Inicio » Articulos

Actos de competencia desleal

Se considera desleal con relación a las personas consumidoras y usuarias cualquier conducta de una empresa o profesional que sea contrario a la buena fe, que puede influir de manera significativa en el comportamiento económico de la persona consumidora.

Etiquetas:

El comportamiento económico que puede resultar influido por las prácticas comerciales desleales incluye: la selección de una oferta o empresa que la ofrece, la contratación de un bien o servicio, el pago del precio, la conservación del bien o servicio y el ejercicio de los derechos contractuales.

De acuerdo con la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal, dentro de las prácticas desleales se incluyen, entre otras: actos de engaño, actos de confusión, omisiones engañosas, prácticas agresivas, actos de denigración, actos de comparación, actos de imitación, violación de secretos, venta a pérdida, así como todo tipo de publicidad ilícita de la Ley 38/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad.

Actos de engaño.

Cualquier conducta que contenga información falsa o información que, siendo veraz, por su contenido o presentación induzca o pueda inducir a error en las personas destinatarias, de tal modo que pueda influir en su comportamiento económico, siempre que influya sobre:

  • La existencia o la naturaleza del bien o servicio.
  • Las características principales del bien o servicio.
  • La asistencia posventa a la clientela y el tratamiento de las reclamaciones.
  • El precio o su modo de fijación, o la existencia de alguna ventaja con respecto al precio.
  • La necesidad de un servicio  o de una pieza, sustitución o reparación.
  • La naturaleza, las características y los derechos de la empresa o profesional.
  • Los derechos legales o convencionales de la persona consumidora o los riesgos que este pueda correr.

Actos de confusión.

Comportamiento que resulta idóneo para crear confusión con la actividad, prestaciones o el establecimiento ajenos.

Omisiones engañosas.

Omisión u ocultación de la información necesaria para que la persona destinataria adopte o pueda adoptar una decisión económica con el debido conocimiento de causa. Asimismo, se considerará igualmente desleal si la información que se ofrece es:

  • Poco clara, ininteligible, ambigua.
  • No se ofrece en el momento adecuado.
  • No se da a conocer el propósito comercial de la práctica, cuando no resulte evidente por el contexto.

Prácticas agresivas.

Todo comportamiento que, teniendo en cuenta sus características y circunstancias, sea susceptible de reducir significativamente, mediante acoso, coacción, incluso con el uso de la fuerza, o influencia indebida (el uso de una posición de poder), la libertad de elección o conducta de la persona destinataria con relación al bien o servicio, y que pueda afectar o afecte su comportamiento económico.

Actos de denigración.

Realización o difusión de manifestaciones sobre la actividad, las prestaciones, el establecimiento o las relaciones mercantiles de una entidad tercera, con el objeto de menoscabar su crédito en el mercado (a no ser que sean exactas, verdaderas y pertinentes).

Actos de comparación.

La comparación pública (incluida la publicidad comparativa), mediante la alusión explícita o implícita a una entidad competidora estará permitida si se cumple con lo siguiente:

  • Los bienes o servicios comparados deberán tener la misma finalidad o satisfacer las mismas necesidades.
  • La comparación se hará de modo objetivo entre una o más características esenciales, pertinentes, verificables y representativas de los bienes y servicios, entra las cuales podrá incluirse el precio.
  • En el caso de productos amparados por una denominación de origen o indicación geográfica, denominación específica, etc., la comparación solo podrá hacerse con otros productos de la misma denominación.
  • No podrán presentarse bienes o servicios como imitaciones o réplicas de otros a los que se aplique una marca o nombre comercial protegido.

Actos de imitación.

La imitación de prestaciones e iniciativas empresariales o profesionales ajenas es libre, salvo que estén amparadas por un derecho de exclusiva.

Un acto de imitación se considerará desleal:

  • Cuando la imitación resulte idónea para generar por parte de las personas consumidoras una asociación con respecto a la prestación o implique un aprovechamiento  de la reputación ajena.
  • Cuando comporte la imitación sistemática de las prestaciones  e iniciativas empresariales o profesionales de una entidad competidora, con el objetivo de impedir u obstaculizar su desarrollo en el mercado y exceda de lo que se pueda considerar una respuesta natural del mercado.

Violación de secretos.

Se considerará desleal la violación de secretos empresariales.

Violación de normas.

Se considerará desleal valerse en el mercado de una ventaja competitiva significativa adquirida infringiendo las normas, así como la contratación de personas extranjeras sin autorización para trabajar.

La venta a pérdida.

La fijación de los precios es libre. Sin embargo, la venta realizada a bajo coste o bajo precio de adquisición será considerada desleal en los siguientes casos:

  • Cuando sea susceptible de inducir a error a las personas consumidoras acerca del nivel de precios de otros productos o servicios del mismo establecimiento.
  • Cuando tenga por objeto desacreditar la imagen de un producto o de un establecimiento ajeno.
  • Cuando forme parte de una estrategia encaminada a eliminar a una entidad competidora o grupos de entidades competidoras del mercado.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: