Recomendaciones sobre los coleccionables

Si va a iniciar un coleccionable valore si realmente le interesa el tema sobre el que trata la colección, además de otros aspectos como la duración de la misma y el precio de todas las entregas.

Siempre se cuenta con la ocasión de iniciar un coleccionable. Los quioscos y papelerías cuentan con colecciones muy diversas y de muy diferentes ámbitos: desde los típicos fascículos o libros, hasta colecciones de miniaturas, insectos, muñecas, maquetas y un largo etcétera.

Aunque estas colecciones pueden iniciarse en cualquier época del año, bien es verdad que hay ciertas épocas del año estrella en las que los medios de comunicación publicitan multitud de coleccionables, tanto nuevos, como de temporadas anteriores. Es tras la época vacacional, cuando la salida de estos coleccionables cobra especial relevancia.

A la hora de iniciar un coleccionable hay que tener presente, sobre todo si se trata de aquellos dirigidos a niños y niñas, una serie de aspectos que debemos valorar. Por ejemplo: el interés real que tenemos en el tema sobre el que versa la colección, la duración de la misma, el precio de todas las entregas (no solo de las primeras que suelen ser bastante más económicas), y la atractiva publicidad que suele llevar aparejada la salida de los mencionados coleccionables.

 

Recomendaciones.

Con respecto a los coleccionables, es recomendable tener en cuenta lo siguiente:

  • La publicidad (promociones, anuncios televisivos, etc.), y la forma de presentación (embalajes, fotografías, etc.), asociadas a estos coleccionables suelen ser muy atractivas. No se deje llevar por la estrategia utilizada, ya que se puede ofrecer el producto de una manera más exagerada y magnificada de lo que realmente es.
  • Tenga en cuenta diferentes aspectos de la colección: duración de la misma o número de entregas (muchas colecciones suelen tener un gran número de entregas), el precio de cada entrega (es muy común que la primera o las primeras entregas tengan precios populares, mientras que las restantes ya no), si hay gastos extra, así como la periodicidad de la misma (semanal, quincenal, etc.).
  • Examine muy bien la calidad de los productos, así como la información y el etiquetado presente en los mismos. A ellos se les aplica el régimen de las garantías legales.
  • Haga los oportunos cálculos y sepa el dinero que le va a suponer la colección completa. Puede, de esta forma, valorar si le merece la pena iniciar la colección, y comparar con otros productos similares que existan en el mercado.
  • Conserve toda la documentación inherente a la colección, ya que esta puede ser de utilidad en caso de que se tenga que presentar alguna reclamación. Nos estamos refiriendo a: facturas o comprobantes de compra, condiciones de la colección (que suelen venir acompañando al primer número o fascículo de la colección), etc.
  • En las colecciones es muy común que exista la posibilidad de suscribirse. Si se va a suscribir, infórmese muy bien de las formas y medios de pago y del envío, así como de los costes que pueden llevar asociado.

 

Y si surge algún problema.

Si tiene algún problema o incidencia con algún aspecto relacionado con un coleccionable, siempre podrá presentar la oportuna hoja de quejas y reclamaciones, para lo cual deberá disponer de los datos de las entidades responsables de la colección. Se recomienda conservar comprobantes de compra, publicidad, así como las condiciones de la colección y, en su caso, de la suscripción .

Algunos problemas que pudieran darse tienen que ver con:

  • Que se dejen de realizar las entregas antes de que acabe la colección. En este caso, podrá reclamar ante la empresa que se lo vendió si la compra fue realizada allí (salvo que esta hubiera informado a la persona consumidora de que no hay compromiso por su parte a facilitar todas las entregas, en cuyo caso se podrá reclamar ante la entidad fabricante). Si la adquisición ha sido directamente con la entidad responsable de la colección, la reclamación se deberá interponer ante la misma.
  • Que surjan problemas de calidad, como por ejemplo que el producto esté defectuoso. En este caso, solicite la hoja de quejas y reclamaciones a la empresa que se lo vendió.

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: