Inicio » Articulos

La economía circular

La implantación de la denominada economía circular supone un cambio de modelo económico y social basado en el aprovechamiento máximo u optimización de las materias primas o recursos, reduciendo todo lo que sea posible la generación de residuos.
Economía circular

¿Qué implica la economía circular?

La implantación de la economía circular supone el alargamiento del ciclo de vida de los productos, ya que estos se comparten, reutilizan, reciclan, rediseñan, reparan, renuevan, siempre que sea viable para que así se mantengan el máximo tiempo posible dentro del ciclo productivo, lo cual conlleva una reducción al mínimo en la generación de residuos.

Un producto que llega al final del ciclo de vida para el que fue creado puede, a través de la economía circular, mantenerse dentro del mercado en la medida en que esto sea posible. Se pretende, además, que los residuos que se generen puedan ser recursos utilizados de nuevo, creándose de este modo un valor añadido a los residuos generados.

La economía circular es la antítesis de la economía lineal predominante fomentada por el consumo insostenible e irracional de los recursos naturales, en la que se aplica la regla del “extraer – fabricar – usar – desechar”.

La transición desde la economía lineal a la circular supone por lo tanto que:

  • El valor de los productos, los materiales y los recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible.
  • Se reduzca al mínimo la generación de residuos. 

Justificación de la implantación de la economía circular.

La más evidente es la limitación de los recursos naturales en nuestro planeta, lo cual unido al crecimiento continuo de la población hace que sea cada vez más necesario y urgente acudir a un modelo económico basado en la utilización racional de dichos recursos naturales y con la menor generación de residuos a través de la introducción de los materiales, de nuevo, en la economía (consumo responsable y sostenible).

La economía lineal del “usar y tirar” tiene drásticas consecuencias medioambientales, favoreciendo el calentamiento global que provoca el cambio climático. La consecución de una economía más circular puede mitigar las consecuencias del imparable cambio climático.

No hay que olvidar que el enfoque a una economía circular conlleva, además de beneficios medioambientales, otra serie de aspectos positivos:

  • Mejora de la seguridad en el suministro de las materias primas.
  • Protección de las empresas contra la escasez de recursos y la volatilidad de los precios.
  • Creación de nuevas oportunidades empresariales, así como formas innovadoras y más eficientes de producir y consumir.
  • Creación de puestos de trabajo a escala local, así como oportunidades para la integración y cohesión social.
  • Suministro a las personas consumidoras de productos más duraderos, innovadores, a precios más competitivos.
  • Mejor calidad de vida.

La implantación de la economía circular supone uno de los hitos que pueden hacer mitigar el cambio climático. Pero para llegar a ello hace falta un cambio de mentalidad y actitud por parte de todos y todas (desde la clase política y las administraciones hasta las empresas, pasando por la ciudadanía).

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Asimismo, para ampliar información sobre economía circular, puede acudir a la web del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Valora el artículo: