan con formación, cualificación, experiencia, independencia e imparcialidad y actúan de forma unipersonal o colegiada.

Una vez admitida una solicitud y aceptado el arbitraje, si las partes no han llegado a ningún acuerdo como consecuencia de la mediación de la Junta Arbitral de Consumo, la Presidencia de la Junta Arbitral de Consumo designa al órgano arbitral que ha de conocer el asunto y cita a las partes al acto de audiencia.

El órgano arbitral podrá ser, bien un Árbitro Único propuesto por la Administración o por las partes de común acuerdo, bien un Colegio Arbitral formado por tres árbitros (uno a propuesta de la Administración, otro a propuesta de las asociaciones de personas consumidoras y usuarias, y otro a propuesta de las organizaciones empresariales).

El Colegio Arbitral está formado por tres árbitros: uno a propuesta de la Administración, otro a propuesta de las asociaciones de personas consumidoras y usuarias, y otro a propuesta de las organizaciones empresariales.

El Árbitro Único, como su propio nombre indica, es una sola persona que decide el asunto sometido a su parecer. Será propuesto por la Administración salvo que las partes de común acuerdo soliciten por razones de especialidad que sea otro el designado. Asimismo, cualquiera de las partes podrá oponerse a la designación de un Árbitro Único, en cuyo caso se procederá a designar un Colegio Arbitral.

Los asuntos de los que conoce un Árbitro Único son:

  • Aquellos que las partes hayan acordado.

  • Aquellos que la persona que desempeñe la Presidencia de la Junta Arbitral de Consumo haya acordado, siempre que la cuantía de la controversia sea inferior a 300 euros y la falta de complejidad del asunto así lo aconseje.

Independencia e imparcialidad

Todos los órganos arbitrales, colegiados y unipersonales, son imparciales y poseen conocimientos técnicos adecuados para conocer y decidir sobre las cuestiones que se les plantean. El Árbitro Único reduce el gasto público y agiliza el procedimiento siguiendo criterios idénticos a los de los Colegios Arbitrales, aunque obviamente sus decisiones no gozan del carácter participado de un Colegio Arbitral, donde los árbitros propuestos por las organizaciones empresariales y de personas consumidoras aportan su punto de vista al asunto.

En todos los casos es la Presidencia de la Junta Arbitral de Consumo quien acredita los árbitros propuestos siempre que cumplan los requisitos exigidos legalmente. El procedimiento de acreditación es muy sencillo: examinada la propuesta efectuada por la organización correspondiente y comprobado que cumple los requisitos exigidos, la presidencia dicta una resolución acreditando a la persona propuesta como Árbitro por tiempo indefinido. A tal efecto se suele expedir una certificación de la condición de árbitro. También podrá la presidencia retirar la acreditación a un árbitro cuando deje de reunir los requisitos de honorabilidad y cualificación, y cuando incumpla o haga dejación de sus funciones.

En la Junta Arbitral de Consumo de Andalucía existe un Decálogo del Árbitro de Consumo que resume los deberes y responsabilidades de quienes asumen tan importante función, y que todos se han comprometido a cumplir.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: