Inicio » Articulos

Tipos de productos y servicios bancarios: depósitos a plazo

De acuerdo con el portal de la clientela bancaria del Banco de España, se ofrece una breve descripción sobre los depósitos a plazo, que se pueden contratar si se dispone de un dinero ahorrado que no se va a necesitar por el momento.

Etiquetas:

Los depósitos a plazo consisten en un producto bancario a través de los que se entrega el dinero a una entidad bancaria durante un plazo determinado y a cambio de percibir al final de dicho plazo un determinado rendimiento. Es decir, al final del plazo se obtiene el dinero más los intereses pactados.

Normalmente el dinero puesto en forma de depósito a plazo no se puede recuperar hasta el final del plazo, a menos que en el contrato se indique otra cosa en cuyo caso se podría cancelar de manera anticipada abonando la correspondiente comisión (comisión por cancelación anticipada).

La apertura de un depósito a plazo requiere la oportuna formalización de contrato entre las partes (copia del mismo nos deberá facilitar la entidad), previa la preceptiva información precontractual al respecto en la que se nos informará, de manera clara, suficiente, oportuna y no engañosa, entre otros aspectos de:

  • La duración del contrato.
  • Las comisiones o gastos aplicables.
  • La retribución ofrecida y la posibilidad de que la contratación se condicione a la contratación de otros servicios.
  • La Tasa Anual Equivalente o TAE.

En el contrato se debe contener, como mínimo:

  • El tipo de interés nominal y la TAE.
  • La periodicidad y fechas de devengo y liquidación de intereses, así como los métodos de liquidación.
  • Las comisiones y gastos aplicables.
  • La duración del depósito y, en su caso, las condiciones de la prórroga.
  • Derechos y obligaciones que correspondan a la entidad financiera para la modificación del tipo de interés.
  • Derechos y obligaciones de la clientela en cuanto a la cancelación del depósito y su coste.

En cuanto a la remuneración será la retribución pactada con la entidad, siendo el precio abonado por el dinero que se haya depositado:

  • El tipo de interés es la remuneración que la entidad paga por el dinero depositado. Dicho tipo de interés será libre, pudiendo ser fijo o variable.
  • En ciertas ocasiones, las entidades ofrecen un bien o producto en lugar de ofrecer como remuneración un tipo de interés. Es la denominada remuneración en especie.

Las modalidades más habituales de los depósitos a plazo son:

  • Imposiciones a plazo fijo. El principal (dinero entregado) no se encuentra influido por fluctuaciones (se suele retribuir con un tipo de interés fijo). Si bien puede remunerarse a través de una retribución en especie. A la hora de su contratación, en estos casos habrá que fijarse especialmente en: los plazos, la TAE, la posibilidad de renovación tácita, así como en el coste por la cancelación anticipada.
  • Depósitos estructurados. Se trata de un depósito a plazo determinado, con un rendimiento vinculado a la evolución de un determinado índice o referencia variable. En estos casos hay que poner especial atención a si se encuentra garantizada la devolución del 100% del capital puesto en depósito al final del vencimiento del plazo.

La cancelación del depósito a plazo fijo entes del vencimiento puede realizarse:

  • A instancias de la entidad bancaria. Si así lo contempla el contrato y con un plazo de preaviso a la persona consumidora indicado también en el contrato.
  • A instancias de la clientela. El plazo de vencimiento de los depósitos a plazo fijo debe cumplirse por regla general, aunque es frecuente que ambas partes puedan cancelarlo de manera anticipada si se recoge así en el contrato. La entidad, en estos casos, cobrará a la clientela la oportuna comisión por cancelación anticipada que estuviera recogida en el contrato.

 

Para obtener mayor información sobre los depósitos a plazo puede acceder a la web del Banco de España.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Asimismo, podrá acudir al Portal del Cliente Bancario del Banco de España.

Fuente: 
Banco de España
Valora el artículo: