Inicio » Actualidad

Noticias

El Plan de Inspección de Consumo 2021 tiene en ejecución 8 campañas de control y prevé 7.500 actuaciones este año en Andalucía

La Dirección General de Consumo ha programado un total de 23 campañas de inspección en los sectores de la alimentación, los productos industriales y los servicios

Etiquetas:

Estanterías de supermercado

 

La Junta de Andalucía, a través de su Dirección General de Consumo, organismo dependiente de la Consejería de Salud y Familias, tiene entre sus líneas de actuación principales a lo largo de todo el año la vigilancia periódica, control y monitorización de productos y servicios para velar por la seguridad y salud del conjunto de personas consumidoras de la Comunidad Autónoma.

Todas estas actuaciones se llevan a cabo en el marco general del Plan de Inspección de Consumo de la Junta de Andalucía, que recoge anualmente más de una veintena de campañas y miles de controles en los tres grandes bloques: productos de alimentación, productos industriales y servicios.

En concreto, el Plan de Inspección de Consumo de 2021 comprende la ejecución de 23 campañas –ocho de ellas activas en la actualidad– y alrededor de 7.500 controles. El objetivo no es otro que garantizar y reforzar los derechos de las personas consumidoras andaluzas mediante la comprobación del cumplimiento de las normas vigentes.

El mayor número de inspecciones previstas en el plan se desarrollan en el sector servicios, con 4.000 actuaciones –el 53% del total– en el marco de 7 campañas distintas, abarcando un amplio abanico de ámbitos que afectan a miles de personas consumidoras y usuarias. Por ello, la Dirección General de Consumo establece una protección especialmente estricta de los derechos a través del control básico de: establecimientos alimentarios, no alimentarios, mercados de abastos y empresas prestadoras de servicios, contratación a distancia vía páginas web –estas campañas se están ejecutando actualmente–, vivienda, publicidad y prácticas comerciales desleales, sector de la banca, telecomunicaciones, y, a la vista de cómo se desarrolle la pandemia, compañías aéreas.

El sector de los alimentos, también sometido a un riguroso control, contempla cerca de 1.500 actuaciones –el 20% del total– en 7 campañas, algunas ejecutándose en la actualidad en las provincias andaluzas, como, por ejemplo, las actuaciones del plan de control general de la información y la calidad de alimentos; la campaña nacional de inspección de bebidas vegetales, etiquetado y composición; y la campaña nacional de inspección de bollería industrial infantil.

Precisamente en el ámbito del control de los productos alimenticios, se va a participar en un conjunto de campañas de inspección nacionales, un total de 6, que incluyen, además de las referidas anteriormente, las campañas de preparados cárnicos frescos (‘burger meat’, hamburguesas, longaniza, adobados, empanados...), etiquetado e identificación de especies; la de bollería y pastelería rellena identificada "con nata" y otras menciones incorrectas: presencia de nata / preparado graso; la de miel monofloral y mil flores, verificación del etiquetado y parámetros de calidad; y la campaña de azafrán y pimentón, etiquetado, origen y composición (materias extrañas).

En el tercer gran bloque, que abarca los productos industriales, con un total de 9 campañas y 2.100 actuaciones –el 28% del total–, ya se está ejecutando la campaña de control general de productos industriales, la campaña nacional de inspección de planchas de pelo, y la campaña del etiquetado y de la seguridad de disfraces, caretas, máscaras y similares destinados a niños y niñas menores de 14 años.

Otras acciones por ejecutar se orientan a comprobar productos específicos, como los objetos con metales preciosos –contraste de garantía–, las mascarillas, o las prendas de vestir en cuya composición tenga al menos alguna fibra natural (algodón, lana, seda). Además, se han previsto varias campañas dirigidas al control de productos orientados a la población infantil, por ser un colectivo especialmente vulnerable. Por ello, se realiza un control exhaustivo de juguetes, disfraces, caretas, máscaras, artículos de puericultura, y gomas de borrar con apariencia de alimento.

Todas las personas interesadas pueden acudir a la página web de Consumo Responde (www.consumoresponde.es) para consultar los protocolos de actuación en cada campaña, información que sirve además como herramienta de autodiagnóstico por parte de las empresas para verificar el cumplimiento normativo y, en su caso, tomar las medidas oportunas correctoras.

En la elaboración del Plan de Inspección de Consumo participan las organizaciones de personas consumidoras y usuarias más representativas de Andalucía, la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y diferentes centros directivos de la Administración andaluza con competencias relacionadas con esta materia. Por supuesto, en esta programación de actuaciones se tienen en cuenta los resultados, incidencias e incumplimientos detectados en otras campañas, así como la información sobre quejas y reclamaciones recogidas.

Cómo actuar al detectar alguna irregularidad

En caso de detectar irregularidades en los artículos o servicios que puedan afectar a la seguridad de las personas que las utilicen, se procede a la valoración del riesgo, pudiendo incluir el producto afectado en la Red de Alerta de Productos de Consumo. Esta red, que opera a nivel europeo, funciona como un sistema de intercambio rápido de información para detectar y proceder a la aprehensión de productos inseguros con la mayor agilidad posible, e impedir con premura su comercialización, ya sea a través de la inmovilización o destruyéndolos. Tanto en el caso anterior como si se detectan irregularidades de tipo informativo, como, por ejemplo, que el etiquetado no esté en castellano, se remitirán las actuaciones al departamento correspondiente para el inicio del oportuno procedimiento sancionador.

Consumo Responde

Ante cualquier duda o consulta en materia de consumo, la ciudadanía puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página web www.consumoresponde.es, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es; y de los perfiles en las redes sociales Twitter (@consumoresponde) y Facebook (www.facebook.com/consumoresponde).

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Familias presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Valora la noticia: