Inicio » Articulos

La economía circular

La implantación de la denominada economía circular supone un cambio de modelo económico y social basado en el aprovechamiento máximo u optimización de las materias primas o recursos, reduciendo todo lo que sea posible la generación de residuos.
Economía circular

ÍNDICE DE CONTENIDOS.

 

Implicaciones de la economía circular.

La denominada economía circular es aquellas en la que el valor de los productos, recursos y materiales se mantienen durante el mayor tiempo posible dentro del flujo de la economía, a la par que se reducen al mínimo los residuos producidos.

La implantación de la economía circular supone el alargamiento del ciclo de vida de los productos, ya que estos se comparten, reutilizan, reciclan, rediseñan, reparan, renuevan, siempre que sea viable para que así se mantengan el máximo tiempo posible dentro del ciclo productivo, lo cual conlleva una reducción al mínimo en la generación de residuos.

Un producto que llega al final del ciclo de vida para el que fue creado puede, a través de la economía circular, mantenerse dentro del mercado en la medida en que esto sea posible. Se pretende, además, que los residuos que se generen puedan ser recursos utilizados de nuevo, creándose de este modo un valor añadido a los residuos generados.

La economía circular es la antítesis de la economía lineal predominante fomentada por el consumo insostenible e irracional de los recursos naturales, en la que se aplica la regla del “extraer – fabricar – usar – desechar”.

La transición desde la economía lineal a la circular supone por lo tanto que:

  • El valor de los productos, los materiales y los recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible.
  • Se reduzca al mínimo la generación de residuos. 

Justificación de la implantación de la economía circular.

La más evidente es la limitación de los recursos naturales en nuestro planeta, lo cual unido al crecimiento continuo de la población hace que sea cada vez más necesario y urgente acudir a un modelo económico basado en la utilización racional de dichos recursos naturales y con la menor generación de residuos a través de la introducción de los materiales, de nuevo, en la economía (consumo responsable y sostenible).

La economía lineal del “usar y tirar”, basado en un modelo lineal de la economía, tiene drásticas consecuencias medioambientales, favoreciendo el calentamiento global que provoca el cambio climático. Se trata, por otro lado, de una economía basada en una gran dependencia de las materias primas, lo cual provoca riesgos de suministros, precios elevados de las mismas provocados por su volatilidad. La consecución de una economía más circular puede mitigar las consecuencias del imparable cambio climático.

No hay que olvidar que el enfoque a una economía circular conlleva, además de beneficios medioambientales, otra serie de aspectos positivos:

  • Mejora de la seguridad en el suministro de las materias primas.
  • Protección de las empresas contra la escasez de recursos y la volatilidad de los precios.
  • Creación de nuevas oportunidades empresariales, así como formas innovadoras y más eficientes de producir y consumir.
  • Creación de puestos de trabajo a escala local, así como oportunidades para la integración y cohesión social.
  • Suministro a las personas consumidoras de productos más duraderos, innovadores, a precios más competitivos.
  • Mejor calidad de vida.

La implantación de la economía circular supone uno de los hitos que pueden hacer mitigar el cambio climático. Pero para llegar a ello hace falta un cambio de mentalidad y actitud por parte de todos y todas (desde la clase política y las administraciones hasta las empresas, pasando por la ciudadanía). 

 

La Economía Circular en la Unión Europea.

El Plan de Acción de economía circular de 2015: "Cerrar el Círculo".

El Plan de Acción de la Unión Europea para la economía circular, fue lanzado en diciembre de 2015. Con respecto a tal Plan:

  • Establecía una serie de medidas, en total 54, para cerrar el círculo del ciclo de vida de los productos, estimando precios la actuación en los siguientes 5 años para avanzar en la transición hacia una economía circular en la unión Europea. 
  • Determinó 5 sectores prioritarios en la transición a la economía circular: plásticos; residuos o desperdicios alimentarios; materias primas críticas; construcción y demolición; biomasa y biomateriales.
  • Se estableció, como básica, una estrecha cooperación con los Estados miembros, las regiones, los municipios, las empresas, los organismos de investigación, la ciudadanía y otras partes interesadas para llevar a cabo la transición a la economía circular, así como la coherencia entre las acciones internas y externas a la Unión Europea que tendrá como consecuencia la ejecución de los compromisos a nivel mundial, en particular la Agenda de Desarrollo Sostenible para 2030 de las Naciones Unidas y la Alianza del G7 sobre eficiencia de los recursos.
  • Contribuye a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030, especialmente el objetivo sobre la producción y consumo responsables.

Las medidas establecidas en el Plan de Acción incluyen acciones desde diversas perspectivas:

  • La producción.
  • El consumo.
  • La gestión de residuos.
  • Mercado de materias primas secundarias.
  • Medidas sectoriales (plásticos, residuos alimentarios, materias primas críticas, construcción y demoliciones, biomasa y biomateriales).
  • Innovación e inversiones.

Como continuación de las acciones realizadas desde 2015, la Comisión Europea lanzó en 2018 una serie de iniciativas dentro del Plan, siendo las más destacada la Estrategia Europea para el plástico en una economía circular, con sus Anexos, así como la Estrategia de sostenibilidad para las sustancias químicas.

Asimismo, se lanzó un paquete de medidas legislativas de economía circular en forma de Directivas referentes a:

  • Vehículos al final de su vida útil.
  • Pilas y acumuladores de residuos y residuos de pilas y acumuladores.
  • Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.
  • Vertido de residuos.
  • Residuos.
  • Envases y residuos de envases.
  • Reducción del impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente.

El Pacto Verde Europeo.

La Comisión Europea presentó el 11 de diciembre de 2019 el Pacto Verde Europeo, como hoja de ruta para hacer que la economía de la Unión Europea sea sostenible transformando los retos en materia de clima y medio ambiente en oportunidades, y haciendo que la transición sea justa e integradora. Mediante este Pacto se impulsa el uso eficiente de los recursos mediante:

  • El paso a una economía limpia y circular.
  • La detención del cambio climático.
  • La reversión de la pérdida de biodiversidad.
  • La reducción de la contaminación.

 Este Pacto abarca a todos los sectores de la economía, especialmente los de transporte, la energía, la agricultura, los edificios y las industrias.

Como complemento a este Pacto, la Comisión también trabaja sobre la Estrategia sobre Biodiversidad para 2030, la nueva estrategia industrial, el Plan de Acción de la Economía Circular, la Estrategia "de la granja a la mesa" de alimentación sostenible y propuestas para una Europa sin contaminación.

El Plan de Acción de Economía Circular de 2020.

Como continuación del Plan de Acción de 2015, la Unión Europea adopta un nuevo Plan de Acción de Economía Circular: por una Europa más limpia y más competitiva, que incluye iniciativas a lo largo de todo el ciclo de vida de los productos y el fomento del consumo sostenible y que los recursos se mantengan en el flujo económico durante el mayor tiempo posible.

Con este nuevo Plan se pretende:

  • Que los productos sean más sostenibles.
  • El empoderamiento de las personas consumidoras y de las entidades compradoras públicas.
  • Enfocar las miras a los sectores que utilizan más recursos y en los que el potencial de circularidad es mayor, por ejemplo: los productos electrónicos y las tecnologías de la información; las baterías y vehículos; los envases y embalajes; los plásticos; los productos textiles; el sector de la construcción y los edificios; y los productos alimentarios, el agua y los nutrientes.
  • La generación de menos residuos.
  • Extender la circularidad a personas, regiones y ciudades. 

 

La Economía Circular a nivel nacional.

La Economía Circular es un elemento fundamental para la transición a un modelo de desarrollo sostenible. A nivel nacional, se elaboró una Estrategia de Economía Circular, precedida de una Jornada de debate de la mencionada Estrategia, así como de un Pacto por una Economía Circular, de cara a la implicación de los principales agentes económicos y sociales de España en la transición hacia el nuevo modelo de circularidad, basado en una serie de acciones, entre las que destacan:

  • Reducción del uso de los recursos naturales no renovables.
  • Reutilización de los materiales contenidos en los residuos como materias primas (siempre que se garantice la salud de las personas y la protección del medio ambiente).
  • Incorporar criterios de ecodiseño.
  • Reducción de la introducción de sustancias nocivas en la fabricación de los productos.
  • Extensión de la vida útil de los productos.
  • Aplicar el principio de la jerarquía de los residuos, promoviendo su reducción, reutilización, reciclado y posibilitando la mejora de la trazabilidad de los productos.
  • Incrementar la innovación y eficiencia de los procesos productivos.
  • Promover el consumo responsable y sostenible.
  • Difusión de la importancia de derivar a una economía circular desde una economía lineal.

La Estrategia Española de Economía Circular y sus Planes de Acción.

La Estrategia Española de Economía Circular: España Circular 2030, sienta las bases para el impulso de un nuevo modelo de producción y consumo en el que:

  • El valor de los productos, materiales y recursos, se mantengan en el flujo de la economía durante el mayor tiempo posible.
  • Se reduzcan al mínimo la generación de residuos.
  • Se aprovechen al máximo los residuos inevitables.

Esta Estrategia va de la mano de los Planes de Acción de la Unión Europea y tiene una visión de largo plazo a través del diferentes Planes de Acción a desarrollar cada 3 años.

La Estrategia establece una serie de orientaciones y marca una serie de objetivos a alcanzar para el año 2030, entre ellos:

  • Reducir en un 30 % el consumo nacional de materiales con relación al Producto Interior Bruto (PIB), tomando como referencia el año 2010.
  • Reducir la generación de residuos un 15 % respecto de lo generado en 2010.
  • Reducir la generación de residuos de alimentos en toda la cadena alimentaria un 50 % de reducción per cápita a nivel del hogar y consumo minorista y un 20 % en las cadenas de producción y suministro a partir del año 2020.
  • Incrementar la reutilización y preparación para la reutilización hasta llegar al 10 % de los residuos municipales generados.
  • Mejorar un 10 % la eficiencia en el uso del agua.
  • Reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) por debajo de los 10 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente.

La Estrategia identifica 6 sectores prioritarios de actividad: construcción, agroalimentario, pesquero y forestal, industrial, bienes de consumo, turismo, y textil y confección, estableciendo como políticas clave de avance en economía circular: la económica, la de fiscalidad, la de empleo, la de investigación más desarrollo más innovación (I+D+i), la industrial, la del agua, la agraria y la de desarrollo de áreas rurales. De igual forma, las líneas principales de actuación son: la producción, el consumo, la gestión de residuos, las materias primas secundarias, la reutilización del agua, la sensibilización y participación, la investigación, la innovación y competitividad y el empleo y formación.

La Estrategia Española de Economía Circular avanza a través de los llamados Planes de Acción cada 3 años. En estos Planes de Acción se concretan y coordinan las medidas de la Administración para la promoción e inclusión de la Economía Circular en las diferentes políticas. Aquí puede consultarse el Plan de Acción de Economía Circular I (2021-2023).

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Asimismo, para ampliar información sobre economía circular, puede acudir a la web del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Fuente: 
https://www.miteco.gob.es/es/calidad-y-evaluacion-ambiental/temas/economia-circular/
Valora el artículo: