Inicio » Actualidad » Noticias

Noticias

Consumo hará más de 550 inspecciones en comercios durante las rebajas de invierno para proteger a los consumidores

Como novedad, este año el 10% de las actuaciones se llevará a cabo a partir del 10 de febrero para garantizar que el anuncio de venta en rebajas coincide con el 50% de artículos con precios reducidos incluso al final del periodo

La Consejería de Salud, a través de su Dirección General de Consumo, pone en marcha hoy con motivo del inicio del periodo de rebajas de invierno en Andalucía, que se extenderá hasta el próximo 7 de marzo, su campaña de inspección a establecimientos comerciales para velar por el cumplimiento de la normativa que regula este periodo especial de ventas y por el respeto de los derechos de los consumidores. En concreto, la Dirección General de Consumo tiene previsto realizar 554 controles en el transcurso de esta campaña, que en un 50% se realizará en grandes superficies e hipermercados, mientras que el 50% restante corresponderá al pequeño comercio. El 10% de las inspecciones se harán a partir del 10 de febrero para vigilar que en los establecimientos donde aún se anuncien rebajas mantengan, como mínimo, el 50% de los artículos rebajados.

No obstante, los inspectores de Consumo de la Junta llevan desde el 15 de diciembre velando por el cumplimiento de los principios establecidos en la legislación vigente a fin de proteger los legítimos intereses de los consumidores. Desde entonces se ha venido ejecutando una precampaña –en el 10% de los establecimientos asignados por provincia- para comprobar que los productos están dispuestos para la venta previamente al inicio de las rebajas y constatar que efectivamente se ha producido una disminución en el precio de venta al público (además, se comprueban los medios de pago admitidos y las política de devoluciones). Esta precampaña se ha llevado a cabo en tiendas de electrodomésticos, calzado y textil por ser los comercios que concentran más ventas en esta época.

A partir de hoy, los inspectores de Consumo visitarán establecimientos de las ocho provincias andaluzas para comprobar, entre otros elementos, la claridad de la información sobre los precios en el etiquetado, donde debe aparecer el precio anterior y el rebajado, y que se mantienen todos los derechos que asisten a los usuarios, como que los artículos rebajados estén en perfectas condiciones de calidad, que no hayan sido adquiridos especialmente para este periodo de ventas y que se mantiene el mismo criterio para las devoluciones y para las formas de pago.

Por provincias, está previsto que los técnicos de Consumo de la Consejería de Salud realicen un mínimo de 60 inspecciones dentro de esta campaña en Almería, mientras que en Cádiz serán al menos 73 los controles de este tipo que se efectuarán. Igualmente, se llevarán a cabo más de 68 inspecciones en comercios cordobeses y más 73 en establecimientos granadinos. En Huelva, por su parte, están previstos 60 controles como mínimo; en Jaén, 68; en Málaga, 76, y en Sevilla, otros 76.

Comprobaciones de los inspectores

Los inspectores de la Junta procederán a realizar una serie de comprobaciones de acuerdo con un protocolo definido para este periodo especial de comercialización. Así, además de constatar que los precios de los productos han experimentado una disminución y han estado a la venta con anterioridad a las rebajas, se revisará si se admiten los medios de pago habituales y si se permiten devoluciones en el caso de que esa sea la política del establecimiento en cuestión el resto del año.

Del mismo modo, se verificará si los establecimientos disponen de horario de apertura y cierre, si se anuncia la venta en rebajas y si se indican las fechas del inicio y el final de este periodo.

Especialmente, en esta campaña y a partir del 10 de febrero los inspectores revisarán si las tiendas tienen como mínimo el 50% de sus productos con descuentos, ya que deben cumplir este requisito para que se considere que efectivamente están de rebajas y así lo puedan anunciar. Los productos deben conservar su precio habitual y el precio rebajado o, si se trata de un conjunto de artículos, el porcentaje de reducción aplicable.

Además, en el caso de que las rebajas no afecten a la totalidad de los productos comercializados, los inspectores comprobarán si los artículos rebajados están debidamente identificados y diferenciados del resto. Otro de los elementos que verificarán los técnicos de la Junta es si aparecen adecuadamente separados los productos en rebajas y los de saldos o que estén en liquidación, en el caso de que los haya en un mismo establecimiento.

Tendencia a la baja en las infracciones

Los resultados que han arrojado campañas de inspección ponen de manifiesto que no suelen detectarse muchas infracciones en materia de Consumo durante este periodo especial de ventas. Así, por ejemplo, durante los controles realizados en las rebajas de invierno del pasado año, un 95% de los establecimientos comerciales cumplió la normativa de protección de las personas consumidoras.

Así, según los datos de dicha campaña, de las 1.039 inspecciones realizadas en toda Andalucía, sólo 57 (algo más del 5%) presentaron algún tipo de infracción o incumplimiento de la normativa. No indicar la fecha de comienzo y final de las rebajas; que los productos no exhiban, junto al precio habitual, el rebajado o el porcentaje de rebaja aplicable; o no identificar y diferenciar claramente los productos rebajados de los que no lo están son algunas de las infracciones más comunes.

La Dirección General de Consumo recomienda programar las compras para no adquirir productos innecesarios

Estas prácticas constituyen infracciones de la Ley de Defensa y Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía, por ofertar bienes sin cumplir correctamente los oportunos deberes de información. Dichos incumplimientos tienen carácter leve y conllevan sanciones que oscilan entre los 200 y los 5.000 euros. En el caso de que se publiciten productos en rebajas y estos no representen el 50% del total de existencias del establecimiento, se podría sancionar con una falta grave, que puede llegar a 45.000 euros de multa.

Ante las rebajas, la Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud recomienda programar las compras para no adquirir productos innecesarios y exigir siempre la factura o tíquet de compra, ya que es necesaria para realizar una devolución o plantear, en su caso, una reclamación. La Consejería de Salud tiene a disposición de la ciudadanía el teléfono de la persona consumidora (900 21 50 80).

Valora la noticia: