Inicio » Articulos

Tipos de prácticas comerciales agresivas

Con la publicidad agresiva se quiere conseguir, por medio del acoso o la coacción o influencia indebida, que las personas consumidoras vean alterada su libertad a la hora de elegir un determinado producto o servicio. Se trata, por lo tanto, de un tipo de publicidad desleal y, por lo tanto ilícita.

Etiquetas:

Las prácticas agresivas se consideran desleales. Se pueden destacar las siguientes:

1) Prácticas agresivas por coacción.

  • Aquellas prácticas comerciales que hagan creer a la persona consumidora o usuaria que no pueden abandonar el establecimiento de la empresa o profesional o el local en el que se realice la práctica comercial, hasta haber contratado (salvo que tal conducta sea constitutiva de infracción penal).

2) Prácticas agresivas por acoso.

  • Realizar visitas en persona al domicilio de la persona consumidora o usuaria, ignorando sus peticiones para que la empresa o profesional abandone su casa o no vuelva a personarse en ella.
  • Realizar propuestas no deseadas y reiteradas por teléfono, fax, correo electrónico u otros medios de comunicación a distancia (salvo que estén justificadas para hacer cumplir una obligación contractual). En estos casos:
  1. La empresa o profesional deberá utilizar en sus comunicaciones sistemas que permitan a la persona consumidora dejar constancia de su oposición a seguir recibiendo propuestas comerciales de dicha empresa o profesional.
  2. Para que la persona consumidora o usuaria pueda ejercer su derecho a manifestar su oposición a recibir propuestas comerciales no deseadas, si estas se efectúan por teléfono, las llamadas deben hacerse desde un número de teléfono identificable.

3) Prácticas agresivas con relación a las personas menores de edad.

  • Incluir en la publicidad una incitación directa a niños y niñas para que adquieran bienes o usen servicios, o convenzan a sus padres y madres u otras personas adultas de que contraten los bienes o servicios anunciados.

4) Otras prácticas agresivas.

  • Exigir a la persona consumidora o usuaria que desee reclamar una indemnización por contrato de seguro, la presentación de documentos razonablemente no necesarios para determinar la existencia de un siniestro y, en su caso, el importe de los daños resultantes del mismo. Asimismo, dejar sin responder la correspondencia al respecto, con la finalidad de disuadirlo de ejercer sus derechos.
  • Exigir el pago inmediato o aplazado, la devolución o la custodia de bienes o servicios suministrados por la persona comerciante que no hayan sido solicitados por la persona consumidora o usuaria (salvo que el bien o servicio en cuestión sea un bien o servicio de sustitución suministrado en virtud de un contrato a distancia).
  • Informar expresamente a la persona consumidora o usuaria de que el trabajo o el sustento de la empresa o profesional corren peligro si la persona consumidora no contrata el bien o servicio.

 

Si necesita información o asesoramiento en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: