Inicio » Articulos

La venta segura de alimentos a través de internet

Si se desea vender alimentos por internet, se deben cumplir una serie de requisitos como entidad operadora alimentaria y con respecto a la página web donde se produce la venta. La Agencia Estatal de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha publicado información a modo de folletos informativos sobre la venta de este tipo de productos por internet.
Alimentos e internet

¿Qué legislación debe ser cumplida?

A la hora de proceder a la venta de un producto alimenticio por internet hay que tener en cuenta que los canales habituales para ello son sitios web (de empresas con o sin sede física), redes sociales o plataformas tipo Amazon, Ebay o Alibaba.

Debe saber que las entidades que vendan alimentos por internet deberán cumplir una serie de normas comunitarias y nacionales en materia de seguridad alimentaria, registro alimentario, trazabilidad, etiquetado, así como en materia de protección de datos personales, de protección a la persona consumidora y sobre comercio electrónico.

El incumplimiento de la normativa aplicable puede suponer la imposición de sanciones y la posibilidad del cierre del establecimiento o sitio de internet utilizado.

Requisitos que deben cumplir las entidades que actúen como operadoras alimentarias que vendan sus productos por internet.

- La entidad operadora alimentaria debe estar inscrita en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos (RGSEAA) de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). Si la entidad va a iniciar la venta de alimentos por internet, deberá solicitar la inscripción en tal registro.

- Se debe tener en cuenta que los alimentos comercializados por internet (igual que los comercializados de manera convencional) deben ser seguros, por lo que se ha de extremar las precauciones a la hora de prepararlos y entregarlos a la persona consumidora (especialmente si se trata de alimentos perecederos). En concreto, las entidades operadoras alimentarias:

  • No procederán a comercializar alimentos no seguros.
  • Asegurarán la trazabilidad en toda etapa, así como que se cumplan todos los requisitos legales aplicables.
  • Retirarán los productos alimenticios que no sean seguros, cooperando con las entidades fabricantes y las autoridades.
  • Ante algún producto comercializado que pudiera ser nocivo para la salud, deberán informar a las autoridades sanitarias de manera inmediata.

- Los alimentos perecederos deben ser mantenidos a temperatura segura durante su almacenamiento, transporte y entrega, asegurándose el mantenimiento de esta temperatura segura en los sistemas de envío, y siendo, además, el embalaje adecuado para su utilización con alimentos:

  • Temperatura segura para los alimentos refrigerados: 4 ºC o menos.
  • Temperatura segura para alimentos congelados: -18 ºC o menos.
  • Temperatura segura para alimentos calientes: 65 ºC o más.

- Todas las empresas alimentarias que comercialicen alimentos en general (y las que lo hagan por internet en particular) deberá asegurar la trazabilidad de esos productos a lo largo de todas las etapas. Esta información debe estar recogida en los oportunos registros de la empresa.

- Ante la creencia de que un producto alimenticio, que se está vendiendo o se ha vendido, sea inseguro, la entidad responsable de su venta debe iniciar el proceso de retirada del mercado (informando a la autoridad sanitaria donde radique la razón social de la empresa y a las personas consumidoras). Asimismo, si es necesario, procederá a la recuperación del producto. Como medidas informativas dirigidas a las personas consumidoras en estos casos se tienen:

  • Mostrar aviso destacado en la web o red social donde se vendió el producto afectado.
  • Comunicar directamente a las personas que compraron el alimento afectado a través de internet que dicho producto está siendo retirado del mercado.

La información que, obligatoriamente, debe aparecer en la página web que se encarga de la venta de productos alimenticios.

La página web que comercialice para su venta productos alimenticios debe informar de dos aspectos bien definidos:

  1. Nombre o denominación social; residencia o domicilio o, en su defecto, dirección de uno de sus establecimientos permanentes en España; dirección de correo electrónico y cualquier otro dato que permita la comunicación directa y efectiva.
  2. Datos de inscripción en el Registro Mercantil en el que, en su caso, esté inscrito (o de cualquier otro registro público).
  3. Si la actividad estuviera sometida a autorización administrativa previa, los datos de dicha autorización y la identificación oportuna del órgano competente de su supervisión.
  4. Número de identificación fiscal.
  5. Información clara y exacta sobre el precio del producto, indicando si incluye o no los impuestos aplicables y, en su caso, sobre los gastos de envío.
  6. Los códigos de conducta a los que, en su caso, esté adherido y la manera de consultarlos electrónicamente.
  7. Si se ejerciera una profesión regulada: datos del Colegio Profesional, número de colegiación, título académico oficial o profesional, Estado en el que se expidió tal título y las normas profesionales aplicables.
  • Por otro lado, en cuanto a la información alimentaria facilitada a la persona consumidora, cuando se ofrezca alimentos para la venta por internet:
  1. La responsabilidad de la presencia de la información alimentaria y de que esta sea exacta será de la operadora de la empresa alimentaria con cuyo nombre o razón social se comercialice el alimento.
  2. La responsabilidad de proporcionar la información alimentaria obligatoria antes de que se realice la compra recae en la entidad titular de la página web.

Con respecto a la información alimentaria debe saber que:

  • Se debe recibir la misma información que si se comprara el alimento en una tienda física.
  • Será precisa, clara y fácil de entender y no será engañosa, y no deberá suponer coste adicional.
  • La información alimentaria obligatoria deberá venir, al menos en castellano.
  • La misma deberá estar disponible antes de que se proceda a pagar el producto (a excepción de la fecha de caducidad o de consumo preferente y el lote).
  • Debe aparecer en la web o red social donde se compre el producto (si no se puede mostrar se indicará claramente donde localizar tal información).
  • Cuando se entregue el producto estará disponible por escrito toda la información obligatoria.

Es importante tener en cuenta que está prohibido comercializar productos alimenticios que aseguren que pueden tratar o curar enfermedades, pudiéndose utilizar solo las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables autorizadas por la normativa aplicable.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Asimismo, se podrá ampliar información acudiendo a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

Fuente: 
Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)
Valora el artículo: