La garantía de los productos de consumo

La garantía de los productos de consumo es un derecho reconocido por la ley a las personas consumidoras y usuarias frente a las faltas de conformidad de los productos de consumo contratados con una empresa o persona que los venda o comercialice.

Etiquetas:

Índice de contenidos.

 

¿Qué es la garantía de los bienes de consumo?

Las empresas vendedoras deben entregar a las personas consumidoras bienes y productos de consumo que sean conformes con lo que estas han contratado. Precisamente la garantía de los bienes de consumo es la herramienta con que cuentan las personas consumidoras para hacer frente a las faltas de conformidad que se presenten en las operaciones de compra de bienes y productos de consumo por parte de las personas consumidoras.

Salvo prueba en contra, se entenderá que los productos son conformes con el contrato siempre que cumplan todos los requisitos enumerados a continuación:

  • El producto se ajusta a la descripción realizada por la persona que los vende y posee las cualidades del producto que la persona vendedora haya presentado a la persona consumidora.
  • El producto es apto para los usos a que, de ordinario, se destinen los productos del mismo tipo.
  • El producto es apto para cualquier uso especial requerido por la persona consumidora y puesto en conocimiento a la persona vendedora en el momento de celebración del contrato.
  • El producto tiene la calidad y prestaciones habituales de un producto del mismo tipo que la persona consumidora pueda fundamentadamente esperar, de acuerdo con su naturaleza y con las declaraciones sobre las características concretas de los productos realizadas por la persona que los venden.

Un producto no será conforme con el contrato de compraventa previamente firmado:

  • Cuando haya habido una incorrecta instalación del producto (si esta instalación estaba incluida en el contrato de compraventa o suministro y haya sido realizada por la persona que lo vende o bajo su responsabilidad).
  • Cuando la persona consumidora haya realizado la instalación defectuosa debido a un error en las instrucciones de instalación.

Hay que tener en cuenta que este principio de no conformidad no es válido cuando la persona consumidora, al celebrar el contrato, ya conocía de la existencia de esa falta de conformidad o defecto.

 

¿A qué se aplica el régimen jurídico sobre la garantía de los bienes de consumo?

El régimen legal de garantías de bienes de consumo es aplicable:

  • A los contratos de compraventa de productos (electrodomésticos, ropa, calzado, vehículo,…).
  • A los contratos de suministro de productos que hayan de producirse o fabricarse (muebles, cortinas,…).
  • Al agua o al gas, cuando estén envasados para la venta en volumen delimitado o cantidades determinadas (botellas, bombonas,…).

El régimen de garantías de bienes de consumo no es aplicable:

  • A los productos adquiridos mediante venta judicial.
  • Al agua o al gas, cuando no estén envasados para la venta en volumen delimitado o cantidades determinadas.
  • A la electricidad.
  • A los productos de segunda mano adquiridos en subasta administrativa a la que las personas consumidoras puedan asistir en persona.

 

¿Qué ha de existir para que se aplique el régimen de la garantía de los bienes de consumo?

Para que puede ser de aplicación el régimen de garantías y, por lo tanto, puedan reclamarse los derechos inherentes a las garantías de los bienes y productos de consumo:

  • Por un lado, debe existir una persona física o jurídica que intervenga de modo ajeno a su actividad profesional o empresarial, es decir con consideración de persona consumidora final.
  • Por otro lado, debe participar una entidad o empresa que se dedique a la compraventa o suministro de productos considerados de consumo.

Por lo tanto, cuando la relación que se establece sea entre particulares o entre empresas entonces no se aplicará el régimen de las garantías.

 

¿Que tipos de garantías de consumo existen?

La garantía legal de los bienes y productos de consumo.

Se trata de la garantía que la ley otorga como derecho inapelable cuando se da una relación de consumo y comprende a los productos a los que se les aplica el régimen de garantías.

¿Qué derechos comporta la garantía legal ante las faltas de conformidad?

  • Derecho de reparación.
  • Derecho de sustitución.
  • Derecho a la rebaja del precio.
  • Derecho a la resolución del contrato.

¿De qué plazos se dispone para aplicar la garantía legal de los productos de consumo?

Si se trata de un producto nuevo, la persona que lo vende responderá de las faltas de conformidad o los defectos en el plazo de 2 años siguientes a la fecha en que se entregó el producto.

Si se trata de un producto de segunda mano, la parte vendedora y la persona consumidora podrán pactar un plazo menor al de 2 años, que no podrá ser inferior a 1 año desde que se entregara el producto. En este sentido, pueden darse una serie de opciones:

  • No se ha pactado ningún plazo de garantía: se aplicará el plazo general de los 2 años de garantía.
  • Se ha pactado un plazo de garantía menor de 1 año: el pacto se considera nulo y se aplicará el plazo general de 2 años de garantía.
  • Se ha pactado un plazo de garantía superior a 1 año, e inferior a 2 años: se aplicará entonces el plazo de garantía pactado.

Salvo prueba en contrario, la entrega del producto se entenderá realizada en el día que figure en la factura o tique de compra, o en el albarán de entrega correspondiente si este fuera posterior. Será este momento a partir del que empieza a correr el plazo de la garantía.

¿Qué sucede si el defecto o la falta de conformidad surge en los primeros 6 meses, tanto si se trata de un producto nuevo, como de segunda mano?

En este caso, se presumirá que el defecto o falta de conformidad ya existía cuando el producto fue entregado (defecto de origen o de fábrica del producto).

Será la persona vendedora la que deba demostrar que el defecto o falta de conformidad no es de origen sino que se debe, por ejemplo, a un mal uso o mantenimiento dado por la persona consumidora.

¿Y si el defecto o la falta de conformidad surge a partir de los 6 primeros meses y hasta los 2 años?

La persona consumidora debe seguir dirigiéndose a la parte vendedora para conseguir reparar la falta de conformidad del bien, pero en este caso la presunción de que el defecto viene de fábrica no existe.

¿Ante quién debe ejercerse los derechos que conforman la garantía legal?

Ante la persona vendedora del producto en cuestión, ya que esta responde ante las faltas de conformidad o defectos producidos durante el plazo de garantía.

Sólo en casos en que a la persona consumidora le resulte imposible o le suponga una carga excesiva dirigirse a la persona que lo vende (en casos, por ejemplo, de cierre de la tienda donde se adquirió el producto o bien de compra en otra región o país europeo distinto), podrá directamente reclamar y exigir su derechos a la entidad fabricante o productora.

¿Cómo se ejercen los derechos en materia de garantías de bienes de consumo?

Toda persona consumidora que encuentre alguna falta de conformidad en productos en garantía podrá optar por exigir la reparación del mismo, su sustitución, a rebaja del precio o la resolución del contrato.

En cuanto a la reparación y la sustitución del producto presentan una serie de características:

  • La persona consumidora podrá optar entre exigir la reparación o sustitución del producto, salvo que una de estas dos opciones resulte objetivamente imposible o desproporcionada.
  • Desde que la persona consumidora comunique a la parte vendedora la opción elegida, ambas partes habrán de atenerse a ella.
  • Se considerará desproporcionada una opción con respecto a la otra, cuando se imponga a la parte vendedora costes no razonables (considerando el valor del producto si no hubiera falta de conformidad), la relevancia de la falta de conformidad y si la opción alternativa se pudiera realizar sin inconvenientes para la persona consumidora.
  • Ambas serán gratuitas para la persona consumidora. Esta gratuidad comprenderá los gastos necesarios para la subsanación de la no conformidad de los productos con el contrato (en especial: gastos de envío, costes relacionados con la mano de obra y los materiales).
  • Deberán realizarse en un plazo razonable y sin mayores inconvenientes para la persona consumidora.
  • La reparación suspende el cómputo de los plazos de garantía. El periodo de suspensión empieza desde que la persona consumidora pone el producto a disposición de la parte vendedora y termina con la entrega a la persona consumidora del producto ya reparado (el plazo de garantía comienza de nuevo a correr cuando se entregue a la persona consumidora el producto reparado). A estos efectos, la parte vendedora o que realice la reparación:
  1. Facilitará justificación documental de le entrega del producto en la que constará la fecha de la entrega y la falta de conformidad observada.
  2. Entregará, junto al producto reparado, justificación documental de la entrega en la que conste la fecha de esta y la reparación efectuada.
  • En el caso de que un producto sea reparado durante el periodo de garantía, la mencionada reparación cuenta con una garantía de 6 meses durante los cuales la entidad vendedora responderá de las faltas de conformidad surgidas con relación a dicha reparación.
  • Si finalizada la reparación y entregado el producto, este sigue siendo no conforme con lo contratado, la persona consumidora podrá exigir la sustitución del mismo, salvo que esta opción resultara desproporcionada, la rebaja del precio o la resolución del contrato.
  • La sustitución suspende los plazos de garantía establecidos, desde el ejercicio del derecho hasta la entrega del nuevo producto (el plazo de garantía volverá a activarse cuando se proceda a la sustitución y efectiva entrega del producto sustituto a la persona consumidora). Con respecto a esta sustitución, la parte vendedora o que proceda a la sustitución:
  1. Facilitará justificación documental de le entrega del producto en la que constará la fecha de la entrega y la falta de conformidad observada.
  2. Entregará, junto al producto sustituido, justificación documental de la entrega en la que conste la fecha de esta.
  • Por otro lado, y con respecto a la sustitución:
  1. Al producto sustituto cuya falta de conformidad se manifieste en los 6 primeros meses posteriores a su entrega, se presumirá que dicha no conformidad ya existía cuando tal producto sustituto fue entregado.
  2. Al producto sustituto no se le aplicará un nuevo periodo de 2 años de garantía, sino que se activará el plazo restante que quedara por cumplirse.
  3. No se podrá exigir en el caso de productos no fungibles (aquellos que no pueden ser sustituidos por otros al ser únicos), ni en el caso de los productos de segunda mano.
  • Si entregado el producto sustituto y entregado este siguiera siendo no conforme con el contrato, se podrá exigir la reparación del producto, salvo que resulte desproporcionado, la rebaja del precio o la resolución del contrato.
  • La persona consumidora deberá informar a la parte vendedora sobre la falta de conformidad observada en el plazo de 2 meses desde que tuvo conocimiento de ella. Si esto no se haciera, no implica la pérdida de la garantía, pero de los daños o perjuicios ocasionados de manera efectiva por el retraso de la comunicación deberá responder la persona que consume.
  • La rebaja del precio o la resolución del contrato procederán, a elección de la persona consumidora:
  1. Cuando la reparación o sustitución del producto en garantía no fueran posibles.
  2. Cuando la reparación o sustitución del producto en garantía no se realizaran en un plazo razonable o sin mayores inconvenientes para la persona consumidora.
  • La rebaja del precio deberá ser proporcional a la diferencia que haya entre:
  1. El valor del producto conforme con el contrato.
  2. El valor del producto con la falta de conformidad cuando fue entregado a la persona consumidora.
  • La resolución del contrato no procederá cuando la falta de conformidad o defecto sea de escasa importancia.

La garantía comercial de los bienes y productos de consumo.

Es aquella ofrecida de manera voluntaria por la persona vendedoraadicional a la garantía legal.

Deberá ser formalizada, al menos en castellano, y, a petición de la persona consumidora, por escrito o en cualquier otro soporte duradero y directamente disponible para la persona que consume y que sea accesible a esta.

Expresará necesariamente la siguiente información:

  • El bien o servicio sobre el que recaiga la garantía.
  • El nombre y dirección de la entidad garante.
  • Que la garantía no afecta a los derechos legales de la persona consumidora ante la falta de conformidad del producto.
  • Los derechos, adicionales a los legales, que se conceden a la persona consumidor como titular de la garantía.
  • Plazo de duración de la garantía y su alcance territorial.
  • Vías de reclamación de que dispone la persona consumidora.

En los productos de naturaleza duradera (aparatos informáticos, electrodomésticos, vehículos, etc.):

  • Deberá entregarse, en todo caso, a la persona consumidora la garantía comercial formalizada por escrito o en cualquier soporte duradero aceptado por la persona consumidora, y con el contenido mínimo expresado con anterioridad.
  • La persona consumidora tendrá derecho a un adecuado servicio técnico y a la existencia de repuestos durante el plazo mínimo de 5 años a partir de la fecha en que el producto deje de fabricarse.

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: 
4