Inicio » Artículos

Información sobre el Índice de Precios al Consumo

A continuación se ofrece información básica sobre el Índice de Precios al Consumo (IPC) donde se contempla los productos y servicios que configuran la "cesta de la compra"

Etiquetas:

¿Qué se entiende por Índice de Precios al Consumo?

El Índice de Precios al Consumo (IPC) es un indicador, número o variable que mide cómo varían o fluctúan el conjunto de los precios de bienes y servicios básicos que consumen las familias españolas. Este IPC refleja la variación de los precios de manera conjunta y no individual (por ejemplo, puede haber subida de unos precios y bajada de otros y el IPC del conjunto de los precios de los distintos productos subir).

El IPC nos indica qué es lo que sucede con los precios (si suben o bajan) de un mes a otro, y no indica los precios en sí mismos. Es decir, no recoge el precio de los productos de consumo, sino el aumento o decremento de los mismos (presentado como porcentaje medio de esos productos).

El organismo encargado de la elaboración o cálculo del IPC en España es el Instituto Nacional de Estadística (INE) (http://www.ine.es). Cada mes el INE recopila datos y publica el IPC de manera mensual.

Si los precios evolucionan al alza se dice que hay inflación (incremento de los precios y servicios). La inflación siempre vendrá referenciada en el marco de un determinado periodo (no quiere decirse, por ejemplo, que si la inflación baja los precios bajan, ya que con una inflación menor los precios siguen subiendo pero a un menor ritmo que en el pasado). Si los precios, por el contrario, evolucionan hacia la baja, se dice que hay deflación (decremento de los precios y servicios).

- ¿Qué nos indica el IPC?

A nivel estadístico el IPC se suele utilizar como:

  • Indicador de la inflación.
  • Deflactor de las Cuentas Nacionales o contabilidad nacional.
  • Actualización de las deudas.
  • Estimador del costo de la vida.
  • Queda referido en los salarios y en las pensiones.

El IPC resulta fundamental para saber cómo evoluciona el coste de la vida y es esencial para conocer la inflación. Si, por ejemplo, el IPC sube de un periodo a otro un 2%, esto quiere decir que las familias deberán gastar un 2% más que en el anterior periodo para adquirir esos productos (considerados de manera conjunta y no individual). De este modo, y a grandes rasgos, el IPC se configura como un estimador del costo de la vida (que no de bienestar), ya que, por ejemplo, si sube el IPC y nuestros sueldos no lo hacen en consonancia, nuestro nivel adquisitivo será menor.

- ¿Qué bienes o servicios quedan contemplados en el cálculo del IPC?

Se trata de los productos que configuran la denominada “cesta de la compra”. El IPC se elabora teniendo en cuenta una serie seleccionada de productos y servicios divididos en grupos y subgrupos, considerándose sólo los bienes más habituales y más relacionados con la economía familiar. Se trata de 12 grandes grupos:

  • Alimentos y bebidas no alcohólicas.
  • Bebidas alcohólicas y tabaco.
  • Vestido y calzado.
  • Vivienda.
  • Menaje.
  • Medicina.
  • Transporte.
  • Comunicaciones.
  • Ocio y cultura.
  • Enseñanza.
  • Hoteles, cafés y restaurantes.
  • Otros bienes y servicios.

Con respecto, por ejemplo, a las viviendas, para el cálculo del IPC, no se tienen en cuenta los gastos de compra de las mismas, ni los gastos financieros asociados a las mismas, aunque sí se incluyen los alquileres.

El INE realiza una ponderación diferente de cada uno de los grupos, lo cual implica que no todos los grupos tienen el mismo peso a la hora de definirse el IPC. La ponderación se establece en virtud de la importancia que tienen determinados artículos en el gasto de la familia. De acuerdo con los datos del INE, las ponderaciones (en %) de los distintos grupos para el año 2013 son las siguientes:

  • Alimentos y bebidas no alcohólicas  18,26
  • Bebidas alcohólicas y tabaco  2,82
  • Vestido y calzado  8,08
  • Vivienda  12,43
  • Menaje  6,54
  • Medicina  3,18
  • Transporte  15,23
  • Comunicaciones  3,82
  • Ocio y cultura  7,44
  • Enseñanza  1,45
  • Hoteles, cafés y restaurantes  11,36
  • Otros bienes y servicios  9,36

La interpretación de estos datos es la siguiente: una familia media gasta más en alimentos y bebidas no alcohólicas; transporte; vivienda u hoteles, cafés y restaurantes que, por ejemplo, en bebidas alcohólicas y tabaco; medicina; comunicaciones; enseñanza o menaje. Esto queda reflejado en las distintas ponderaciones otorgadas a los distintos grupos de productos, lo cual se refleja en el IPC y, por tanto, en la inflación.

Las ponderaciones no son fijas, sino que se van actualizando de manera periódica pues los hábitos de consumo de las familias pueden cambiar. Ni que decir tiene, que el IPC se ve afectado por las épocas del año. Por ejemplo:

  • En épocas navideñas hay productos que suben sus precios (alimentos).
  • En épocas de rebajas hay productos que bajan el precio (textiles, etc.).

- ¿Qué efectos puede tener una variación en el IPC?

Cuando el IPC (nivel de variación de los precios) sube con respecto a un periodo de medida anterior, sin que vaya en consonancia con una subida proporcional de los salarios, se produce una pérdida de poder adquisitivo por parte de las familias.

Una subida del IPC se traduce en una inflación de los precios y, por lo tanto, se afecta a la renta disponible por las familias. Esto se podría traducir en una reducción del consumo puesto que la cesta de la compra se encarece.

La subida del IPC se traduce, asimismo, en una pérdida de competitividad de cara a los mercados exteriores ya que al aumentar los precios del producto se hace más difícil venderlos al exterior (un país con mayor inflación presenta una desventaja competitiva respecto a otro país con menor inflación).

Valora el artículo: 
5