Criptomonedas: aspectos esenciales a la hora de invertir o realizar transacciones

Las criptomonedas o monedas virtuales son un tipo de instrumento de pago no regulado por las autoridades oficiales financieras cada vez más utilizado, tanto como inversión, como para realizar transacciones de bienes y servicios. Se recomienda extremar las precauciones a la hora de utilizar las mismas. A continuación, ofrecemos a las personas consumidoras información sobre los aspectos básicos de las mismas, así como los riesgos más comunes en su utilización.
Monedas virtuales sobre un teclado de ordenador

Características esenciales de las criptomonedas o monedas virtuales.

Las criptomonedas o monedas virtuales son un tipo de dinero electrónico que, a diferencia del dinero electrónico convencional, no se encuentra regulado por las entidades financieras oficiales y se encuentra protegido por criptografía como elemento de seguridad.

Se trata de un dinero que no tiene soporte físico. El más popular es el bitcoin, aunque hay muchísimos otros, por ejemplo: ether, litecoin, XRP, siacoin, etc.

Las monedas virtuales o criptomonedas pueden ser utilizadas, por ejemplo:

  • Como sistema para el intercambio de bienes y servicios dentro de una determinada comunidad virtual, de tal forma que se pueden hacer pagos rápidos sin necesidad de personas o entidades intermediarias (en caso de utilizar dinero electrónico convencional, la transacción pasa por la entidad financiera intermediaria, por ejemplo cuando se realiza un transferencia o se paga con tarjeta de crédito).
  • Como medio de inversión, con las expectativas de que tales monedas incrementen su valor en el mercado.

El sistema de utilización de criptomonedas tiene, por lo tanto, una serie de características esenciales:

  • Su utilización no queda respaldada por ningún organismo oficial ni entidad financiera oficial. No se encuentran reguladas por la legislación protectora de la Unión Europea, por lo que las personas que utilicen este tipo de monedas para realizar transacciones comerciales o invertir en ellas, no se podrán beneficiar de las garantías ni de la protección que reconoce la normativa europea ni, por extensión, de la española a los productos financieros que estén controlados por las instituciones oficiales.
  • En bastantes ocasiones las distintas empresas que emiten, custodian y comercializan las criptomonedas se encuentran ubicadas en países exteriores a la Unión Europea por lo que, ante posibles conflictos o incidencias, habría que acudir al marco normativo, si existiera, del país donde estuvieran ubicadas.
  • A la hora de invertir con criptomonedas, hay que tener en cuenta que se encuentran sometidas a un mercado altamente volátil y especulativo, por lo que es muy fácil perder lo invertido. Asimismo, no se encuentran protegidas por organismos de control, como si sucede en España con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para las inversiones de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión.
  • En los casos en que se utilicen criptomonedas para realizar una determinada transacción, por ejemplo, para intercambiarse bienes o servicios, no participan personas ni entidades intermediarias, ya que se producen directamente de persona a persona.
  • Se trata de instrumentos imposibles de falsificar o duplicar habida cuenta del sistema criptográfico utilizado como sistema de seguridad.
  • Las transacciones son irreversibles, es decir, una vez que se ha efectuado el pago, este no puede cancelarse, a no ser que la parte receptora proceda al reembolso de vuelta.

 

Recomendaciones a la hora de utilizar criptomonedas.

Diversos comunicados conjuntos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y del Banco de España, a saber: comunicado conjunto sobre criptomonedas y ofertas iniciales de criptomonedas (ICOs) y comunicado conjunto sobre el riesgo de las criptomonedas como inversión, advierten sobre los riesgos asociados a la hora de utilizar las criptomonedas, así como sobre los riesgos que tienen las criptomonedas como inversión.

Aunque el uso de criptomonedas puede resultar de utilidad, esto no está exento de riesgos. A continuación, se ofrecen una serie de recomendaciones a la hora de hacer uso de las criptomonedas, tanto si se realizan transacciones comerciales, como si se procede a realizar una inversión:

  • Si va a realizar transacciones comerciales utilizando criptomonedas, valore la utilización de otros métodos de pago que están controlados por entidades financieras de carácter oficial como puede ser la utilización de una tarjeta de crédito o transferencias bancarias, ya que, en caso de que se produzca algún problema con la compra, podrá proceder a entablar alguna reclamación o recuperar el dinero abonado a través de la tarjeta de crédito o a través de la transferencia.
  • Tenga en cuenta que la única forma de recuperar el dinero cuando se utilizan criptomonedas, y ya se ha realizado la operación, es que la persona receptora de la operación proceda al reembolso, por lo tanto es aconsejable que antes de adquirir algún producto o servicio utilizando criptomonedas se proceda a estudiar el grado de confianza y los comentarios positivos de la persona vendedora, así como asegurarse de que existen formas de comunicarse con la misma por si surgieran problemas.
  • Antes de realizar la operación, infórmese sobre la forma en que se van a efectuar los hipotéticos reembolsos, si serán en criptomonedas o en otras monedas, ya que el valor de dichas criptomonedas es altamente cambiante.
  • En cuanto a la inversión con criptomonedas, muestre precauciones con la misma, desconfiando de toda aquella persona que asegure que se ganará dinero con total seguridad, que prometa elevados rendimientos en poco tiempo y que, en general, muestre poca transparencia sobre el origen y datos de la empresa que fomenta la inversión.
  • Tenga muchas precauciones a la hora de utilizar plataformas para realizar las operaciones, así como con los dispositivos móviles a través de las cuales se ejecutan. Por ejemplo:
  1. La simple visita a una web de dudosa reputación puede instalar un virus o código malicioso en los dispositivos que se hagan con el control del mismo. Esto puede notarse por una bajada de duración de la batería del dispositivo, o bien una anormal lentitud del mismo.
  2. Verifique que las aplicaciones descargadas en los dispositivos sean las aprobadas por la plataforma de descargas o tiendas de aplicaciones, e infórmese sobre la reputación de las mismas.
  3. Utilice programas antivirus y mantenga los dispositivos actualizados a la última versión del sistema operativo.
  4. Nunca instale aplicaciones que procedan de fuente dudosa o que no le merezcan suficiente confianza.
  5. Nunca acceda a enlaces procedentes de fuentes desconocidas o no confiables que lleguen a través de correo electrónico, o bien a través de mensajes de texto o de redes sociales. Acceda siempre tecleando la dirección oportuna directamente en la barra del correspondiente navegador de Internet.
  6. Asegúrese de que las plataformas utilizadas para operar con este tipo de monedas virtuales sean transparentes y gocen de buena reputación, y, por supuesto, que publiquen con claridad los datos identificativos de la empresa a que pertenecen.
  • Tenga en cuenta que el mundo de las criptomonedas es complejo y puede no ser adecuado para pequeñas personas ahorradoras, debido especialmente a la alta volatilidad del valor de las mismas, lo cual, ante la falta de desconocimiento y experiencia, puede conllevar la pérdida total de la inversión realizada.

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: