La agricultura ecológica

La agricultura ecológica es un sistema de producción por el cual se obtienen alimentos a través de procesos naturales y sin utilización de productos químicos, produciendo un impacto limitado en el medio ambiente, reduciendo los costes de producción y ofreciendo una rentabilidad razonable a las entidades productoras. La adquisición de este tipo de productos es una forma de ejercer un consumo responsable.

La agricultura ecológica consiste en un sistema general de gestión multidisciplinar que incluye a la agricultura, a la ganadería y a la producción de alimentos, teniendo en cuenta:

  • Las mejores prácticas medio ambientales.
  • El mantenimiento de una elevada biodiversidad.
  • La conservación de los recursos naturales, de los equilibrios ecológicos y la mejora de la fertilidad de los suelos.
  • La aplicación de normas exigentes en materia de bienestar animal.
  • La producción considerando la preferencia de ciertas personas consumidoras por productos obtenidos a partir de sustancias y procesos naturales.

Los métodos de producción ecológica desempeñan un doble papel social:

  • Aporta los productos ecológicos a un mercado específico de preferencia para ciertas personas consumidoras.
  • Se contribuye a la protección del medio ambiente, el bienestar animal y el desarrollo rural.

Las características básicas de estos sistemas de producción son:

  • No utilizan fertilizantes químicos de síntesis ni productos tóxico para el medio ambiente agrario para el control de las plagas, enfermedades o plantas invasoras.
  • No utilizan métodos que provocan deterioro de los suelos y el medio ambiente.
  • Se persigue un alto nivel de bienestar animal, exigiendo para ello unos determinados hábitos de conducta para las personas trabajadoras del sector agropecuario.

Especialmente importante para la potenciación de la producción ecológica es la generación de confianza en su consumo por parte de las personas consumidoras de que están consumiendo productos que realmente cumplen las normas que atañen a los productos ecológicos. Para ello, en la unión Europea se mantiene un control estricto de la aplicación de las normas y reglamentos concernientes a la agricultura ecológica. A estos efectos:

  1. Normas de producción vegetal.
  2. Normas de producción animal
  3. Normas de producción de algas y animales de acuicultura.
  4. Normas de producción de alimentos transformados.
  5. Normas de producción de piensos transformados.
  6. Normas para el sector vitivinícola.
  7. Normas para la levadura destinada al consumo humano o animal.
  1. Las sustancias activas contenidas en los productos fitosanitarios autorizados para su uso en la producción ecológica.
  2. Los fertilizantes, acondicionadores del suelo y los nutrientes autorizados, a efectos del Reglamento (UE) 2018/848.
  3. Los productos y sustancias autorizados para su uso como piensos o en la producción de piensos, a efectos del Reglamento (UE) 2018/848.
  4. Los productos autorizados para limpieza y desinfección, a efectos del Reglamento (UE) 2018/848.
  5. Los productos y sustancias autorizados para su uso en la producción de alimentos ecológicos transformados y de levadura utilizada como alimento o pienso, a efectos del Reglamento (UE) 2018/848.

La producción ecológica es un sector en muy rápido crecimiento en la Unión Europea, por lo que a partir de 2022, a grandes rasgos:

  • Se refuerza el sistema de control de los productos ecológicos.
  • Se aplican nuevas normas a las entidades productoras para facilitar la conversión de pequeñas agricultoras y pequeños agricultores a la producción ecológica.
  • Las importaciones están sujetas a la normativa que hace que todos los productos ecológicos que se vendan en la Unión Europea sean de la misma calidad.
  • Se amplía la gama de productos que pueden comercializarse como ecológicos.

Si se tiene interés en formar parte del sector de la producción ecológica, es recomendable la puesta en contacto con las autoridades competentes en materia de agricultura (en Andalucía, dicho organismo es la Dirección General de Industrias, Innovación y Cadena Agroalimentaria). De esta forma, se podrá obtener la información que se precise. Todas las entidades productoras, transformadoras o comerciantes de alimentos que deseen comercializar alimentos ecológicos deberán registrarse en un organismo de control que verificará que dichas entidades actúan conforme a la normativa ecológica aplicable. Los organismos de control podrán ser públicos o privados y comprobarán que se respetan las normas comunitarias en materia de producción ecológica.

Toda explotación que desee producir productos ecológicos se deberá someter a un procedimiento denominado conversión. Durante el periodo de conversión:

  • Deberán utilizarse métodos de producción ecológica.
  • De todas formas, el producto resultante no podrá venderse como ecológico. 

La duración del periodo de conversión depende del tipo de producto ecológico a producir:

  • Será de 3 años para el caso de los cultivos perennes de frutos de bayas, arbóreos y de la vid.
  • Será de 12 meses para el pastoreo porcino o de aves de corral.
  • Será de 2 años en el caso de los cultivos anuales de pastos para rumiantes.

El sometimiento de una explotación al régimen de producción ecológica, así como su conversión puede suponer una inversión extra para las explotaciones agrarias dado que:

  • Se suelen producir cosechas inferiores.
  • Los alimentos producidos durante el periodo de conversión no se pueden vender como ecológicos por lo que, en ese periodo, no se pueden vender todavía a los precios de los ecológicos.

Por la razón anterior, se establecen:

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: