Inicio » Articulos

Tipos de productos y servicios bancarios: adeudos, cajeros, tarjetas y transferencias

De acuerdo con el portal de la clientela bancaria del Banco de España, se identifican una serie de productos bancarios relacionados con los servicios de pago. A continuación se ofrece una breve descripción de los mismos.

Etiquetas:

El portal de la clientela bancaria del Banco de España recoge una serie de productos y servicios bancarios, entre los cuales se recogen los servicios de pago. Dentro de los servicios de pago, el Banco de España identifica los siguientes: adeudos domiciliados; cajeros; dinero electrónico; pagos inmediatos; retirada e ingresos en efectivo; tarjetas; y traspasos y transferencias. A continuación pasa a describirse cada uno de ellos.

Los adeudos domiciliados.

Se trata de los pagos que se realizan a través de un cargo en una cuenta dispuesta en el banco. En la cuenta de que se disponga se podrán realizar distintas órdenes de domiciliación de recibos, a través de la oportuna autorización dada al banco. La orden de domiciliación podrá ser puntual (para un determinado pago) o recurrente (si se desea que un determinado cobro periódico pase a ser cobrado en esa cuenta). Se podrá dar de baja una determinada orden de domiciliación de recibos de forma expresa y documentada en el banco, así como devolver un determinado recibo o adeudo domiciliado. Para obtener mayor información sobre los adeudos domiciliados puede acceder a la web del Banco de España.

Los cajeros bancarios.

Los cajeros bancarios nos permiten realizar multitud de operaciones bancarias de manera automática (sacar dinero, ingresar dinero o cheques, realizar transferencias, pagar recibos, consulta de saldo, etc.). Para utilizarlos es necesario utilizar una tarjeta de crédito o débito (en algunos casos también la libreta de ahorro), así como un número secreto de identificación (conocido como pin de tarjeta). Hay que tener en cuenta que los cajeros pueden cobrar en determinados supuestos comisiones (por ejemplo por retirada de efectivo, por consulta). Para obtener mayor información sobre los cajeros bancarios puede acceder a la web del Banco de España.

El dinero electrónico.

Instrumento que permite a la persona usuaria realizar pagos o transferencias a través de dispositivos electrónicos (tarjeta física, tarjeta virtual, teléfono, ordenador, etc.), para realizar pagos por Internet o para hacer pagos pequeños. Para obtener mayor información sobre el dinero electrónico puede acceder a la web del Banco de España.

Los pagos inmediatos.

Se trata de servicios que posibilitan la realización de pagos que estarán disponibles para la persona receptora en pocos segundos. Estos pagos funcionan con la descarga de una aplicación que pertenece a la entidad proveedora de los servicios de pago, a la cual se asocia un número de teléfono, dirección de correo electrónico o cuenta, con lo cual ya se podrá autorizar la operación en cuestión. Utilizando estos pagos, una vez emitido por una determinada persona usuaria desde su móvil o por Internet, es pagado en la cuenta de la persona destinataria en pocos segundos, pudiéndose disponer de los fondos en ese preciso instante. La ejecución del pago es mucho más rápida que para el caso de la realización de transferencias o la utilización de tarjetas. Para obtener mayor información sobre los pagos inmediatos puede acceder a la web del Banco de España.

Retirada e ingresos en efectivo.

Hay que tener en cuenta que las entidades financieras deben entregar el efectivo que la persona usuaria solicite (siempre que exista saldo suficiente en cuenta). No obstante, si se trata de grandes cantidades la entidad podrá solicitar que se le avise de ello con suficiente antelación. Una vez que se ingresa dinero en una cuenta se podrá disponer del mismo desde el momento del ingreso. Para obtener mayor información sobre la retirada e ingresos en efectivo puede acceder a la web del Banco de España.

Tarjetas.

Se trata de instrumentos de pago emitidos por una entidad financiera o comercio que posibilita el pago sin disponer de dinero en efectivo. Son elementos que deben aparecer en las tarjetas:

  • En la parte delantera de la tarjeta: el nombre de la entidad financiera emisora de la misma, el logo de la red interbancaria (por ejemplo: VISA, MASTERCARD, EURO 6000), número de la tarjeta, fecha de caducidad, nombre de la persona titular y chip.
  • En la parte trasera de la tarjeta: la banda magnética, el espacio para la firma de la persona titular, el CVV (código valor de verificación o validación) y el holograma.

Existen muy diversos tipos de tarjetas: bancarias (emitidas por un banco), no bancarias (solo pueden utilizarse en establecimientos expresamente autorizados como tiendas, franquicias, etc.), o de fidelización. Dentro de las tarjetas bancarias se cuenta con una gran variabilidad de tipos de tarjetas:

  • De débito. Se trata de una tarjeta que sirve para utilizar los fondos disponibles en una cuenta a la que se encuentra asociada (si se es titular de este tipo de tarjetas, se deberá ser también titular de la cuenta). Pueden ser utilizadas para pagar en comercios, sacar dinero de las oficinas y cajeros, consulta de saldos, etc. En este tipo de tarjetas la operación queda registrada de manera instantánea en la cuenta, por lo que se deberá disponer de dinero suficiente en la cuenta. El límite de una tarjeta de débito es el dinero que se tenga en la cuenta, no obstante es muy común que las entidades fijen, de común acuerdo con la clientela, un límite sobre todo para la retirada de fondos de los cajeros.
  • De crédito. Permiten disponer de una cuenta de crédito facilitada por la entidad que la emite. Con estas tarjetas se pueden realizar pagos u obtener dinero hasta cierto límite a crédito, sin necesidad de tener fondos en la cuenta bancaria en ese momento. A cambio, con la utilización de una tarjeta de crédito se deberá devolver el dinero y pagar los intereses que se pudieran establecer. Muchas entidades bancarias las ofrecen sin necesidad de tener una cuenta corriente abierta en ellas, girando con posterioridad los recibos correspondientes a la cuenta y entidad indicada. El límite de crédito se ha de establecer por contrato y puede ser modificado. Las entidades suelen fijar un límite de crédito máximo para cada tarjeta, aunque el límite puede ser modificado.
  • Revolving o de pago aplazado. Son de modalidad de pago flexible. Permiten devolver el crédito de forma aplazada a través de cuotas periódicas variables en función de las cantidades dispuestas o mediante cuotas fijadas por la persona usuaria (dentro de los límites fijados por la entidad). Con este tipo de tarjetas se podrán financiar las compras, así como los intereses, comisiones y otros gastos relacionados.
  • Tarjetas prepago o monedero. Para realizar pequeños pagos. Una vez que se agote el dinero cargado en dicha tarjeta, podrá volver a recargarse. El importe que puede almacenarse en estas tarjetas suele ser pequeño y son un sustitutivo electrónico de las monedas y los billetes del banco.
  • Tarjetas contactless o sin contacto. Se trata de un tipo de tecnología presenta, tanto en tarjetas de débito como de crédito que permiten realizar los pagos sin introducir la tarjeta en el datáfono sino solo acercando la misma al aparato. Hay que tener en cuenta que para importes menores a 20 euros no se nos solicitará la marcación del código de seguridad o pin.
  • Otros tipos de tarjetas. Se trata, por ejemplo de tarjetas comerciales que son tarjetas de crédito emitidas por establecimientos (grandes supermercados, cadenas de tiendas, etc., y sirven solo para efectuar compras en los establecimientos en cuestión y hasta el límite pactado). Sin embargo, se puede dar el caso de que los centros comerciales trabajan en conjunto con entidades de crédito que son las que emiten la tarjeta. Se cuentan también con las llamadas tarjetas de fidelización que se pueden emitir por establecimientos comerciales o de servicios, con las que se acumulan puntos que sirven para solicitar descuentos en la compra de artículos o pago de servicios.

Para obtener mayor información sobre las tarjetas bancarias puede acceder a la web del Banco de España.

Traspasos y transferencias.

Se definen como traspasos las transferencias realizadas dentro de una misma entidad. Se tratan de operaciones a través de las que se ordena a una entidad bancaria el envío de dinero desde nuestra cuenta a la cuenta de otra persona de la misma o de diferente entidad. En una transferencia es de vital importancia introducir correctamente el número de cuenta (en zona SEPA o Zona Única de Pagos en Euros, se denomina IBAN o Número Internacional de Cuenta Bancaria). Dicho IBAN consta de:

  • 2 letras (en España se corresponden con las letras “ES”), que señalan el país donde se ubica la cuenta.
  • 2 dígitos de control.
  • 20 dígitos que consisten en el denominado Código de Cuenta de Cliente (CCC), que identifican a la entidad y la oficina.

Además, en las transferencias se indican: el concepto por el que se transfiere el dinero, la persona ordenante, la persona beneficiaria, etc., todo ello destinado a la persona receptora de la misma.

Las transferencias pueden clasificarse en:

  • Transferencias SEPA. SEPA es la zona compuesta por los países miembros de la Unión Europea y otros 6 países más (Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, San Marino y Suiza). En la zona SEPA se pueden efectuar y recibir pagos en euros con las mismas condiciones con independencia de que sean o no transfronterizos. En este tipo de transferencias los gastos deberán ser repartidos entre la persona ordenante y la beneficiaria de tal forma que la entidad en la que se ordenó la transferencia cobrará sus gastos a la persona ordenante mientras que la entidad de la persona beneficiaria cobrará a esta sus gastos (a esto se denomina gastos compartidos).
  • Transferencias internacionales. En este caso se envían o reciben fondos entre diferentes países.

Para obtener mayor información sobre los traspasos y transferencias bancarias puede acceder a la web del Banco de España.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Asimismo, podrá acudir al Portal del Cliente Bancario del Banco de España.

Fuente: 
Banco de España
Valora el artículo: