Inicio » Articulos

Los residuos domésticos

Los residuos domésticos constituyen un importante porcentaje del total de residuos y desechos que se generan. Su elevado impacto en el medioambiente hace que su correcta gestión y tratamiento sea de suma importancia.

AVISO IMPORTANTE SOBRE LAS MEDIDAS IMPULSADAS ANTE LA EXPANSIÓN DEL CORONAVIRUS COVID-19

Ante la expansión del coronavirus COVID-19, y teniendo en consideración lo indicado en la Orden SND/271/2020, de 19 de marzo, por la que se establecen instrucciones sobre gestión de residuos en la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 (modificada por la Orden SND/440/2020, de 23 de mayo y la Orden SND/445/2020, de 26 de mayo), la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha elaborado un documento a modo de infografía sobre Directrices para el manejo de residuos en el hogar, acciones frente al covid-19. En dichas directrices se diferencia la forma de proceder con los residuos, por un lado, en los supuestos de hogares con casos positivos o en cuarentena y, por otro lado, en los supuestos de hogares sin casos positivos o en cuarentena.

------------------------------------

Según su procedencia, existen diferentes tipos de residuos: industriales, comerciales, agrícolas y domésticos. Estos últimos son residuos no peligrosos que se generan en las viviendas como consecuencia de actividades domésticas. Se incluyen: las basuras orgánicas, vidrios, envases, papel-cartón, electrodomésticos viejos o estropeados, muebles y enseres, aparatos eléctricos y electrónicos, ropa usada, pilas, escombros de obras menores, etc. Dentro del concepto de residuos domésticos, también pueden incluirse:

  • Los que se producen en comercios, oficinas, industrias, administraciones públicas, establecimientos de restauración, etc., que sean similares a los producidos en los hogares.
  • Los que procedan de la limpieza de las vías públicas, parques y jardines o zonas recreativas, así como vehículos abandonados u otros elementos abandonados en la vía pública.

Problemática de la generación de residuos.

La generación continua y en aumento de residuos por parte de la población causa una serie de perjuicios o problemas a varios niveles:

  • A nivel medioambiental: contaminación de los suelos, agua y atmósfera; impacto ambiental; alteración de la vida de las especies; explotación de recursos naturales de manera insostenible; aumento de la erosión con el consiguiente incremento del riesgo de incendios; enfermedades en las personas y animales; generación de sustancias tóxicas que, en muchos casos, tienden a acumularse en los organismos vivos; potenciación del cambio climático; etc.
  • A nivel social y económico: contaminación ambiental asociada a un aumento de la pobreza; aumento de las inversiones y del gasto para descontaminación y gestión de los residuos; pérdida de valor de los suelos; etc.
  • A nivel sanitario: aparición de enfermedades y plagas asociadas a la contaminación por residuos.

¿Qué se puede hacer?

Ante la continua generación de residuos, se puede responder poniendo en práctica una serie de acciones de prevención y correctoras: las conocidas palabras que empiezan por “R” que fomentan la llamada economía circular. En este modelo el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantienen en el ciclo económico durante el mayor tiempo posible y se reduce al mínimo la generación de residuos.

Estas acciones que empiezan por “R” son, entre otras: la Reflexión en el consumo, la Reducción en la generación de residuos, la Reutilización de los productos y/o de los residuos, la Reparación de los productos, la Recuperación de los productos, el Reciclado de los residuos, el Rediseño de los productos y, el Rechazo de productos considerados insostenibles.

Algunas buenas prácticas relacionadas con los residuos domésticos.

Algunas de las pautas generales y básicas que se pueden poner en marcha para reducir la generación de residuos, así como para gestionar adecadamente los que se produzcan, son las siguientes:

  • Tener en cuenta que todo acto de consumo implica, en mayor o menor medida, la generación posterior de residuos y aplicar la regla de las palabras que empiezan por “R”: Reflexión, Reducción, Reutilización, Reparación, Recuperación, Reciclado y Rechazo.
  • Realizar en casa una correcta y adecuada separación de residuos, diferenciándolos según su tipología: materia orgánica, envases, vidrio, papel y cartón. También se deben separar adecuadamente otro tipo de residuos como: productos farmacéuticos, pilas y baterías, restos de obra o escombros, aceites de cocina y aparatos eléctricos y electrónicos.
  • Depositar cada tipo de residuo en el lugar adecuado: contenedor grisespara la materia orgánica, amarillos para los envases, verdes para el vidrio y azul para el papel y el cartón, así como puntos limpios para otros materiales.
  • Tener en cuenta si existe un horario específico establecido por el Ayuntamiento para el depósito de los residuos en su contendor correspondiente (sobre todo en el caso de la materia orgánica).
  • Los residuos destinados a los puntos limpios no deben ser abandonados en los contenedores en la vía pública. Es importante recopilarlos y cuando se disponga de una cantidad adecuada de los mismos trasladarlos al punto limpio en un solo desplazamiento.

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Para ampliar la información sobre los residuos puede consultar, igualmente, la web del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, así como la de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

Valora el artículo: