Inicio » Infórmate » Normativas

Normativas

Ley 9/2014, de 9 de mayo, de Telecomunicaciones

Con fecha 10 de mayo de 2014 se publicó en el BOE, número 114, la Ley 9/2014, de 9 de mayo, que pretende crear las condiciones necesarias para la existencia de una competencia efectiva, para la realización de inversiones en el despliegue de redes de nueva generación y para la prestación de nuevos servicios
Esta Ley se dicta para continuar con la incorporación al ordenamiento jurídico español el nuevo marco regulador europeo en materia de comunicaciones electrónicas del año 2009. Este nuevo marco europeo está compuesto por las Directivas 2009/136/CE (derechos de los usuarios) y 2009/140/CE (mejor regulación) introduciendo en la ley medidas destinadas a crear un marco adecuado para la realización de inversiones en el despliegue de redes de nueva generación, además es necesario continuar promoviendo y velando por la competencia efectiva en el sector de las telecomunicaciones persiguiendo como objetivo fomentar la competencia sin desincentivas las inversiones. La Ley contempla un conjunto de obligaciones o medidas que podrán imponerse ex ante a los operadores con poder significativo en el mercado e igualmente decisiva será la labor ex post de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en la persecución de los prácticas restrictivas de la competencia, tanto de conductas colusorias, como de abusos de posición de dominio, siendo esencial una continúa supervisión de los distintos mercados de comunicaciones electrónicas por parte de la citada Comisión, para garantizar, preservar y promover una competencia efectiva que proporcione beneficios a los usuarios. Con el objetivo de reforzar los derechos de los usuarios, se clarifican los derechos introducidos en la Ley 32/2003, de 3 de noviembre, General de Telecomunicaciones por el real decreto-Ley 13/2012, de 30 de marzo. Es destacable la mejor identificación de los derechos de los usuarios de telecomunicaciones relacionados con la protección de datos de carácter personal y la privacidad de las personas, y el mantenimiento del procedimiento extrajudicial de resolución de controversias entre operadores y usuarios finales ante el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Asimismo se prevé que la normativa específica sectorial establecida en la presente Ley prevalecerá sobre la normativa general de defensa de los consumidores y usuarios, tal y como queda recogido en la propia normativa comunitaria, en particular en el apartado 2 del artículo 3 de la Directiva 2011/83/UE de 25 de octubre de 2011 sobre los derechos de los consumidores. Entre los principales objetivos, está recuperar la unidad de mercado en el sector de las telecomunicaciones estableciendo procedimientos de coordinación y resolución de conflictos entre la legislación sectorial estatal y la legislación de las administraciones competentes dictada en el ejercicio de sus competencias que pueda afectar al despliegue de redes y a la prestación de servicios. Se eliminan licencias y autorizaciones por parte de la administración de las telecomunicaciones para determinadas categorías de instalaciones con el objetivo de facilitar el despliegue de redes y la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas en pro de la simplificación administrativa, asimismo facilita el acceso de otros sectores económicos en el despliegue de las nuevas redes. La Ley simplifica las obligaciones de información de los operadores a los que se podrá solicitar aquella información que no se encuentre ya en poder de las Administraciones Nacionales de reglamentación. Se establecen condiciones estrictas para la existencia de operadores controlados directa o indirectamente por administraciones públicas garantizando la provisión de los servicios bajo condiciones de mercado y criterios de inversor privado, evitando distorsiones de la competencia y con el objetivo de racionalizar el gasto público. La Ley refuerza el control del dominio público radioeléctrico y las potestades de inspección y sanción, facilitando la adopción de medidas cautelares y revisando la cuantía de las sanciones.

Ámbito:

Valora esta página: 

Preguntas frecuentes

¿Qué es y para qué sirve un navegador GPS (Sistema de Posicionamiento Global)?

¿Qué es y para qué sirve un navegador GPS (Sistema de Posicionamiento Global)?

Un navegador GPS es un aparato electrónico que permite la localización exacta de una persona o de un coche (aquel que lleva el dispositivo GPS) a través de la conexión directa con diferentes satélites. Además permite el cálculo de una ruta entre dos puntos y recomienda el mejor trayecto a seguir para llegar desde un lugar a otro.

¿Qué tipos de navegadores GPS existen?

¿Qué tipos de navegadores GPS existen?

El navegador GPS más tradicional es el que se instala en el coche, y puede ser integrado, o no. Este navegador GPS ofrece instrucciones de voz al conductor para que éste no tenga que distraerse de la conducción y pueda concentrarse en la misma. Por otro lado, está el navegador GPS pocket, el cual y gracias a su reducido tamaño y escaso peso, permite que el usuario lo pueda llevar en su bolsillo, para utilizarlo también en sus trayectos a pie.

¿Cuánto puede tardar el navegador GPS en localizar los satélites y computar su señal desde que se enciende?

¿Cuánto puede tardar el navegador GPS en localizar los satélites y computar su señal desde que se enciende?

Siempre que se enciende un GPS, éste tarda un tiempo, que varía entre el medio minuto y los cinco minutos, en localizar los satélites y computar su señal. A partir de entonces podrá determinar tanto la posición del vehículo como la del destino. Con estos datos calcula la ruta y la aplica sobre los mapas que muestra. Por lo tanto, cuanto menos tiempo precise en recibir la señal de los satélites, antes se podrá iniciar la marcha. Otro factor interesante es el número de satélites que es capaz de detectar: cuantos más, mayor precisión ofrecerá.

¿Qué debo hacer si pierdo la señal del satélite GPS?

¿Qué debo hacer si pierdo la señal del satélite GPS?

La señal de los satélites GPS no se recibe bien en calles estrechas o túneles. Por ello, si la cobertura se pierde en un túnel, basta con salir del él para recuperarla, pero si lo hace en un entramado de callejuelas, el navegador puede dejar de guiarnos con la exactitud deseada. De todos modos, los navegadores actuales son capaces de calcular la posición del coche por su velocidad y reubicarlo sobre el mapa con rapidez cuando recuperan la cobertura.

¿De qué tamaño se recomienda que sea la pantalla del navegador GPS?

¿De qué tamaño se recomienda que sea la pantalla del navegador GPS?

La pantalla es un elemento importante tanto por la comodidad que puede aportar como por la seguridad del conductor, ya que éste no debe distraerse haciendo esfuerzos por determinar aquello que observa en el navegador. De hecho, el uso del GSP está prohibido con el vehículo en marcha. Esta pantalla proporcionará además una mayor superficie para que se incluya en ella un menú gráfico con todas las opciones de las que dispone el navegador. Otra de las ventajas es que con el tamaño de la pantalla aumenta el detalle de los mapas, a los que se pueden añadir puntos de interés como gasolineras, centros comerciales o datos sobre las poblaciones que atravesamos. Una pantalla de 4,8 pulgadas es la más recomendable a tales efectos, aunque con 3,5 pulgadas se visualiza la posición en los mapas con comodidad.

¿Es recomendable que sea táctil la pantalla?

¿Es recomendable que sea táctil la pantalla?

Una pantalla que cuente con una buena superficie y sea táctil permite que se visualicen las opciones del menú de una manera sencilla sin entorpecer los mapas. Permite además que se pueda pulsar sobre esta superficie con rapidez y eficacia.

¿Cómo debe ser el anclaje del navegador GPS?

¿Cómo debe ser el anclaje del navegador GPS?

El GPS debe anclarse con fuerza en el salpicadero o el cristal del coche, de modo que no se pueda soltar durante la marcha y entorpecer la conducción. Hay anclajes de fábrica que no ofrecen la fiabilidad deseada, por lo que algunos usuarios optan por comprar un anclaje complementario, con el consiguiente gasto extra. Otros anclajes son muy sólidos, pero resultan muy complicados de montar y desmontar. Por eso, conviene estudiar en la tienda el anclaje y comprobar que es tan sólido como sencillo de usar.

¿Qué tipo de conectividad debe tener el navegador GPS?

¿Qué tipo de conectividad debe tener el navegador GPS?

Es fundamental que el navegador disponga de un puerto mini USB para conectar tanto el cable que se une al cargador de la batería del coche como para su conexión en casa con el ordenador. Las baterías tienen una autonomía de entre dos y cinco horas en los modelos medios, de manera que de vez en cuando será necesario enchufar el navegador al cargador del mechero. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la conexión al ordenador es básica para actualizar los mapas por Internet o desde discos ópticos. Como un elemento adicional, es interesante que el navegador permita conectividad por Bluetooth para configurarlo. Otro puerto que se puede incluir es el de la conexión con un dispositivo RDS TMC, que ofrece la información del tráfico en tiempo real mediante un sistema de radio FM.

¿Es posible ampliar la memoria del navegador GPS mediante tarjetas SD?

¿Es posible ampliar la memoria del navegador GPS mediante tarjetas SD?

Sí. La información de los mapas, así como su actualización, se puede introducir en el navegador mediante un cable o bien por tarjetas de memoria SD. Es recomendable que el dispositivo cuente con una ranura para leer las tarjetas porque facilita el proceso de actualización.

¿Debe llevar el navegador “modo nocturno”?

¿Debe llevar el navegador “modo nocturno”?

Sí. Cuando llega la noche la visibilidad se reduce, por lo que todos los navegadores ofrecen la opción "modo nocturno", con la que se ilumina la pantalla y se contrastan los colores del mapa para hacerse más visibles. Es importante que el cambio a dicho modo lo pueda llevar a cabo el navegador de manera automática.

¿Debo actualizar los mapas cada cierto tiempo?

¿Debo actualizar los mapas cada cierto tiempo?

Los navegadores incluyen de fábrica una serie de mapas básicos, pero carecen de detalles sobre puntos de interés para el conductor, como las gasolineras. Si no se actualizan estos mapas, no sólo será imposible obtener esta información a través del dispositivo, sino que tampoco indicará los cambios que se hayan realizado en la ruta, ya sean nuevas carreteras, desvíos o calles. Aunque los foros y comunidades en Internet que ofrecen las actualizaciones gratuitas son muy diversos, el modo más común de obtenerlas es a través de la página del fabricante y previo pago. Por lo tanto, cuanto más precisos y detallados sean los mapas que acompañen al navegador de serie, mejor.