Inicio » Articulos

Tipos de productos y servicios bancarios: cuentas corrientes y libretas de ahorro

De acuerdo con el portal de la clientela bancaria del Banco de España, se identifican las cuentas corrientes, depósitos a la vista y libretas de ahorro. A continuación se ofrece una breve descripción de los mismos.

Etiquetas:

Cuentas corrientes, depósitos a la vista y libretas de ahorro.

Las cuentas bancarias a la vista podrán ser corrientes o de ahorro. En estas últimas el soporte físico será una libreta. Las cuentas a la vista son depósitos en los que su titular tiene derecho al reembolso de su dinero cuando lo solicite y sin penalización. Cada cuenta bancaria tendrá su propio IBAN o código que la identifica formado por 24 caracteres. A estas cuentas a la vista se le podrán asociar tarjetas con las que disponer del dinero.

Antes de proceder a contratar una cuenta, la entidad bancaria deberá informar sobre las condiciones de la misma, así como entregar la oportuna información precontractual comprensiva, por ejemplo, de: las comisiones o gastos a cobrar, la forma de disponer del saldo, condiciones de uso, retribución ofrecida, posibilidad de que el banco la condiciones a la contratación de otros productos o servicios, etc. Cuando se firme el contrato el banco deberá facilitar copia del mismo.

Las cuentas podrán ser de titularidad de una persona (cuenta individual) o de varias (cuenta plural). En estos casos, según la forma de disponer del dinero, se tienen:

  • Cuentas de disposición conjunta o mancomunada, en las que se necesita la firma o autorización de todas las personas titulares (o un número determinado de ellas) para la retirada del dinero.
  • Cuentas de disposición indistinta o solidaria, en las que cualquiera de las personas titulares podrá disponer del dinero sin necesidad de contar con la autorización de las demás.

Además, las personas titulares podrán designar personas autorizadas en la cuenta para que dispongan del dinero en nombre de la persona titular (en cuentas conjuntas, para designar persona autorizada se deberá contar con la firma de todas las personas titulares).

La vida de la cuenta bancaria.

Las cuentas bancarias son normalmente de carácter indefinido, aunque pueden estar sujetas a cambios mientras estén abiertas o activas:

  • Se podrán modificar las condiciones de las mismas por la entidad bancaria siempre que se comuniquen a la clientela con, al menos, 2 meses de antelación (siendo las nuevas condiciones favorables a la clientela, el banco podrá aplicar los cambios de manera inmediata).
  • La denominada cláusula de compensación (el banco puede utilizar el saldo de la cuenta para compensar descubiertos u otras deudas), para ser aplicada, debe estar siempre recogida en el contrato de manera transparente, clara, concreta y sencilla.
  • El denominado descubierto en cuenta (conocido coloquialmente como “estar en números rojos”) es un tipo de crédito que facilita el banco cuando, no existiendo saldo o saldo suficiente en la cuenta, acepta la retirada de fondos, pagos de recibos u otros. Hay que tener en cuenta que los descubiertos en cuenta: hay que devolverlos al banco, generan intereses y tienen la denominada comisión por descubierto. Si se produce un descubierto en la cuenta, la entidad bancaria deberá comunicar a la clientela por escrito los gastos que se generarán en consecuencia.

La cancelación de la cuenta bancaria.

Podrá ser decidida por la entidad bancaria o por la persona titular de la cuenta. En el caso de que sea la entidad quien cancele la cuenta esta posibilidad debe venir contemplada en el contrato, así como que el saldo a favor de la clientela deberá ser puesto a disposición de la persona titular (en este caso, habrá que proceder a la devolución de los medios asociados a dicha cuenta como pueden ser: talonarios de cheques, tarjetas, etc.).

La persona titular podrá cancelar la cuenta en cualquier momento, sin preaviso y de manera gratuita si la cuenta tiene duración indefinida o tiene plazo superior a 6 meses y se desea cerrar antes de esos 6 meses, a lo cual la entidad deberá cancelarla antes de 24 horas desde la solicitud.

La remuneración de la cuenta bancaria.

Se trata de lo que nos paga la entidad bancaria por depositar el dinero en una cuenta. Suele ser muy baja o nula, aunque puede ser más favorable si se realizan domiciliaciones bancarias (nómina, pensión, ingresos periódicos, recibos, pagos de tarjeta, etc.). Si se quiere comparar distintas ofertas existentes en el mercado es recomendable fijarse en la Tasa Anual Equivalente o TAE.

El tipo de interés de la cuenta será libremente acordado en el contrato, pudiendo ser fijo o variable en función de un índice pactado.

Algunas veces la entidad bancaria nos puede ofrecer un bien o producto al abrir una cuenta (es lo que se denomina remuneración en especie). Con respecto a este tipo de remuneración hay que tener en cuenta que:

  • No se trata de un regalo y, por lo tanto, hay que declararlo en el IRPF ya que es un rendimiento sujeto a este impuesto.
  • Es bueno comparar el valor del objeto con los intereses en efectivo que se obtendrían si se contrata una cuenta con remuneración en efectivo.
  • Hay que cumplir unas condiciones para recibir el bien o el producto. Habrá que pagar, en su caso, una penalización si tras recibir el bien o el producto se deja de cumplir tales condiciones.

 

Para obtener mayor información sobre las cuentas corrientes, depósitos a la vista y libretas de ahorro puede acceder a la web del Banco de España.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Asimismo, podrá acudir al Portal del Cliente Bancario del Banco de España.

Fuente: 
Banco de España
Valora el artículo: