Recomendaciones en materia de transporte aéreo

Se facilitan una serie de recomendaciones a tener en cuenta si se va a contratar un viaje a través de una compañía aérea.
  • Antes de formalizar la compra de billete, compare precios y condiciones entre distintas compañías, teniendo en cuenta las posibles restricciones tanto en peso como en número de maletas que impone cada una, así como los incrementos de precio por sobrepeso que pueden aplicarte al facturar el equipaje en el aeropuerto, de forma que el precio final real no se incremente sobre lo previsto en la oferta inicial.
  • En el caso de que adquiera un billete a través de una página web, compruebe que no aparece preseleccionada la contratación de algún servicio no deseado y que suponga un incremento en el precio final (seguros opcionales, prioridad de embarque, etc.).
  • Antes de adquirir el billete, revise varias veces la reserva para evitar errores en las fechas, destinos y nombres de las personas viajeras, ya que determinadas tarifas no permiten ni cambios ni reembolsos después de realizar la compra.
  • El billete es el título de transporte con el que se formaliza el contrato con la compañía aérea, y solo puede ser utilizado por su titular.
  • El contrato de transporte otorga el derecho de transporte junto con el equipaje de acuerdo con las condiciones generales de transporte de la compañía aérea, que pueden consultarse en sus oficinas, y se encuentran resumidas en el billete de pasaje, y que también son de aplicación al billete electrónico.
  • Al recibir el billete examínelo cuidadosamente y lea el contenido en su totalidad. Asegúrese de que está expedido para el vuelo que deseas. Si localiza un error procure que se subsane inmediatamente y no espere a llegar al aeropuerto para hacerlo. Un simple error de fecha u hora puede hacerle perder el viaje.
  • El billete electrónico tiene las mismas condiciones y la misma validez que un billete tradicional en formato papel. Este debe incluir necesariamente el itinerario, nombre de la persona que viaja, localizador y número de reserva, así como las referencias pertinentes a los convenios internacionales que se apliquen, y toda la información de obligada notificación que tradicionalmente ha figurado en los billetes de papel. De la misma forma, se debe incluir las condiciones de la tarifa y las posibles restricciones que puedan concurrir.
  • Al hacer la reserva, esta queda registrada en los sistemas de la compañía y en lugar de emitir un billete en papel, la compañía aérea o la agencia de viajes facilitarán un código o localizador de la reserva que debe guardar o apuntar.
  • Debe presentarse en el mostrador de facturación con la misma antelación que lo haría si tuvieses un billete en formato papel, y debe presentar el localizador de la reserva y un documento oficial de identificación.
  • Algunas compañías permiten emitir la tarjeta de embarque a través de Internet. Esta es una opción muy recomendable y segura ya que se evitarán posibles incidencias de última hora.

El billete electrónico tiene una serie de ventajas:

  • Es beneficioso para el medio ambiente, ya que reduce el consumo de papel.
  • Es más económico, ya que se ahorra el coste de emisión del billete.
  • Es más seguro, ya que es más difícil perderlo.
  • Es más cómodo, ya que puede hacer una reserva por Internet o por teléfono sin necesidad de desplazamiento a recoger el billete.
  • El billete electrónico será enviado a una cuenta de correo electrónico particular. Lo más importante es que se anote en lugar seguro el número de localizador para presentarlo junto al DNI o Pasaporte en el momento del embarque.

Ante operaciones efectuadas de manera electrónica, en particular para el transporte aéreo, se pueden seguir una serie de consejos:

  • Realice las compras siempre en sitios seguros. Si en una dirección web se observa "https" en lugar de "http" la "s" significa que el sitio es seguro. Otra forma de identificar una página segura es la aparición en la pantalla de un candado cerrado o una llave. Si se hace doble clic sobre el candado o la llave, aparecerá información sobre su certificado de seguridad.
  • Asegúrese de poder identificar a la persona o entidad responsable de la página web o entidad proveedora (nombre, domicilio, CIF).
  • Puede realizar el pago mediante la autorización del cargo en una tarjeta de crédito (siempre que no exista la posibilidad de utilizar el procedimiento de contra reembolso) porque de ese modo se puede exigir la anulación del cargo a la entidad vendedora y/o a la entidad emisora de la tarjeta si surge algún problema, si la tarjeta es sustraída por tercero, o si finalmente no se llegase a proveer el bien o servicio. Otra opción es la realización de los pagos online con las denominadas tarjetas prepago en las que se recarga dinero de manera previa a la operación, se trata de una tarjeta que, normalmente se utilizará para las compras a través de internet.
  • No envíe nunca dinero en efectivo en sus compras por internet. Asimismo, si realiza compras o ventas de segunda mano, asegúrese de la identidad de la persona compradora o vendedora antes de efectuar el pago.
  • Guarde copia de las operaciones de compra realizadas. Al terminar la orden de compra debe aparecer una página que resume la operación (es aconsejable que se quede con una copia de ella, incluso en el caso de que se produzca algún tipo de incidencia u operación fallida por error informático). Además, es aconsejable imprimir la página que contiene el nombre del negocio, la dirección, el número telefónico y los términos legales de la compra. En el caso de recibir un correo electrónico de confirmación de la transacción efectuada, es recomendable que lo guarde junto al resto de mensajes intercambiados con la compañía.
  • Siga las normas de conducta a la hora de operar a través de Internet.

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: 
5